PSOE

La paz en el PSOE gallego salta por los aires

El partido reclama al gobierno de A Coruña que cumpla con el abono de parte de su sueldo a las arcas socialistas. Uno de los concejales cobra más que Pedro Sánchez

De izquierda a derecha, Acón, Caballero, Sánchez, Rey y González Formoso en un mitin en A Coruña en 2019.
De izquierda a derecha, Acón, Caballero, Sánchez, Rey y González Formoso en un mitin en A Coruña en 2019.OSCAR CORRAL

La primera crisis en el PSdeG-PSOE tras la derrota de las elecciones gallegas de julio que lo relegó a tercera fuerza ha estallado en A Coruña, uno de los antiguos feudos recuperados en las municipales de 2019 que contribuyeron a disparar las esperanzas socialistas de ganar las autonómicas. El enfrentamiento pone fin a la tregua que habían sellado las distintas familias del partido para intentar conquistar la Xunta y ha acabado destapando las penurias económicas de la agrupación socialista coruñesa y el impago de las cuotas que, según Ferraz, deben abonar la alcaldesa, Inés Rey, y sus concejales.

La detonación del conflicto, larvado desde antes de las elecciones municipales y que emerge como antesala de una futura lucha por el liderazgo del PSdeG, se produjo el pasado 10 de noviembre por la noche. Rey destituyó de forma repentina a su concejala de Empleo, Eva Martínez Acón, a la postre secretaria general de la agrupación local del PSOE y afín a la dirección gallega que dirige Gonzalo Caballero. La regidora, alineada con la cúpula provincial que encabeza Valentín González Formoso, que siempre ha sonado como aspirante en la sombra a liderar el partido en Galicia, justifica el cese por la “escasa dedicación” de Acón y su “obstruccionismo a la acción de gobierno”.

La edil defenestrada, sin embargo, atribuye la medida a una represalia por haberle reclamado de forma insistente a Rey y a otros ediles socialistas las aportaciones económicas a la hucha del partido que exige la normativa interna. La situación económica del PSOE en A Coruña, asegura su secretaria general, es “crítica” y durante varios meses no ha podido siquiera pagar el alquiler de la sede. Acón habla incluso de “chantaje”. Según su versión, desde el gobierno local se le advirtió que sería destituida si no consentía los impagos, un hecho que la dirección gallega califica “de máxima gravedad”.

Intervención de Ferraz

Los cargos públicos del PSOE deben ingresar al partido una parte de sus remuneraciones que está fijada por unos mínimos marcados por la dirección federal. Un informe elaborado por la dirección gallega asegura que el primer pago de la alcaldesa al partido desde que se hizo con el bastón de mando se produjo el día que cesó a Acón y fue de 300 euros, una cantidad similar a la que debería aportar mensualmente desde que tomó posesión en junio de 2019 . “No voy a entrar en otro tipo de marcos discursivos, en cortinas de humo o en intentos de disfrazar una realidad a la que le he hecho frente”, ha declarado Rey sobre el dinero que le reclama el partido.

La alcaldesa y sus concejales aseguran que pagan esas aportaciones según los baremos marcados el pasado julio por la dirección provincial del PSdeG que encabeza su aliado González Formoso y que suponen menos de la mitad de dinero que los establecidos por Ferraz. La dirección federal, en línea con la gallega, no considera válidas esas cantidades precisamente porque suponen una rebaja con respecto a las que se establecen para toda España y así se lo ha advertido por carta al equipo de González Formoso.

El conflicto ha puesto el foco en las retribuciones que reciben los miembros del Gobierno socialista, que se subieron los sueldos justo después de llegar al poder. La alcaldesa cobra casi 70.000 euros brutos anuales, 30.000 más que su antecesor, pero no es el cargo mejor pagado de la corporación. Según datos recabados de documentos oficiales de la Diputación y el Ayuntamiento de A Coruña, su portavoz municipal y concejal de Economía y Hacienda, José Manuel Lage Tuñas, secretario de Organización de González Formoso, percibe al año una media de casi 110.000 euros. De esta cantidad, 60.000 euros corresponden a su salario como diputado provincial con “dedicación exclusiva” y el resto, casi 50.000 euros, a las dietas que percibe Lage por su asistencia a un sinfín de plenos, comisiones y mesas de contratación en el Ayuntamiento coruñés. Su retribución supera ampliamente los menos de 85.000 euros que cobra el líder de su partido, Pedro Sánchez, como presidente del Gobierno.

Más información

Lo más visto en...

Top 50