Temporal Filomena

El temporal causa cuatro muertos y mantiene a cuatro provincias en alerta roja

Las peores nevadas en lo que va de siglo dejan 682 carreteras afectadas y centenares de conductores atrapados. Solo en Madrid han sido rescatadas casi 1.500 personas

Un árbol sobre un coche en una calle de Madrid, este sábado. En vídeo, carreteras colapsadas e imágenes inéditas en el centro de Madrid. En vídeo, imágenes de las cinco provincias que están este sábado en alerta roja.Foto: GETTY | Vídeo: EPV

Nota a los lectores: EL PAÍS ofrece en abierto la información esencial del temporal como servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo, suscríbete aquí.

La borrasca Filomena ha desatado una pesadilla de nieve en todo el centro y este de España, con Madrid como epicentro del desastre: ciudadanos atrapados toda la noche en sus coches, árboles caídos, peligro en las cornisas, calles bloqueadas, servicios de emergencia que no pueden moverse y personal esencial que no puede acudir al trabajo. El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, ha pedido a los ciudadanos que permanezcan en sus casas ante una situación “muy grave”, ruego que el Gobierno central ha ampliado a todo el país. La mayor y más extensa nevada en medio siglo ofreció el viernes imágenes surrealistas en la capital, como un trineo tirado por perros circulando por la calle y esquiadores en la Puerta del Sol, la Gran Vía o la carretera de circunvalación M-30 pero, según se iba intensificando la nevada en la noche del viernes al sábado, todo fue empeorando, con miles de personas bloqueadas en sus coches. Casi 1.500 personas han sido evacuadas y por la tarde ya no queda nadie atrapado. [Siga toda la información del temporal, en directo].

Una pareja ha fallecido al ser arrastrado su coche por la corriente en Mijas (Málaga) y el cadáver de un hombre de 54 años sepultado por la nieve ha sido localizado en Zarzalejo (Madrid). Sumados al indigente muerto de frío en Calatayud (Zaragoza), son cuatro víctimas mortales. Las clases se han suspendido en Madrid y en Castilla-La Mancha lunes y martes, mientras las previsiones apuntan a que, después de la gran nevada, llegará una intensa ola de frío.

En una comparecencia esta mañana junto al ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, el responsable de Transportes, José Luis Ábalos, ha informado de que se han movilizado 1.305 equipos de quitanieves y se han consumido “en dos días” 220.000 toneladas de fundente, el 30% de lo usado en todo el año pasado. “Ha sido el dispositivo más ambicioso de la historia”, ha señalado Ábalos, que ha asegurado que el fenómeno ha sido mayor de lo que esperado. “No hay administración preparada para una ola de esta magnitud, nadie”, se ha justificado la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Según Almeida, ha nevado el triple de lo anunciado.

Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), niega que hayan fallado las previsiones. La nevada caída en Madrid “es la mayor desde 1971″, tal y como se llevaba días alertado. Han caído 50,5 litros por metro cuadro de precipitación durante todo el episodio medidos por la estación de Retiro “y estaban previstos de 40 a 50”, explica Del Campo. A las seis ha parado de nevar tras casi 30 horas de azote casi ininterrumpido, que se han traducido en “una capa de nieve 25 o 30 centímetros, incluso más en barrios periféricos del este y el sur, donde se ha llegado a 35/40”. Además, se han registrado ventiscas, que han amontado nieve en zonas protegidas. En Ciudad Real y Toledo, donde las nevadas también han sido “excepcionales”, han caído 39/40 litros, casi todo en nieve.

En Madrid, unos 1.300 los coches han sido rescatados de las carreteras por bomberos, Guardia Civil y 150 efectivos de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército. Dentro, según el balance ofrecido por Interior, había casi 1.500 personas que han sido puestas a salvo. “La situación poco a poco va mejorando”, aseguraba a las tres de la tarde David García, portavoz del 112, que calculaba en de 100 a 150 los vehículos a los que todavía no se había podido acceder en las circunvalaciones M-40 y en la M-50 con A-5. Sin embargo, sobre las siete, Emergencias ha explicado que los coches están abandonados, por lo que ya no hay nadie a la espera de ser rescatado.

“La mayoría de las carreteras de Madrid siguen impracticables”, por lo que 112 reclama a los ciudadanos que no cojan el coche bajo ninguna circunstancia, solo servicios esenciales y con cadenas: “No podemos tener más atrapados hoy”. En una segunda comparecencia a última hora de la tarde, Marlaska ha detallado que las situaciones más complicadas se han vivido en la Comunidad de Madrid, en concreto, en la A-4 a su paso por Aranjuez, la A-5, en Móstoles y en la M-40 a la altura de Tres Cantos. Desde las 9.00 del viernes hasta las 16.00 de hoy, el 112 ha gestionado 2.320 problemas de tráfico y 277 accidentes. Los bomberos del Ayuntamiento de Madrid han hecho 84 intervenciones en la capital, entre ellas el rescate de personas en vehículos, saneamiento de cornisas y la retirada de árboles caídos.

En las carreteras, a las nueve de la noche lo peor estaba, además de en Madrid, en Aragón, Castilla-La Mancha, Cataluña, y Comunidad Valenciana. Había 682 las vías y puertos afectados por la nieve, con 133 de carreteras y puertos cortados, tres de ellos de la red principal ―dos en Toledo, la CM-40 en Bargas y la TO-22 en Mocejon y la C-25 en Vilobí d’Onyar (Girona)―. En toda la red de Madrid se necesitan cadenas, en Huesca en la A-21, A-22 y A-23, en Zaragoza A-2, A-23, AP-68, Z-32 y Z-40, en Cuenca en la A-31 y la A-43, en Guadalajara la R2, en Toledo la A-42, R4 y TO-21, en Burgos A-1 y A-11, en Segovia A-1, Soria A-11, A-15 y SO-20 y en Cantabria A-67. Había también 410 vías de la red secundaria en las que son necesarias cadenas.

En la capital, bloqueada por la nieve, no funciona el servicio público de autobuses, ni Cercanías y se ha suspendido la recogida de basuras. El metro, que a última hora registra incidencias en cuatro líneas, es este sábado la única forma de desplazarse por la capital. La red permanecerá en servicio durante toda la noche para facilitar “desplazamientos imprescindibles”. Almeida ha pedido al Gobierno central, “medios humanos y materiales” para afrontar el “tsunami de nieve”, que puede dejar la ciudad en una situación “muy complicada” por el “bajón drástico de las temperaturas tras el fin de la nevada”. Almeida advierte a los ciudadanos de que se tardará una semana en volver a la normalidad.

La situación en Madrid pasó en unas horas de imágenes de tarjeta postal que se multiplicaban en redes sociales a una emergencia grave. Mercamadrid, principal foco de abastecimiento de la región, está cerrado. El aeropuerto de Barajas, que suspendió sus operaciones sobre las nueve de la noche del viernes, no volverá a estar operativo al menos hasta el domingo por la tarde. Todos los vuelos han quedado suspendidos y se han producido 44 desvíos a aeropuertos alternativos. Tampoco hay trenes desde o hacia Madrid. Unos 800 vecinos de la colonia de Mingorrubio, en El Pardo, han pasado 12 horas sin luz. “Estamos quemados por 12 horas y llevan así tres meses en La Cañada”, se lamentaba un vecino.

En el resto de esta comunidad, están incomunicados municipios del oeste como San Martín de Valdeiglesias, Cadalso de los Vidrios, Villa del Prado, Rozas de Puerto Real, Navalcarnero y Cenicientos, además de pueblos de la sierra norte, como La Hiruela, Puebla de la Sierra y Prádena. En medio del caos, los servicios de Samur-Protección Civil y Emergencias 112 han asistido a siete partos de mujeres que no podían ir al hospital. También hay numerosos camioneros varados en otras provincias: solo en Guadalajara hay 900, 100 en Segovia y 157 en Arévalo (Ávila). La Confederación Española de Transporte de Mercancías se queja de que unos 20.000 camiones, que cruzan Cataluña al día, están pendientes de que la Generalitat autorice la circulación. En las tres provincias valencianas, hay unos 600 camiones embolsados.

En esta comunidad se han rescatado 18 vehículos atrapados y a tres personas, además de 14 que bloqueaban los accesos a la sierra de Aitana en Alicante, pero no se han registrado ni víctimas ni daños personales. El presidente valenciano, Ximo Puig, ha certificado que la nevada “no ha provocado colapsos” y que no hay ningún municipio que haya quedado aislado, aunque en algunas comarcas la nieve ha alcanzado los 40 centímetros. El temporal ha paralizado en AVE en la región, ha provocado cortes de luz en Benagéber (Valencia) y el cierre del puerto de Gandía y, de forma parcial, del de Valencia. Emergencias Castilla y León ha gestionado 188 avisos, mientras unos 27.000 abonados de Castilla-La Mancha se encuentran sin luz desde las once de la mañana, más de la mitad en la provincia de Toledo.

El temporal ha llegado también a la zona sur Cataluña, donde se han acumulado hasta 30 centímetros de nieve. A última hora hay cinco carreteras cortadas, se necesitan cadenas en 80, se mantiene suspendida la circulación de tres líneas de Rodalies y anuladas parte de las conexiones de AVE desde Cataluña. Hasta las 19.00, el 112 ha atendido 601 incidencias. Hay nieve en todas las carreteras de Aragón y la situación está “controlada con dificultad”, según la consejera de Presidencia, Mayte Pérez, se prevé que aumenten las complicaciones, por lo que no descarta echar mano de la UME. Balearia y FRS han suspendido, por tercer día consecutivo, las salidas programadas entre Ceuta y Algeciras (Cádiz).

A mediodía, se han levantado los avisos rojos que pendían desde la tarde del viernes sobre Madrid y Castilla-La Mancha y después, de Valencia. De 10 provincias que pasaron la noche y la mañana de este sábado en alerta máxima, quedan cuatro, Castellón, Tarragona, Teruel y Zaragoza, donde se espera que se acumulen 20 centímetros. Otras 22 provincias están en alerta naranja, la segunda en una escala de tres, por nevadas de 30 a cinco centímetros. Son Madrid ―área metropolitana, Henares, sur, Vegas y oeste y la sierra―, Toledo, Cuenca, Guadalajara, Ávila, Valladolid, Burgos, Segovia, Salamanca, Palencia, Soria, Cáceres, Barcelona, Girona, Lleida, Huesca, La Rioja, Navarra, Cantabria, Gipuzkoa, Álava y Bizkaia. Por último, Badajoz, Asturias y León tienen aviso amarillo, el menor, por acumulados de 10 a dos centímetros. En total, la nieve afecta a 30 de las 50 provincias. Pero el temporal también está ocasionando lluvia, fuertes vientos y mala mar, por lo que todas las comunidades y Ceuta están en alerta por uno u otro fenómeno. Solo se salva Melilla.

Con información de Cristina Vázquez, Manuel Viejo, Luis de Vega, José Marcos, Nacho Sánchez, Miguel González, Óscar López Fonseca y Patricia Ortega Dolz.


Más información

Lo más visto en...

Top 50