Iglesias se niega a comparecer en el Congreso por la investigación sobre las cuentas de Podemos

El PSOE respaldará a su socio de Gobierno y tampoco apoyará la petición de PP y Cs

El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso.
El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, junto a la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso.Juan Carlos Hidalgo

El inicio del curso político se calentará este martes con la reunión de la Diputación Permanente y el plato estrella es la causa judicial que investiga las cuentas de Podemos. PP y Ciudadanos reclaman la comparecencia del vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, para que dé explicaciones por este caso, pero esta petición será probablemente rechazada, según fuentes de Unidas Podemos y del PSOE, con sus votos y los de otros grupos de la mayoría de la investidura. Iglesias rechaza comparecer por una causa de “bulos” y “mentiras”.

El vicepresidente segundo del Gobierno quiere evitar una comparecencia en el Parlamento por la investigación judicial de las cuentas de Podemos que serviría solo para que la oposición “dispare su munición”, según se quejó este lunes el secretario de Organización del partido, Alberto Rodríguez. Podemos votará en contra de la petición de explicaciones a Iglesias en pleno o comisión que reclaman PP y Ciudadanos, y contará con el apoyo de su socio en el Gobierno, el PSOE, así como de otros grupos que conformaron la mayoría de la investidura de Pedro Sánchez. El rechazo a la iniciativa no evitará una muy probable bronca política sobre uno de los principales asuntos que la derecha ha encontrado para desgastar al Gobierno.

La oposición al Ejecutivo ha agarrado la presa de la investigación sobre las cuentas del partido de Pablo Iglesias y no va a soltarla. Además de la solicitud de comparecencia del vicepresidente que dirime la Diputación Permanente, el PP registró este lunes una petición de comisión de investigación centrada en las cuentas de Podemos. Se trata de la primera iniciativa de los populares tras su apuesta por la moderación después de la destitución de Cayetana Álvarez de Toledo. “Sánchez debería apoyarla siguiendo su propia vara de medir con la que llegó al poder, que le obligaría a cesar a su vicepresidente. Si no, será responsable de un escándalo que afecta a su Gobierno”, afirmó el líder del PP, Pablo Casado. Álvarez de Toledo no asistirá a la Diputación y su puesto será cubierto por otro diputado, según fuentes populares.

El PP, único partido condenado en España como persona jurídica por corrupción, como beneficiario del “sistema de corrupción institucional” que para la justicia fue el caso Gürtel, inicia ahora una ofensiva contra Podemos por las presuntas irregularidades en sus cuentas. El partido de Pablo Iglesias está imputado por presunta malversación de fondos por un juzgado de instrucción de Madrid que acaba de iniciar la investigación tras la declaración de un exabogado del partido. La Fiscalía del Tribunal de Cuentas también ha apreciado indicios de delito en la contabilidad de Podemos de las elecciones generales del pasado 28 de abril del 2019.

El partido de Pablo Iglesias califica las acusaciones de meros “bulos” y “mentiras” y cargó contra el juez titular del Juzgado de Instrucción número 42 de Madrid, Juan José Escalonilla, que ha iniciado las pesquisas basándose en “rumores” —en referencia a las acusaciones en sede judicial del exabogado del partido José Manuel Calvente— para hacer un “roto mediático” al partido, según se quejó en Telecinco el secretario de Organización de Podemos.

Rodríguez expresó que su formación está dispuesta a que abordar en el Parlamento la financiación de los partidos españoles, pero no solo sobre Podemos. “Estamos dispuestos a que se abra una comisión de investigación sobre la existencia de cloacas y financiación de partidos políticos, pero para todos”, insistió.

Podemos contará con el apoyo del PSOE, según transmitieron fuentes parlamentarias socialistas a EL PAÍS. En el sector socialista del Gobierno hay distintas sensibilidades sobre el asunto pero la decisión que se ha adoptado es votar no a la comparecencia que reclaman los partidos de la derecha. La ministra de Defensa, Margarita Robles, defendió en la cadena SER, preguntada sobre si Iglesias debía dar explicaciones, que “la transparencia siempre es buena, el control parlamentario siempre es positivo”, aunque dijo que creía que eso eran decisiones “que tienen que tomar otros”.

Los socios de Gobierno necesitan el apoyo de otros grupos para tumbar la iniciativa, porque cuentan con 30 votos de los 68 escaños que forman la Diputación Permanente. Fuentes socialistas y de Unidas Podemos confiaron en que así será. EH Bildu confirmó a EL PAÍS que se sumará al rechazo a la comparecencia de Iglesias, mientras otros como ERC aseguraron estar estudiándolo.

Los partidos de la mayoría de la investidura de Pedro Sánchez se apartarán del Gobierno en otro asunto: la salida de España del rey emérito. ERC, Junts per Catalunya, EH Bildu, CUP y BNG comparecerán este martes conjuntamente para denunciar la negativa del Ejecutivo a dar explicaciones en sede parlamentaria por la marcha de Juan Carlos I.

Lo más visto en...

Top 50