La Audiencia Nacional rechaza imputar a Planeta por uno de los encargos a Villarejo

La Sala de lo Penal considera que no existen “indicios suficientes” contra el grupo editorial

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su salida de la Audiencia Nacional, en octubre.
El comisario jubilado José Manuel Villarejo, a su salida de la Audiencia Nacional, en octubre.Alberto Ortega (Europa Press)

La Audiencia Nacional ha rechazado imputar al Grupo Planeta por uno de los supuestos encargos de espionaje propuestos al comisario jubilado José Manuel Villarejo, epicentro de una trama de corrupción policial. La Sala de lo Penal ha concluido que “no existen indicios suficientes” de la contratación del policía por parte de la compañía para investigar a los hermanos Javier e Ignacio Pérez Dolset, principales accionistas del Grupo Zed y con una participación relevante en la propia empresa editorial. Un trabajo que la trama bautizó como Proyecto Brod y que llegó a provocar la imputación de Mauricio Casals, presidente del diario La Razón y miembro del consejo de administración de Atresmedia, aunque la causa contra él acabó archivada.

A través de un auto dictado el pasado 12 de noviembre, al que tuvo acceso EL PAÍS, los magistrados de la Sección Tercera de la Sala de lo Penal rechazan la petición de Javier Pérez Dolset de volver a investigar a Casals por este encargo y de, paralelamente, imputar por primera vez a Planeta y a varios directivos —al secretario del Consejo, al jefe de seguridad y los administradores—. “No existen indicios bastantes [contra ellos]”, subrayan los jueces.

En octubre de 2019, el juez instructor Manuel García-Castellón abrió una línea de investigación después de que la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía encontrara documentación sobre el Proyecto Brod en casa de Rafael Redondo, uno de los socios de Villarejo. La Fiscalía argumentó entonces que existían indicios de que se habría “contratado” a la trama para investigar a los hermanos con el objetivo de “salvar los intereses de un cliente”, que no se identificaba, en un futuro conflicto judicial.

Javier Pérez Dolset mantiene que detrás de ese encargo se encontraba Planeta y que Casals fue la persona que se hizo con los servicios del grupo empresarial encabezado por Villarejo (Cenyt), “actuando en nombre” de la compañía editorial. “Encargó en febrero de 2013 la elaboración de un informe de inteligencia” sobre los principales accionistas de Zed, subraya la presunta víctima en uno de sus escritos, donde atribuye a Planeta los supuestos delitos de cohecho y relevación de secretos. Se trata de una tesis que ya descartó el instructor por falta de pruebas y que ahora vuelve a rechazar la Sala de lo Penal, según su auto del 12 de noviembre. En esta resolución, los jueces subrayan que “no existe rastro documental” que permita identificar “de forma indubitada” al cliente del Proyecto Brod, así como tampoco se ha podido “acreditar que tuviera un desarrollo posterior”. Según remachan los magistrados, Villarejo y Redondo también negaron que Planeta llegara a contratarles y pagarles por estos servicios.

Mauricio Casals, en la Audiencia Nacional, en una imagen de 2019.
Mauricio Casals, en la Audiencia Nacional, en una imagen de 2019.ÁLVARO GARCÍA

A su vez, la presunta víctima alegó que el comisario jubilado identificó a Casals como el cliente, pero el tribunal también niega este extremo. “En manera alguna, Villarejo lo identifica como el cliente del Proyecto Brod. En su declaración, Villarejo simplemente afirma que Casals tenía interés sobre los hermanos, ello en un contexto de charlas informales y que, por referirse la mayoría de las respuestas a la relación genérica de Villarejo con Casals y de este con el Grupo Planeta, no permite fundamentar la imputación que se pretende”, dice la Sala de lo Penal.

Sin embargo, Planeta sigue señalado en el macrosumario del caso Villarejo. El pasado julio, el juez sí procesó a dos ex altos cargos del grupo editorial por contratar al comisario jubilado para investigar de manera presuntamente irregular al árbitro que dirimió el litigio entre el Grupo Planeta y Kiss FM en favor de esta emisora de radio. La investigación reveló que Planeta abonó finalmente 48.400 euros al comisario por ese trabajo.

Sobre la firma

J. J. Gálvez

Redactor de Tribunales de la sección de Nacional de EL PAÍS, donde trabaja desde 2014 y donde también ha cubierto información sobre Inmigración y Política. Antes ha escrito en medios como Diario de Sevilla, Europa Sur, Diario de Cádiz o ADN.es.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS