Elecciones de la Comunidad de MadridAnálisis
i

Elecciones en Madrid: ¿qué dice (y qué no) la encuesta del CIS?

El centro se aleja de otros sondeos elevando la suma de izquierdas, pero debe leerse con cierto escepticismo: es un patrón de años que a menudo ha fallado. Sus datos sí dejan otras pistas valiosas

La encuesta del CIS para las elecciones de Madrid llega con una estimación excéntrica, que se aleja del promedio del resto de sondeos. Pero esa rareza es ya una forma de normalidad. A continuación repaso las claves del sondeo, pongo dudas donde las veo y subrayo las pistas que también arroja.

1. El CIS da más votos a la izquierda que la mayoría de sondeos, pero esto ha sido una constante últimamente. La suma del voto estimado de PSOE, Más Madrid y Podemos se eleva hasta el 49%, mientras que esos partidos rondan el 45% en un promedio de sondeos recientes. La desviación no es una sorpresa: desde que José Félix Tezanos es presidente del CIS, las estimaciones del centro han sobrestimado sistemáticamente el voto de la izquierda. Lo hizo en cada una de sus primeras 17 elecciones que analizamos. Y es lo que pasó, sin ir más lejos, en las elecciones de la Comunidad de Madrid hace dos años: entonces la suma de PSOE, Más Madrid y Podemos obtuvo un 47,6% de los votos, aunque el CIS les daba el 52% en su estudio preelectoral.

El origen de este problema está en su metodología. Entre los entrevistados del CIS hay más respuestas de votantes de izquierdas, y ese sesgo (que no es infrecuente) no parece corregirse lo suficiente al producir sus estimaciones. En este último sondeo, solo el 40% de los encuestados que “recuerdan” su voto de las autonómicas de 2019 afirman haber votado entonces por PP, Vox o Ciudadanos, aunque esos partidos sumaron más del 50% de votos. Y lo mismo pasa cuando se les pregunta por las generales de 2019: los bloques de izquierda y derecha sumaron un 43% de votos cada uno, pero entre los encuestados del CIS la izquierda gana por seis puntos.

2. El segundo problema de este CIS está en el cálculo de escaños de Podemos y Vox. Su estimación de voto es un 5,4% para Vox y un 8,7% para Podemos, por eso sorprende que le asignen 9 escaños al primero y solo 10 al segundo. Tomando el voto que estima el CIS, y repartiendo los escaños según la regla D’Hondt, Vox tendría 8 asientos y Podemos, 12. La diferencia es rara. Se podría explicar un peor resultado de Vox —con el argumento de que está cerca del umbral y tendría cierta probabilidad de quedarse sin escaños—, pero no encuentro un motivo para que Podemos tenga 10 escaños en lugar de 12.

La otra sorpresa con los escaños está en la suma por bloques. Con los votos que da el CIS, un reparto de escaños mecánico le daría la mayoría a la izquierda. El PP tendría unos 58 asientos, seguido de PSOE (37), Más Madrid (21), Podemos (12) y Vox (8). Los partidos de izquierdas sumarían unos 70 escaños, por 66 de la derecha —y eso asumiendo que Vox no cae del 5%—, pero el CIS les da un empate a 68.

3. ¿El escenario central ahora? Teniendo en cuenta los dos puntos anteriores, de momento seguiría fijándome en el promedio de todos los sondeos publicados. Según eso, el PP ronda el 40% de votos, seguido de PSOE (25%), Más Madrid (11%-12%), Vox (9%-10%), Podemos (8%) y Ciudadanos (4%-5%).

Ese resultado en votos se traduce en las siguientes mayorías posibles. No obstante, es importante recordar que pequeños cambios de votos, que son normales por los errores típicos de los sondeos, hacen que otros escenarios estén dentro de lo posible.

Pero además de la estimación, creo que hay otros datos valiosos que extraer del CIS, especialmente de las respuestas en bruto que ofrece el sondeo.

4. El voto de Vox sí parece ir a la baja y acercarse al abismo del 5%. El CIS coloca al partido alrededor del 5,4% de votos, lo que amenaza con dejarlo sin escaños. Eso privaría al PP de la mayoría, porque no podría pactar ni con Vox ni con Cs. El resto de sondeos tienen al partido de Rocío Monasterio más arriba —alrededor del 9%, de momento—, pero coinciden en observar una tendencia a la baja del partido.

Las peores noticias para Vox están en las respuestas directas al CIS. De la gente que votó a Vox en las últimas generales de 2019, más de la mitad dice ahora que en Madrid votará por el PP (el 56%). Y solo un 29% tiene intención de votar por Vox. Como el partido obtuvo un 18,5% de los votos de Madrid en aquellas elecciones, eso significa que están decididos a votarle un 5% o 6% de los votantes. El partido apenas recoge votos de otras formaciones, y hay que contar con que tiene un 20% de indecisos, de los que algunos repetirán pero es posible que el partido ronde el 7% de voto. Eso lo deja no muy lejos del precipicio del 5%.

5. La debilidad de Ciudadanos seguramente es mayor de lo que dice su estimación de voto. Es otro dato destacable de la matriz de transferencia (el cruce entre el recuerdo de voto pasado y la intención actual): solo el 12% de las personas que recuerdan haber votado por Ciudadanos en las generales de 2019 tiene intención de volver a votarles ahora. Entonces el partido obtuvo el 9% de los votos de Madrid, de manera que una décima parte de eso se queda en muy poco.

6. La movilización es considerable, pero sobre todo en la derecha. La última pieza de información valiosa del sondeo es lo que dice sobre la participación. El 75% de la gente dice que votará con “toda seguridad”, que es una cifra elevada en estos tiempos de pandemia. Los más decididos son los votantes del PP (el 90% dice que votará seguro) y los de Vox (89%), bastante por delante de los de Podemos (80%), Más Madrid (80%), Cs (76%) y PSOE (77%). Parece claro que la derecha tiene más votantes decididos a acudir a las urnas, pero eso tiene una doble lectura para la izquierda: van perdiendo la carrera de la participación, pero si fuesen capaces de revertir esa realidad, tienen espacio para hacer crecer sus votos.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50