Tráfico

Madrid y Barcelona concentran las ciudades más seguras para conductores y peatones

Móstoles es el municipio con la tasa de mortalidad en accidentes de tráfico más baja de España, un 0,1 por cada 100.000 habitantes

Estado del tráfico en la carretera A-5 a la altura del kilómetro 22, en la salida de Madrid el pasado 18 de septiembre.
Estado del tráfico en la carretera A-5 a la altura del kilómetro 22, en la salida de Madrid el pasado 18 de septiembre.Kiko Huesca / EFE

Las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona albergan el mayor número de ciudades seguras para conductores y peatones, es decir, con menor número de fallecidos y heridos graves en accidentes de tráfico. Esta conclusión forma parte del estudio Horizonte C3: Ciudades casi cero hecho público este jueves por la Fundación MAPFRE. En Madrid, el municipio de Móstoles es el que tiene una menor tasa de mortalidad, con un 0,1 por cada 100.000 habitantes, seguido de Fuenlabrada, con un 0,31. En el área metropolitana de Barcelona destaca Cornellà de Llobregat, con un 0,46. Todos ellos se encuentran por debajo de la que es considerada la ciudad más segura de la Unión Europea, Estocolmo (Suecia), que cuenta con una tasa de mortalidad inferior al 0,7.

El informe, que toma como fuente las estadísticas oficiales de la Dirección General de Tráfico (DGT), destaca que en la última década un total de 25 ciudades españolas de más de 80.000 habitantes están logrando que sus tasas de siniestralidad vial grave y mortal se acerquen a las cifras de la capital sueca. Estas ciudades casi cero se encuentran en su mayoría en las áreas metropolitanas de Madrid y Barcelona, que albergan 15 de estas 25 ciudades, pero destacan también otras localidades como Santiago de Compostela, con una tasa del 0,21, Talavera de la Reina (Toledo) con un 0,24, Elche con un 0,35 y Telde (Las Palmas) con un 0,39. Según el estudio, las ciudades más seguras tienen en común amplias zonas peatonales, mayor número de carriles bici, un tráfico más calmado y mayor presencia de Planes de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).

La investigación ha analizado en profundidad 14 ciudades que destacan por haber reducido el número de fallecidos en los últimos 20 años más que el resto de municipios, así como por haber llevado a cabo políticas de movilidad sostenible en las dos últimas décadas. Entre estas destacan Vitoria, que lleva años avanzando en un modelo más sostenible y participativo, San Sebastián, que destaca por la fluida colaboración institucional, Terrasa (Barcelona), que ha impulsado iniciativas de pacificación del tráfico en los barrios, y Pontevedra, que ha modificado a favor del peatón la tradicional jerarquía de la movilidad. Con todo, a pesar de los avances en movilidad sostenible, Pontevedra es la única de estas cuatro ciudades se encuentra en la lista de las 25 ciudades casi cero, con una tasa de 0,48 fallecidos por cada 100.000 habitantes.

La investigación alerta sobre los dos retos pendientes que tienen las ciudades españolas en materia de siniestralidad vial: reducir la tasa de fallecidos por cada 100.000 habitantes en las localidades hasta situarla próxima al 0,7, y alcanzar la tasa de 3,5 heridos graves por cada 100.000 habitantes, que se considera que debería ser la siguiente meta. El estudio resalta que de las 25 ciudades casi cero solo cinco cuentan con esa tasa de heridos graves: los municipios madrileños Fuenlabrada, Parla, Getafe y Torrejón de Ardoz y la localidad canaria de Telde. La ciudad de Rivas-Vaciamadrid, por su parte, se acerca a dicha tasa, con un 3,8.

El director de Seguridad Vial de Fundación MAPFRE, Jesús Monclús, ha señalado que a pesar de la tendencia decreciente en fallecidos en accidentes de tráfico, la reducción del número de víctimas es demasiado lenta. “A pesar de que la siniestralidad en las vías urbanas ha tenido una tendencia decreciente en España a lo largo de este siglo, la tendencia es más lenta que en el ámbito interurbano, y las cifras de fallecidos y heridos siguen generando cada año un drama social incalculable”, ha apuntado. Monclús ha destacado que el 82% de los fallecidos en 2019 en vías urbanas fueron peatones y usuarios de vehículos de dos ruedas, por lo que es “obligatorio” reforzar su seguridad en los futuros planes de movilidad. “Lamentablemente, no hay ciudades grandes en la lista de aquellas con menores tasas de mortalidad”, ha concluido.

Más información

Lo más visto en...

Top 50