Detenidas dos personas con más de 71.000 vídeos grabados con cámara oculta en baños públicos de Málaga

La Policía Nacional, que también les ha intervenido imágenes de pornografía infantil, cree que subían el material a internet para obtener beneficios económicos

Varios de los sistemas de grabación con cámara oculta intervenidos por la Policía Nacional en Málaga.
Varios de los sistemas de grabación con cámara oculta intervenidos por la Policía Nacional en Málaga.Policía Nacional

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 44 años y a una mujer de 31 por instalar cámaras ocultas en baños de señoras de distintos establecimientos públicos en Málaga. Los dispositivos estaban escondidos en el interior en unos artefactos que simulaban ser ambientadores, pero en realidad contenían sistemas de grabación que se activaban con el movimiento. En los posteriores registros de sus domicilios, los agentes han hallado 71.080 vídeos con mujeres en servicios. Estaban clasificados por categorías según las características físicas de las víctimas y la policía cree que tenían como destino una página de internet, de donde esperaban obtener beneficios económicos por ellos.

La operación, que se ha desarrollado en apenas un mes tras una primera denuncia, ha servido para incautar a los arrestados numeroso material informático, como 120 vídeos de pornografía infantil, 2.300 fotografías de menores y otros 1.187 vídeos del ahora detenido manteniendo relaciones sexuales con mujeres. La Policía investiga si en este último caso estaban grabados con autorización de esas personas o sin ella.

La gerente de un centro comercial malagueño fue la primera en realizar una llamada a la Policía Nacional, el pasado 17 de enero, después de encontrar unos dispositivos instalados en los baños de mujeres del establecimiento. Tenían forma curvada, realizados en material metálico y con un pequeño agujero en su parte superior. No sabía su origen ni para que servían, así que decidió avisar a las fuerzas de seguridad. Los primeros artefactos que analizaron los expertos policiales estaban vacíos, pero sirvieron para ponerles en alerta y arrancar la investigación, dirigida en primera instancia a averiguar quién los había instalado y para qué.

Se estableció entonces un dispositivo policial que permitió encontrar otras estructuras idénticas también en el interior de baños de mujeres. Se hacían pasar por ambientadores, incluyendo pegatinas con expresiones como Ambient plus o fresh air. Sin embargo, esta vez contenían en su interior unos sistemas de grabación de imágenes compuestos por una cámara con detector de movimiento, una batería de alimentación y una tarjeta micro SD que almacenaba los vídeos.

Analizándolos, los agentes pudieron determinar qué ropa llevaba la persona que los instalaba y, finalmente, “tras arduas gestiones”, según ha explicado la Policía Nacional en un comunicado, se identificó a la sospechosa. También a un hombre que la acompañaba en sus desplazamientos. Ella instalaba las cámaras —pasando desapercibida, al ser mujer— y él le ofrecía cobertura ante cualquier problema. Cuando fueron detenidos el varón portaba uno de los dispositivos de ocultación y herramientas para su instalación.

En los registros realizados por los agentes en los domicilios de los detenidos se localizaron hasta 84 dispositivos de grabación guardados en los armarios y 71.080 vídeos de mujeres obtenidos en baños públicos de distintas localidades de la provincia de Málaga. Las imágenes están siendo analizadas por policías especializados al tiempo que se realizan las gestiones para identificar y localizar a las posibles víctimas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Igualmente, se han intervenido discos duros, mochilas, tarjetas de memoria, cables y herramientas para la instalación de los dispositivos en los baños públicos. La Policía Nacional mantiene la investigación abierta y no descarta la implicación de otras personas en los hechos.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS