Canal Sur

Vox exige cambiar el nombre de Canal Sur y eliminar fundaciones y subvenciones para apoyar el Presupuesto andaluz

El partido de Santiago Abascal también reclama establecer el veto parental y repatriar a los menores no acompañados

Alejandro Hernández, portavoz y diputado de VOX en el Parlamento andaluz, en una conferencia de prensa el 22 de octubre.
Alejandro Hernández, portavoz y diputado de VOX en el Parlamento andaluz, en una conferencia de prensa el 22 de octubre. / EL PAÍS

La mayoría de las condiciones de Vox para apoyar el Presupuesto andaluz para 2021, el más decisivo de la legislatura en plena pandemia, gira sobre banderas ideológicas. El partido de ultraderecha exige cambiar el nombre de Canal Sur por el de Andalucía Televisión y eliminar una docena de fundaciones y subvenciones que financian gasto corriente de las asociaciones de memoria histórica, feministas y ecologistas. También reclama suprimir las ayudas que no vayan dirigidas al fomento del empleo o colectivos en riesgo de pobreza.

La formación ultra ha encarecido sensiblemente el precio de su apoyo a las cuentas andaluzas después de que el líder del PP, Pablo Casado, rompiera relaciones con ella en la moción de censura presentada por Santiago Abascal contra el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Los Presupuestos de la Junta inician su recorrido en el Parlamento sin el visto bueno de Vox, cuyos 11 diputados garantizan al Gobierno de coalición de PP y Ciudadanos la mayoría absoluta para su aprobación. El proyecto de ley que hoy aprueba el Consejo de Gobierno contempla unas cuentas autonómicas que ascenderán a más de 40.000 millones de euros y que se adaptarán a las exigencias derivadas de la pandemia.

Según fuentes de la negociación, para dar su respaldo a los Presupuestos regionales Vox ha planteado un calendario para la ejecución inmediata de los acuerdos suscritos para la investidura como presidente de Juan Manuel Moreno (PP) y para aspectos de las cuentas de 2019 y 2020 que considera incumplidos. Entre ellos, figura establecer una licencia única nacional de caza, fijar actividades complementarias educativas sobre la cinegética y un programa de transparencia para la Intervención General de la Junta. Vox reclama que entren en vigor en el primer trimestre de 2021.

También pide que a lo largo del próximo año se establezca el veto parental de las actividades complementarias organizadas por los centros educativos dentro del horario lectivo, a lo que se opuso el Gobierno andaluz. E insiste en su propuesta de un acuerdo con el Ministerio del Interior en materia de inmigración irregular cuya finalidad es la repatriación de los menores no acompañados. El partido de Santiago Abascal quiere que en las cuentas figuren medio millón de euros para la “seguridad” en los centros de menores.

Entre las propuestas planteadas en la negociación presupuestaria, que Vox suspendió tras el rechazo del PP a la moción de censura, los socios parlamentarios del Gobierno quieren cambiar el nombre de Canal Sur por el de Andalucía Televisión. Este debate lleva varios meses en la mesa del Gobierno andaluz, según las fuentes consultadas, y va en la línea de eliminar la imagen institucional utilizada durante las décadas de mandatos socialistas. El primer paso ya se dio a principios de este año con la supresión del logotipo de la Junta. Para RTVA, Vox propone “bajar un 10% o congelar su presupuesto” para el próximo año, según las citadas fuentes.

Vox mantiene sus exigencias de reducir el sector público andaluz, pendientes del resultado de varias auditorías externas encargadas por el Gobierno autonómico. Según fuentes de la negociación, el partido liderado por Abascal pretende que los informes de los auditores sean vinculantes y “privatizar” algunas empresas mercantiles. También propone dejar sin subvención o liquidar varias fundaciones públicas. Entre ellas las Andalucía Olímpica; Barenboim-Said, el Legado Andalusí; Doñana 21; Centro de Estudios Andaluces; Fundación Audiovisual Pública Andaluza; la del Instituto de Estudios sobre la Hacienda Pública; la del Banco Agrícola José Torrico y López Calero; la Rodríguez Acosta; y la del Centro de las Nuevas Tecnologías del Agua.

Dentro de los acuerdos presupuestarios pasados, Vox logró que el Gobierno pusiera en marcha un teléfono de “violencia intrafamiliar” para atender casos de agresiones de menores a sus progenitores. Entró en servicio el 16 de octubre pasado, en horario de ocho de la mañana a tres de la tarde. Pero la extrema derecha quiere que funcione las 24 horas y los 365 días del año. También reclama un millón de euros de presupuesto para esta línea.

Otras propuestas de Vox planteadas al Gobierno pasan por ayudas a los autónomos en dificultades, con una reducción total del pago de cuotas durante un año, un programa de ayuda a los propietarios afectados por viviendas ocupadas y un aumento del salario de todos los profesionales sanitarios de hasta un 20%.

Más información

Lo más visto en...

Top 50