Partidos políticos

Ciudadanos releva por sorpresa a su candidata en Cataluña a meses de las elecciones

Carlos Carrizosa sustituye a Lorena Roldán como aspirante a la presidencia de la Generalitat

La líder de Ciudadanos en Cataluña, Lorena Roldán.
La líder de Ciudadanos en Cataluña, Lorena Roldán.Quique García / EFE

En una decisión sorpresiva y a pocos meses de las elecciones catalanas, Ciudadanos ha decicido relevar a su candidata a la presidencia de la Generalitat, Lorena Roldán, y sustituirla por su compañero Carlos Carrizosa. El partido anunció la noche de este miércoles, por medio de un comunicado, que la diputada dará un paso atrás y que el nuevo cabeza de lista será el presidente del grupo parlamentario de Cs. La formación que ganó las últimas elecciones en Cataluña revoluciona así su candidatura con la intención de dar la vuelta a las encuestas, que no le son favorables.

El comité permanente de Ciudadanos se reunió este miércoles de forma extraordinaria y decidió por unanimidad que Carrizosa sea el nuevo candidato de la formación, una resolución que ahora tendrá que ser ratificada por el comité ejecutivo, la dirección ampliada. Roldán seguirá ejerciendo como portavoz adjunta de la ejecutiva nacional de Ciudadanos y como portavoz en el Senado, según la nota, que agradece a la diputada “su dedicación y su compromiso personal y político con el proyecto de Ciudadanos y el trabajo desempeñado especialmente en Cataluña como portavoz y candidata de la formación”. Ella ha aceptado dar un paso atrás.

El partido argumenta el relevo de Roldán por Carrizosa en que quiere hacer un “esfuerzo de transversalidad” para propiciar una candidatura conjunta de los partidos “constitucionalistas” en Cataluña. Aunque las elecciones catalanas aún no tienen fecha, a la espera de que el president Quim Torra decida pulsar el botón electoral, los partidos ya han puesto en marcha sus maquinarias electorales y Ciudadanos ha propuesto a PSC y PP una coalición para concurrir juntos a las urnas, que los socialistas catalanes ya han descartado y el PP está estudiando.

El comunicado de Cs asegura que la elección de Carrizosa busca plantear a las otras formaciones un candidato que tenga “exclusivamente cargo público en Cataluña, para que no pueda ser identificado como un candidato de siglas y difumine cualquier idea de partidismo, facilitando así la futura coalición constitucionalista”. Carrizosa es, en todo caso, compañero de partido de Roldán: el abogado es jefe de la oposición en Cataluña como presidente del grupo parlamentario de Cs, mientras que Roldán era la portavoz del grupo y la líder del partido en Cataluña.

La diputada por Tarragona fue elegida por primarias en julio del año pasado como candidata a la presidencia de la Generalitat de Ciudadanos con el 86,6% de los apoyos de las bases. Una decisión del comité permanente del partido —la ejecutiva reducida— revoca ahora ese mandato de la militancia. El partido argumenta que el movimiento es válido según los estatutos porque se encuadra en el supuesto de excepcionalidad política, económica y sanitaria como el que atraviesa España.

Roldán fue una apuesta personal del exlíder de Cs, Albert Rivera, que vio en ella la posibilidad de emular el éxito electoral de Inés Arrimadas en 2017, lo que en círculos del partido se llamaba la “operación clonar a Arrimadas”. La entonces ganadora de las elecciones en Cataluña es ahora la líder del partido, tras la dimisión de Rivera, y ha imprimido un nuevo rumbo estratégico y quiere hacer sus propias apuestas.

La candidata destituida acumulaba meses de malos resultados en las encuestas, influidos por el desplome electoral de Cs en las últimas generales, pero no solo. En el último barómetro del CEO, el centro de estudios de opinión de la Generalitat, Roldán aparecía peor valorada entre los votantes de Ciudadanos que Carrizosa, pero también que Miquel Iceta, líder del PSC; Salvador Illa, ministro de Sanidad del mismo partido, y Alejandro Fernández, candidato del PP.

Cs mueve ficha en un movimiento pensado para remontar sus expectativas electorales, que según el mismo barómetro, del pasado mes de julio, están hoy en el entorno de los 19 escaños en el Parlament, lejos de los 36 que logró Arrimadas en 2017. El PSC y el PP eran hasta ahora los principales beneficiarios de la caída de Cs, y los de Arrimadas buscan retener ese trasvase recurriendo a un valor seguro para los suyos como Carrizosa, un perfil duro contra el independentismo y bregado en el Parlament.

En la decisión hay claves también de lealtades y equilibrios internos: Carrizosa era el hombre de confianza de Arrimadas en Cataluña y Roldán siempre fue la candidata de Rivera.

Lo más visto en...

Top 50