La policía encuentra en el río Bidasoa el cadáver del hombre desaparecido el viernes en Navarra

Los equipos de rescate tratarán de rescatar el cuerpo el domingo debido a las malas condiciones este sábado. Con esta muerte, ya son dos las personas que han perdido la vida por las lluvias que afectan a Navarra, País Vasco, La Rioja y Aragón

Personal de emergencias en el lugar donde se ha encontrado el vehículo con el cadáver de su dueño en el interior.
Personal de emergencias en el lugar donde se ha encontrado el vehículo con el cadáver de su dueño en el interior.Policia Foral
San Sebastián / Pamplona -

La Policía Foral de Navarra ha encontrado este sábado en el río Bidasoa, a la altura de la localidad navarra de Lesaka, el cuerpo sin vida del hombre de 61 años que desapareció el viernes tras salir de su domicilio en Elizondo (Navarra) para dirigirse al trabajo, al que nunca llegó. Los bomberos y equipos de rescate han localizado la furgoneta en la que viajaba sumergida en el río y confirmado posteriormente que en su interior se hallaba el cuerpo de Juan Antonio Etxegarai Bastarrika.

Una persona que paseaba este sábado por la vía verde del Bidasoa había dado aviso a la policía tras observar una furgoneta sumergida en el agua que solamente dejaba visible su parte superior. La intervención de los bomberos ha permitido comprobar que dentro del vehículo se encontraba el cuerpo del vecino de Elizondo, cuya desaparición había denunciado su familia este viernes al constatar que no había llegado a su trabajo en la empresa Laminaciones de Lesaka. Todo apunta a que el hombre fue arrastrado por la crecida del río Bidasoa cuando circulaba en dirección a Lesaka.

La Policía Foral ha decidido suspender el rescate del cuerpo por las malas condiciones que presenta el lugar y tratarán de reanudar las labores este domingo.

El suceso más grave provocado por el temporal tuvo lugar el viernes por la mañana en Sunbilla (Navarra), donde falleció una mujer de 49 años al desprenderse el cobertizo de un caserío cuando se encontraba en el interior de su coche. Esta fue una de las numerosas intervenciones de los servicios de emergencias y cuerpos policiales en una jornada en la que los vecinos de diversas zonas tuvieron que ser auxiliados al ver como se inundaban sus casas.

El temporal de lluvias asociado a la borrasca Barra sigue afectando este sábado al tercio noreste de la Península, especialmente a Navarra, La Rioja y Aragón, con desbordamiento de ríos e inundaciones provocadas por la crecida del Ebro y el Arga. Según las previsiones de la Confederación Hidrográfica del Ebro, la crecida será “extraordinaria” en el tramo medio del río, y alcanzará los niveles del aumento de caudal que se produjo en 2015, cuando se registró el máximo desde 1997.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En su paso por Navarra, la crecida del Ebro puede alcanzar entre los 2.500 y los 3.200 metros cúbicos por segundo en las localidades de Castejón y Tudela, donde ya ha comenzado a provocar inundaciones durante la pasada madrugada en algunas zonas de cultivo y varias calles del casco antiguo. El caudal del Arga también ha crecido a su paso por Pamplona y las localidades de la cuenca, causando importantes inundaciones y daños en zonas urbanas. El Comité Asesor de Emergencias, reunido este sábado, ha destacado el carácter excepcional de la crecida de este río, que supera los registros históricos en localidades como Falces, Funes y Peralta, en las que ha anegado calles del casco urbano. En el caso de Funes, ha inundado prácticamente la totalidad del pueblo.

En La Rioja, el Ebro ha alcanzado a primera hora de esta mañana un caudal de 1.257 metros cúbicos por segundo y una altura de 4,75 metros a su paso por Logroño, con la previsión de que baje a lo largo de la jornada. El Ayuntamiento logroñés ha detallado que durante la noche se han revisado y balizado todas las zonas de riesgo, especialmente los accesos al Parque del Iregua en la zona de Varea y ambos márgenes del río Ebro.

Efectivos de la UME trabajan para hacer frente a la crecida del río Ebro, en Novillas (Zaragoza).
Efectivos de la UME trabajan para hacer frente a la crecida del río Ebro, en Novillas (Zaragoza). Fabián Simón (Europa Press)

En Aragón, la Unidad Militar de Emergencias (UME) ha desplegado a 292 militares en los municipios con mayor riesgo de inundaciones. Según ha informado la UME, tiene previsto movilizar también a 102 vehículos y un helicóptero, que vigilarán especialmente las localidades zaragozanas de Novillas, Luceni, Alcalá de Ebro y Cabañas de Ebro. En Novillas, el primer municipio de la provincia que se ve afectado por la crecida del río, el Ejército trabaja para reforzar la mota de protección. El alcalde del municipio, Abel Ulises Vera, considera que “lo prioritario es que la mota se salve y contenga el agua para que no llegue a la población”. Tras estos trabajos, la UME establecerá “sistemas de contención en el caso de que la mota no aguantase para que las afecciones a los vecinos sean mínimas”. “Estamos a la expectativa”, ha dicho Vera. El presidente autonómico, Javier Lambán, reconoció este viernes que se prevé un fin de semana “problemático”, de ahí que se hayan activado ya “todos los operativos” para combatir las afecciones que pueda provocar el río en las próximas horas.


En el País Vasco el temporal va remitiendo en las últimas horas, aunque la situación continúa siendo delicada en los puntos del territorio de Álava donde el río Zadorra sigue desbordado por el desembalse de los pantanos de Ulibarri y Urrunaga. El Gobierno vasco ha rebajado la fase de emergencia del Plan Especial ante el riesgo de inundaciones, aunque se mantiene la alerta en varios barrios de Vitoria y municipios próximos donde el agua sigue aún embalsada y afecta a los accesos a estos lugares. Álava sigue en fase de alerta y el agua ha alcanzado en el municipio de Durana una altura que los vecinos no recordaban desde hace 45 años, informa Mikel Ormazabal.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha publicado un tuit en el que asegura que permanece en contacto con los presidentes de las comunidades autónomas afectadas por el temporal, “muy pendiente de la evolución de la crecida del Ebro, las precipitaciones y el riesgo de aludes”.

La Dirección General de Protección Civil mantiene la alerta por inundaciones en el norte, a consecuencia de los deshielos y las lluvias intensas que se están produciendo en esa zona, y por fuertes vientos y fenómenos costeros a gran parte del país durante este fin de semana, por lo que recomienda a los ciudadanos que adopten medidas de prevención.

La llegada de una masa de aire Atlántico con mucha humedad continuará dejando este sábado nevadas, lluvias, fuertes rachas de viento y marejadas con deshielo y riesgo de aludes, sobre todo en el norte peninsular, según informa la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). Estarán en aviso naranja o amarillo 10 comunidades autónomas, siendo Aragón, Cataluña, País Vasco y Navarra las más afectadas por nevadas y la última además por lluvias.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS