Abucheos y gritos de dimisión contra Sánchez en el desfile de la Fiesta Nacional

La parada militar ha vuelto este 12 de octubre a su tradicional escenario del paseo de La Castellana, pero con formato más reducido

El rey Felipe VI; el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, la reina Letizia y la infanta Sofía, durante el desfile.quality (Andrea Comas)

La policía había cerrado una burbuja de seguridad en torno a la tribuna principal del desfile de la Fiesta Nacional, que se ha celebrado esta mañana en Madrid, y había alejado al público unos 100 metros del lugar donde se encontraban las autoridades. Pero eso no ha impedido que, un año más, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, haya sido abucheado y que los gritos de “¡Fuera!” y “¡Dimisión!” hayan resonado en el paseo de La Castellana, donde se han congregado miles de personas, pese a que se había recomendado seguir la parada militar por televisión, ya que la pandemia, aunque en retroceso, no está definitivamente derrotada.

Pedro Sánchez no ha aparecido hasta el último momento, cuando el vehículo en el que llegaban los Reyes ya descendía por el Paseo de la Castellana y las restantes autoridades —la ministra de Defensa, Margarita Robles; la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso; el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida; y el jefe de la cúpula militar, almirante Teodoro López Calderón— esperaban al jefe del Estado a pie de tribuna. Cuando se ha anunciado por megafonía que el presidente del Gobierno recibiría al Monarca han comenzado los abucheos, audibles pese a la distancia. Se han repetido al término del acto, en el momento en que se alejaban los vehículos de escolta de la Casa Real, a los que parte del público ha confundido con los del Gobierno. Como a su llegada, el coche que llevaba a Sánchez ha salido discretamente por una calle lateral. Desde los balcones de un edificio situado junto al estadio Santiago Bernabéu, uno de los barrios más caros de España, le han llovido insultos de tono tabernario.

Los abucheos al presidente durante el desfile del 12 de octubre comenzaron en 2005, tras la llegada de José Luis Rodríguez Zapatero a La Moncloa, y en 2010 empañaron incluso el solemne homenaje a los caídos. Desaparecieron bajo la presidencia de Rajoy para volver contra Pedro Sánchez.

Ya por la tarde, en la base de Torrejón de Ardóz (Madrid), a donde ha acudido para recibir a un segundo contingente de colaboradores afganos de las tropas españolas, la ministra de Defensa ha criticado la “falta de respeto y de educación” de quienes han abucheado al presidente durante el desfile, porque “hacen daño a todos” y se parapetan en el anonimato, lo que “es muy cobarde” y “les descalifica a ellos mismos”, informa Efe.

El desfile de la Fiesta Nacional ha recuperado este año su tradicional escenario de La Castellana, después de que en 2020 tuviera que reducirse a un acto estático confinado en el patio de armas del Palacio Real debido a la covid. La parada militar ha tenido un formato más reducido, ya que solo han participado 2.656 militares (frente a los 4.200 de 2019), además de 115 vehículos (150 hace dos años) y 68 aeronaves, entre aviones y helicópteros (76 entonces).

El recorrido también ha sido algo más corto (de menos de dos kilómetros), entre la plaza de Cuzco y la calle de Raimundo Fernández Villaverde, y no han circulado vehículos de cadenas, como carros de combate. Al contrario de lo sucedido en 2019, cuando un paracaidista quedó enganchado en una farola, la Papea (Patrulla Paracaidista Acrobática) del Ejército del Aire ha depositado frente a la tribuna, con precisión milimétrica, una bandera de España de 54 metros cuadrados, que ha presidido el acto. Una vez más, el cierre ha correspondido a la Patrulla Águila, que por dos veces ha pintado el cielo madrileño de rojo y gualda.

El desfile ha sido presidido por Felipe VI, que vestía uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, acompañado de la reina Letizia, con vestido azul, y la infanta Sofía. La gran ausente ha sido la princesa Leonor, que estudia bachillerato en un internado en Gales (Reino Unido); viajar a España la obligaría a guardar cinco días de cuarentena a su regreso.

