El Supremo da cinco días a los condenados del ‘procés’ para que aleguen sobre las peticiones de indulto a su favor

El alto tribunal da el último paso antes de emitir su informe sobre la medida de gracia solicitada para Oriol Junqueras y el resto de dirigentes independentistas

Los 12 acusados en el juicio del 'procés', en el banquillo del Tribunal Supremo durante la vista oral.
Los 12 acusados en el juicio del 'procés', en el banquillo del Tribunal Supremo durante la vista oral.Emilio Naranjo (EFE)

El Tribunal Supremo ha dado cinco días de plazo a los 12 condenados por el procés (el referéndum ilegal del 1-O y la declaración unilateral de independencia en 2017) para que aleguen lo que consideren respecto a las peticiones de indulto a su favor que tramita el Gobierno. El paso dado por la Sala de lo Penal es un trámite preceptivo cuando las solicitudes de indultos están promovidas por terceras personas, no por los propios condenados, como ocurre en este caso. Una vez que reciba estos escritos, la sala que juzgó y condenó por delitos de sedición, malversación y desobediencia a los dirigentes independentistas podrá ya emitir su propio informe, que es preceptivo pero no vinculante para el Ejecutivo.

Las peticiones de indultos que tramita el Gobierno afectan a los 12 condenados por el Supremo tras el juicio del procés, nueve que están en prisión por delitos de sedición (el exvicepresidente Oriol Junqueras; los exconsejeros Jordi Turull, Josep Rull, Raül Romeva, Joaquim Forn, Dolors Bassa; la expresidenta del Parlament Carme Forcadell; y el líder de la ANC, Jordi Sànchez, y el de Òmnium, Jordi Cuixart); y los tres que solo fueron condenados por desobediencia a penas de inhabilitación (los exconsejeros Santi Vila, Meritxell Borràs y Carles Mundó). Los escritos notificados este miércoles por el alto tribunal son 12 providencias en las que se emplaza a cada penado a expresar en cinco días “lo que tenga por conveniente” sobre la petición de indulto a su favor y formular, “si lo considera oportuno, alegaciones previas” a la elaboración por del informe que remitirá al Ministerio de Justicia la Sala de lo Penal.

El líder de Òmnium Cultural ha transmitido al Tribunal Supremo que no ha pedido ningún indulto, ya que no se arrepiente de nada, y que su prioridad no es salir de la cárcel sino la resolución del “conflicto político” en Cataluña, empezando por la amnistía como “respuesta colectiva”. Así lo sostiene Jordi Cuixart en un escrito de dos páginas que ha remitido este miércoles a la Sala Segunda del Tribunal Supremo, después de que el alto tribunal ha dado cinco días a los doce líderes independentistas condenados por el procés para que aleguen lo que consideren oportuno en relación a las peticiones de indulto, recoge la agencia Efe.

Más información
La Abogacía del Estado evita pronunciarse sobre el indulto a los presos del ‘procés’

El Supremo ha recabado ya el resto de informes preceptivos para tramitar la medida de gracia. La sala tiene ya sobre la mesa los escritos de los servicios penitenciarios, de la Fiscalía y de la Abogacía del Estado. El ministerio público se ha opuesto al indulto al considerar que no se da ninguna de las razones de justicia, equidad o utilidad pública que exige la ley para conceder esta medida. La Abogacía, por su parte, se ha limitado a informar de que los condenados por malversación (delito en el que el Estado figuraba como perjudicado directo) han reparado el daño económico causado, pero ha evitado pronunciarse a favor o en contra del indulto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Reyes Rincón

Redactora que cubre la información del Tribunal Supremo, el CGPJ y otras áreas de la justicia. Ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde ha sido redactora de información local en Sevilla, corresponsal en Granada y se ha ocupado de diversas carteras sociales. Es licenciada en Periodismo y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS