INMIGRACIÓN IRREGULAR

Cuatro fallecidos entre los emigrantes de un cayuco que ha desembarcado en Tenerife

47 personas de origen subsahariano viajaban en la embarcación que alcanzó la costa en torno a las 4.30 de la madrugada de este martes

Cuatro hombres han fallecido en un cayuco que ha llegado esta madrugada a la playa del Cabezo, en El Médano (al sur de Tenerife), con 47 personas a bordo.
Cuatro hombres han fallecido en un cayuco que ha llegado esta madrugada a la playa del Cabezo, en El Médano (al sur de Tenerife), con 47 personas a bordo.Ramón de la Rocha / EFE

La ruta canaria ha registrado este martes la primera tragedia del año. Eran las 4.40 de la madrugada, aún no había amanecido, cuando un cayuco blanco en el que viajaban 47 personas ha tocado la arena de la playa del Cabezo, en El Médano, en el sur de Tenerife. En su interior yacían los cadáveres de tres hombres; un cuarto ha fallecido en la misma playa por parada cardiorrespiratoria mientras los equipos médicos trataban de reanimarlo. De la barca consiguieron bajar por su propio pie 43 supervivientes, entre ellos una mujer y 17 jóvenes que aparentaban ser menores de edad.

Los ocupantes del cayuco llevaban siete días de travesía, según ha confirmado el Ayuntamiento de Granadilla de Abona, el municipio adonde ha llegado la embarcación. Ninguna de las autoridades presentes en el desembarco ha sabido precisar de dónde procedía el cayuco, aunque por las características del barco parece ser de Mauritania. En su interior, según un portavoz municipal, viajaban sobre todo senegaleses y malienses. Uno de los ocupantes ha sido detenido por tratarse del piloto de la embarcación, según una portavoz de la Guardia Civil.

El personal sanitario ha trasladado a tres de los viajeros al centro de salud de El Mojón porque presentaban síntomas de deshidratación, quemaduras o erosiones, si bien ninguno de ellos está grave.

Voz de alarma

Los gritos de los migrantes pidiendo ayuda llegaron a algunas personas que pernoctaban cerca de la costa y que avisaron al 112, tras lo que se desplegó un dispositivo sanitario y policial que permaneció en la playa hasta casi las 7.30.

Los cuatro fallecidos son las primeras víctimas de las que se tiene constancia este 2021 en la llamada ruta Canaria, que el año pasado se cobró la vida de 601 personas, según los datos de la Organización Internacional para las Migraciones de la ONU. La cifra es un cálculo a la baja porque la organización cuenta solo las muertes que consigue verificar y advierte de que hay numerosos “naufragios invisibles”. Por su parte, el colectivo Caminando Fronteras eleva a 1.851 personas los fallecidos y desaparecidos en las pateras que trataban de llegar a las islas por el Atlántico durante 2020.

El goteo de pateras y cayucos no ha cesado durante el pasado mes de diciembre y continúa en enero, a pesar de que se han encadenado varios días de malas condiciones meteorológicas. El balance final del Ministerio del Interior, publicado el lunes, revela que entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2020, llegaron 23.023 migrantes a Canarias, más de la mitad de las entradas irregulares registradas por mar y tierra en todo el territorio español. Tras los picos históricos de octubre (5.300) y noviembre (8.200), diciembre ha dado cierta tregua, pero se cerró con otros 3.457 desembarcos.

Las costas canarias han vivido este martes un día intenso. También de madrugada, sobre las 3.15, otra patera alcanzó, por sus propios medios, el litoral de Costa Teguise (Lanzarote). Llevaba a bordo a 22 inmigrantes de origen magrebí, según ha informado Cruz Roja. El Consorcio de Emergencias de Lanzarote ha detallado que se trataba de 21 varones, uno de ellos posiblemente menor, y de una mujer, que aseguraron haber partido de Agadir (Marruecos) cuatro días antes. Todos presentaban buen estado de salud y no se han realizado traslados sanitarios.

Por la tarde, una tercera patera ha sido rescatada a nueve millas náuticas del sur de Gran Canaria con 27 personas a bordo, entre ellas tres mujeres y un menor. Los ocupantes han sido llevados al muelle de Arguineguín donde, después de meses de hacinamiento, ahora se instalan unas carpas de la Cruz Roja en cada desembarco, para desde allí derivarlos al campamento policial de Barranco Seco donde se les realizan las pruebas PCR y se procede a su identificación.




Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50