España y Marruecos suspenden los vuelos y conexiones marítimas de pasajeros hasta nueva orden

Madrid y Rabat trabajan en “coordinación total” para hacer frente a la pandemia del coronavirus

El rey de Marruecos, Mohamed VI, en Rabat, el pasado febrero. En vídeo, Marruecos suspende el tráfico aéreo y marítimo con España.

Las autoridades de Marruecos han suspendido de forma coordinada con España los vuelos procedentes y en dirección a España, así como el tráfico marítimo de pasajeros entre los dos países, según informó el jueves por la tarde la agencia oficial marroquí MAP. En Marruecos hay siete casos confirmados de coronavirus y solo ha muerto una mujer de avanzada edad.

La decisión se ha tomado con una “coordinación total” entre los dos Estados para luchar contra la pandemia, según señala el comunicado. La medida fue consensuada entre los dos monarcas, Mohamed VI y Felipe VI, así como entre los responsables de los ministerios del Interior y de Asuntos Exteriores de ambos países.

En Marruecos hay 12.000 españoles registrados en los siete consulados del país. Pero también hay miles de turistas españoles, que llegan a diario a través de los puertos de Tánger, cruzando las fronteras de Ceuta y Melilla o mediante vuelos directos con Madrid, Sevilla y Valencia, entre otras ciudades.

Las autoridades españolas asignadas en Marruecos son conscientes de que muchos de ellos intentarán regresar a España. Hay varias formas de hacerlo. Marruecos cerró las fronteras lindantes con Ceuta y Melilla desde las seis de la mañana de este viernes 13 de marzo, pero avisó a las autoridades españolas de que dejará abierto esos pasos fronterizos a partir de la tarde del viernes para que puedan regresar a España los españoles que así lo deseen.

El Gobierno marroquí también ha suspendido los vuelos con destino y origen en Argelia, país donde hay 26 infectados y dos víctimas mortales. Por el momento, siguen en funcionamiento las conexiones de vuelos con otras ciudades europeas, como Amsterdam o Lisboa. Sin embargo, las conexiones aéreas y marítimas de Marruecos con Francia han sido canceladas también hasta nueva orden, de común acuerdo con las autoridades francesas.

Marruecos ha ido incrementando día a día las medidas de prevención. Los partidos de fútbol se celebran a puerta cerrada. Las festividades religiosas locales, llamadas moussems, han quedado suspendidas. Este miércoles sucedió un hecho inédito: durante el nombramiento de cuatro nuevos jueces del Tribunal Constitucional se suspendió la ceremonia del besamanos. Los participantes se limitaron a inclinar la cabeza y el torso frente al monarca a varios metros de distancia. No obstante, las oraciones multitudinarias de los viernes en las mezquitas no han sido suspendidas.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS