El director del centro de extranjeros de Melilla dirigirá el despliegue de acogida en las islas Canarias

Esta nueva unidad de control deberá estar operativa a finales de la próxima semana, según el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones

Un grupo de inmigrantes subsaharianos espera, el 23 de noviembre, en el muelle de Arguineguín a ser trasladados a las instalaciones de Barranco Seco.
Un grupo de inmigrantes subsaharianos espera, el 23 de noviembre, en el muelle de Arguineguín a ser trasladados a las instalaciones de Barranco Seco.Quique Curbelo / EFE

El Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones ha designado al hasta ahora director del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla, Carlos Montero Díaz, la misión de coordinar el despliegue de acogida en las islas Canarias, según confirman fuentes del departamento. Montero dirigirá la central de emergencias del Ministerio anunciada por el propio ministro José Luis Escrivá el pasado 20 de noviembre como parte del plan para enfrentar la crisis de acogida de las islas tras la llegada de 19.000 migrantes. Este centro de coordinación tiene como objetivo organizar el enorme despliegue logístico que se está poniendo en marcha para crear en tiempo récord 7.000 plazas de acogida en cuarteles y otros espacios cedidos de Gran Canaria, Tenerife y Fuerteventura. Si se cumplen los plazos marcados por Escrivá, las instalaciones deben estar listas en un par de semanas y se dará inicio al traslado de los migrantes alojados actualmente en hoteles.

El melillense Montero Díaz es teniente coronel del Cuerpo de Intendencia en excedencia. En 2012 fue designado por concurso al puesto de director del CETI de Melilla. Anteriormente, había ocupado destino en la Jefatura de Intendencia de la Comandancia General de Melilla entre los años 2005 y 2010. Montero estará en Canarias de forma provisional, pero el tiempo necesario hasta que los nuevos centros entren en pleno funcionamiento. Su puesto en el CETI quedará, mientras tanto, en manos de su adjunta.

Montero dirige el que es quizá el centro de acogida de migrantes más difícil de gestionar de toda la red. Las instalaciones del CETI de Mellila están históricamente sobreocupadas y este año ha sido especialmente crítico. Preparado para acoger hasta 782 residentes, en verano y en plena pandemia llegó a albergar a más de 1.300 personas. Esta situación obligó a Migraciones a aislar en módulos prefabricados a residentes que dieron positivo por covid-19 ante la imposibilidad de mantener las medidas de higiene y seguridad en el centro. La situación de este centro, al igual que sucede en Canarias, se ha visto agravada por el bloqueo de los traslados hacia recursos de la Península que debe aprobar el Ministerio del Interior.


Lo más visto en...

Top 50