ACCIDENTES TRÁFICO

La Fiscalía insta a la Policía a levantar más atestados de accidentes para tutelar mejor a las víctimas

El ministerio publico pretende uniformar la actuación para evitar desigualdades en el trato procesal en los territorios

El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, durante la rueda de prensa este jueves en la sede de la Fiscalía en Madrid.
El fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, durante la rueda de prensa este jueves en la sede de la Fiscalía en Madrid.David Fernández / EFE

A Gema Sánchez la atropellaron en un paso de cebra cuando tenía 20 años. Quién la arrolló conducía a 90 kilómetros por hora y se dio a la fuga. Desde aquel momento su vida cambió para siempre. “Los que llaman accidentes son siniestros evitables. En el tema de seguridad vial tenemos la vacuna: respetar las normas”. Su testimonio se ha escuchado este jueves en la Fiscalía General del Estado. La educación y las sanciones desempeñan una función fundamental en la seguridad vial. Por ese motivo, el fiscal coordinador de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas ha remitido este jueves un oficio a todas las policías de tráfico de España para que levanten más atestados de siniestros viales para tutelar a las víctimas.

“Al no levantarse atestado no se da un procedimiento penal, no hay tutela penal del tráfico viario y no hay respeto a los derechos morales, asistenciales y económicos de las víctimas”, ha reclamado Vargas, quien ha explicado en la presentación de su dictamen, acompañado de víctimas como Gema Sánchez, que el objetivo es que no haya desigualdades en el trato procesal entre los territorios ante los mismos casos.

El fiscal, que ha publicado este jueves su dictamen, ha señalado también que la red de fiscales especialistas va a trabajar a partir de este mismo jueves, en coordinación con las policías, para garantizar la seguridad jurídica en todo el territorio.

Vargas ha afirmado que “hay que levantar más atestados”, porque lo que ocurre frecuentemente es que, salvo en caso de fallecimiento, cuando hay imprudencias graves y lesiones, las policías de tráfico no levantan atestado ni lo remiten al juzgado, sino que redactan unos informes sobre lo ocurrido en el accidente.

Y, por eso, ha explicado el fiscal, no se tutelan los derechos morales ni los resarcitorios de las víctimas. “Esto es nuestro día a día”, ha denunciado el fiscal. Los supuestos en los que se obliga a levantar atestado y dar traslado a la jurisdicción penal son las colisiones por alcance, los adelantamientos arriesgados, saltarse señales de stop y ceda el paso, un semáforo en rojo, los cambios de dirección indebidos, las distracciones por fatiga o sueño y los atropellos en pasos de cebra o arcenes para ciclistas.

Más información

Vargas ha intervenido después de los testimonios de Gema Sánchez y otras dos mujeres víctimas de siniestros de tráfico, que han compartido sus historias para sensibilizar a la sociedad. Mar Cogollos, directora de Aesleme, asociación por la prevención de accidentes de tráfico, tenía 25 años cuando, por una distracción del conductor del coche en el que viajaba al cambiar una cinta de música, sufrió un accidente. El vehículo en el que viajaba dio bandazos y vueltas de campana. “En una décima de segundo todo cambia”, recuerda Mar, quien desde ese día se mueve en silla de ruedas.

También dio un giro la vida de Susan Escobar, quien perdió a su hija cuando estaba a punto de cumplir cinco años al ser atropellada mientras cruzaba un paso de cebra en Santiago de Chile. “El conductor iba a 60 kilómetros por hora, se dio a la fuga. Su condena fueron 300 días de retirada de carné y 30 euros de multa porque no tenía permiso de circulación. Nos quedamos sin indemnización porque él no tenía permiso”, recuerda dolida Escobar, quien ha reaccionado a su duelo con la ayuda de la música. Durante la rueda de prensa ha cantado Ahí la encuentro, una canción que ella misma compuso poco después de la muerte de la niña, acompañada de su guitarra. “Necesitamos concienciar a la sociedad. Quien conduce un vehículo tendría que ser consciente, como quien maneja un arma. Mi hija murió porque una persona la asesinó, no fue un accidente”, ha afirmado Escobar.

Gema Sánchez coincide: “Necesitamos un cambio de lenguaje”, explica quien es, además de víctima, delegada en Madrid de la asociación Stop Accidentes, y propone empezar a utilizar la expresión “violencia vial” para las víctimas que están sufriendo lesiones físicas y emocionales como consecuencias de los siniestros en la carretera. “La vida nos cambió para siempre”, ha incidido, mientras reivindica la necesidad de una justicia reparadora tanto para las víctimas como para las familias: “Hay padres y madres que han perdido a sus hijos jóvenes y están destrozados”, ha concluido.

El acto ha sido inaugurado por una breve intervención de la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, que ha definido las muertes por siniestros de tráfico como “una verdadera pandemia”. “Estamos hablando de 1.350.000 fallecidos en accidentes al año en el mundo”, ha recordado. Delgado ha hecho hincapié en que aproximadamente un tercio de las sentencias que se dictan en España se refieren a delitos relativos a la seguridad vial y que el 80% de estas son condenatorias. “Hay algo que se está haciendo bien”, ha sentenciado.

Sin embargo, para el fiscal Vargas todavía queda bastante por hacer. “En este momento las víctimas están desamparadas”, ha dicho, recordando que con esta iniciativa el ministerio fiscal tutelará a las víctimas con el afán de sacarlas del anonimato burocrático: “No son solo nombres que aparecen en un papel. Ellas deben estar en el proceso, deben ser oídas. Es un paso decisivo”, ha concluido.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

iAhorro

Lo más visto en...

Top 50