Castilla y León, Castilla-La Mancha y Aragón reclaman ayudas europeas como “zonas más desfavorecidas” por la despoblación

Los tres presidentes autonómicos piden que la Unión favorezca a Soria, Cuenca y Teruel en el próximo mapa de ayudas regionales

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernandez Mañueco (centro) saluda a los presidentes de Aragón, Javier Lamban (izquierda) y Castilla La Mancha, Emiliano García-Page (derecha) a su llegada en Soria.
El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernandez Mañueco (centro) saluda a los presidentes de Aragón, Javier Lamban (izquierda) y Castilla La Mancha, Emiliano García-Page (derecha) a su llegada en Soria.Wifredo García / EFE

La España más despoblada se une para pedir el auxilio de Europa. Los presidentes de Castilla y León, el popular Alfonso Fernández Mañueco; de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García-Page; y de Aragón, Javier Lambán (también del PSOE), han formalizado este viernes en Soria una solicitud al Gobierno central y a la Unión Europea para que se destinen más fondos desde Bruselas para atender la despoblación, particularmente en Soria, Cuenca y Teruel. Los tres líderes territoriales han sido claros: quieren que estas tres provincias sean consideradas como “zonas desfavorecidas”, y así nutrirse de más recursos, bajadas de impuestos y ayudas a las empresas locales del medio rural.

Cuenca, Soria y Teruel son las tres provincias con menor densidad de población en España (habitantes por kilómetro cuadrado), y por ello los tres presidentes autonómicos han puesto el énfasis en ellas. En el caso de Castilla y León, siete de cada diez municipios cuentan con una densidad inferior a los 10 vecinos por kilómetro cuadrado, un umbral por debajo del cual la Unión Europea ve un riesgo grave, que denomina “desierto demográfico”. Esta situación ha favorecido que Mañueco, Lambán y García-Page, que pertenecen a partidos distintos, hayan unido esfuerzos para hacer frente a un problema compartido: el abandono de los pueblos. En el acto de este viernes, el mandatario aragonés ha señalado: “Hacer España desde el sentido común es bastante mas fácil desde las comunidades autónomas que en la capital”.

El problema en estas comunidades es más claro si se amplía la mirada: solo 59 de las 657 localidades de Cuenca, Teruel y Soria se encuentran por encima del millar de vecinos, según el Instituto Nacional de Estadística. La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) establece que los municipios con menos de 1.000 habitantes se encuentran “en riesgo de desaparición”. Al respecto, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page ha asegurado: “Hay que ver el despoblamiento no como un drama o un problema, sino como una oportunidad”. Por otro lado, su homólogo en Castilla y León, el popular Fernández Mañueco, ha indicado que las comunidades autónomas tienen “mucho que decir” y ha recordado que “la España de las autonomías es quien ha estado en la primera línea de la lucha contra el coronavirus”. De hecho, Soria y Cuenca fueron las dos provincias en donde hubo más contagios por covid-19, según los datos del estudio de seroprevalencia (es decir, quiénes han pasado por la enfermedad, y por tanto, han creado anticuerpos) del Ministerio de Sanidad.

El fondo europeo contra la despoblación

Estas tres comunidades, junto con Asturias, La Rioja y Galicia, suscribieron en Zaragoza, hace dos años, un documento en el que solicitaban líneas específicas en el reparto de fondos desde Bruselas. En 2018, el grupo de trabajo sobre despoblación y envejecimiento de los Parlamentos regionales de Europa mantuvo varias reuniones encabezadas por la entonces presidenta de las Cortes de Castilla y León, y coordinadora de la mesa, Silvia Clemente (PP).

Finalmente, el Parlamento Europeo aprobó el año pasado que la despoblación se convirtiese en un criterio al repartir los fondos de cohesión en el periodo 2021-2027. Para poder recibir esta ayuda, el territorio que lo solicite debe tener una densidad de población de 12,5 habitantes por kilómetro cuadrado. Un criterio que cumplen las tres provincias.

A través de esta declaración, Castilla-La Mancha, Castilla y León y Aragón formalizan la petición para que el Gobierno central incluya a las zonas más despobladas de estas comunidades como NUT3 —categoría que se le da a quienes cumplen los requisitos para recibir ayudas económicas por baja población—. Además, pedirán que se considere algunas comarcas dentro de sus territorios. La Red de Áreas Escasamente Pobladas del Sur de Europa ha señalado como un “paso positivo” la reunión y se ha puesto a disposición de los Ejecutivos autonómicos.

Los tres presidentes se han emplazado para una reunión telemática en los próximos días. De igual forma, han adelantado que habrá otra cumbre después del verano, donde se prevé la participación de ocho regiones más. En las próximas conferencias se abordará otro tema que ha sido una reivindicación de prácticamente todos los territorios: reformular el sistema de financiación autonómica, que actualmente no toma en cuenta el criterio de dispersión poblacional.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50