En la tribuna de políticos estaban, entre otros, los líderes del PP, Pablo Casado, y de Vox, Santiago Abascal, que no se han dirigido la palabra. Han permanecido en pie la mayor parte del desfile, quizá porque la decisión de Zapatero de quedarse sentado al paso de la bandera de EE UU el desfile de 2003 la pagó con críticas durante años. En otra tribuna se encontraban, sentados, los presidentes autonómicos, salvo el vasco Iñigo Urkullu y el catalán, Pere Aragonès, ausentes habituales, además del gallego Alberto Núñez Feijóo y el castellano-manchego Emiliano García-Page, que excusaron su presencia.

El lema de esta edición de la Fiesta Nacional ha sido “Servicio y compromiso”, en referencia a la intervención de los servidores públicos frente a crisis como la provocada por la pandemia, la tormenta Filomena o la erupción del volcán de La Palma. Como cada año, la ministra de Defensa, Margarita Robles, ha mantenido a primera hora una videoconferencia con los contingentes militares españoles desplegados en el exterior, a los que ha felicitado por la labor que realizan y por poner “el pabellón de España muy alto”.

La novedad, que iba a ser la presencia del prototipo del nuevo blindado de ruedas 8x8 Dragón, se ha caído a última hora del programa, según fuentes militares. El mando del desfile ha correspondido esta vez al general jefe de la Brigada Paracaidista (Bripac), Luis Sáez Rocandio, y, junto a los tres ejércitos, han desfilado efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME), Guardia Civil, Cuerpo Nacional de Policía, Salvamento Marítimo y Servicio de Vigilancia Aduanera.

Tras el desfile, los Reyes han ofrecido una recepción en el Palacio Real aunque, debido a las restricciones sanitarias, se ha suprimido el tradicional cóctel y se ha recortado el número de invitados a menos de 200, frente a los casi 1.500 de 2019. El besamanos —saludo protocolario a los Reyes— ha durado poco más de 10 minutos, se ha limitado a un gesto a distancia y del mismo se ha ausentado el ministro de Consumo, Alberto Garzón, quien sí ha acudido al desfile, al igual que los otros ministros de Unidas Podemos, salvo el titular de Universidades, Manuel Castells, por motivos de salud. Tampoco ha estado en ninguno de los actos la ministra de Industria, Reyes Maroto, de viaje en Italia.

Mohamed VI felicita a Felipe VI y califica de "excelentes" las relaciones entre Marruecos y España

El rey de Marruecos, Mohamed VI, ha dirigido una carta a los Reyes para felicitarlos con motivo del Día de la Hispanidad. En la misiva, el monarca destaca las "excelentes relaciones" entre su país y España, y se compromete a trabajar para elevarlas al "nivel de las aspiraciones y las ambiciones de los dos pueblos amigos". Mohamed VI también se muestra satisfecho de los que califica como "sólidos vínculos de amistad que unen a las dos familias reales". 

Se trata de la primera carta que remite el monarca a Felipe VI y doña Letizia tras la crisis diplomática surgida a raíz de la acogida en España del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, para ser hospitalizado en Logroño tras sufrir complicaciones de salud provocadas por la covid. El mensaje confraternizador de Mohamed VI de este martes llega después de un inesperado discurso suyo, el 21 de agosto, que puso fin al desencuentro con España y en la que abogaba por  “inaugurar una etapa inédita” en las relaciones entre los dos países, basada en “la confianza, la transparencia, la consideración mutua y el respeto a los compromisos”.

En fecha más reciente, el 21 de septiembre, los ministros exteriores de España y Marruecos, José Manuel Albares y Naser Burita, acordaron telefónicamente un encuentro en persona, aún sin fecha. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se refirió en una entrevista en EL PAÍS el 5 de septiembre a una "nueva etapa" abierta con el vecino del Sur, a quien calificó de "socio estratégico". También el rey Felipe remitió un mensaje de felicitación a Mohamed VI el 31 de julio, con motivo del cumpleaños del monarca alauí, en la que recalcaba una "profunda amistad compartida". 

Sobre la firma

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción