Cayetana Álvarez de Toledo

Álvarez de Toledo se desmarca del PP y del 8-M: “Soy feminista amazónica y en mi nombre no habla nadie”

La responsable del área social del partido, Cuca Gamarra, fija la posición de su formación: “Yo soy feminista y estoy en política para trabajar en este sentido”.

La portavoz parlamentaria del PP, Cayetana Álvarez de Toledo, durante la rueda de prensa que ha ofrecido tras la reunión de la Junta de Portavoces, este martes en el Congreso. En vídeo, fragmento de las declaraciones de Álvarez de Toledo.FERNANDO ALVARADO (EFE) / atlas

La portavoz del PP en el Congreso de los Diputados, Cayetana Álvarez de Toledo, ha vuelto a protagonizar un desmarque total y sin matices de la posición oficial de su partido este martes. En esta ocasión ha sido con motivo de la participación de la cúpula popular en la manifestación oficial prevista para el 8-M en Madrid a favor de los derechos de las mujeres y el feminismo y contra la violencia machista. Álvarez de Toledo ha asegurado con firmeza que ella no acudirá y se ha pronunciado contra las tesis que evidencian que en España sigue existiendo discriminación por razón de sexo y se ha declarado “feminista amazónica de la escuela de Camille Paglia”, que rechaza las posiciones del feminismo que considera víctimas a las mujeres por el hecho de serlo. La dirigente popular ha criticado esas posturas que ve dominantes y paternalistas: “En mi nombre no habla nadie, ni hombre ni mujer”.

Las palabras y el discurso contra el “feminismo identitario y de bloques homogéneos” elaborado por Álvarez de Toledo en el Congreso se desataron cuando se le preguntó en concreto por la posición que marcó este martes la vicesecretaria del área social del PP, Cuca Gamarra, en el programa Los desayunos de TVE. Al preguntarle por el cambio de postura del partido, que ha rectificado y quiere acudir este año a la gran manifestación que se celebrará en Madrid el 8-M, Gamarra justificó así el giro de su formación: “Las cosas van evolucionando y a eso es a lo que responde la decisión de acudir, porque la situación se está polarizando y consideramos que ante esa polarización debemos hacer algo para no dividir en la sociedad a las mujeres entre buenas y malas y trasladar un mensaje de unidad”.

“Cuando hablamos de igualdad no podemos permitirnos el lujo de dividirnos y ese es el principal motor para estar en las manifestaciones como, de una manera muy personal, han estado cientos de mujeres que representan al PP en las instituciones”, ha añadido en TVE Gamarra. La popular ha defendido que el PP irá a la marcha de Madrid, en su propio espacio, con una importante representación de dirigentes nacionales, diputadas y de instituciones madrileñas donde gobiernan, como el Ayuntamiento y la Comunidad. Gamarra no ha confirmado si finalmente acudirá a la convocatoria del 8-M la presidenta regional, Isabel Díaz Ayuso, y tampoco lo hizo con respecto a Álvarez de Toledo. Lo que sí intentó fue explicar que en el partido hay sensibilidades o almas diferentes también sobre ese asunto: “El PP no es ninguna secta y está muy bien que pueda haber división o diferentes posiciones o ideas”.

A Gamarra se le recordó en ese momento que el año pasado, con motivo de la preparación de la gran manifestación para el 8-M, se le preguntó a Álvarez de Toledo y señaló que ella no se consideraba feminista. Gamarra fue contundente en fijar su criterio totalmente contrario: “Yo lo soy [feminista] y estoy en política para trabajar en este sentido”.

Tras la junta de portavoces del Congreso, Álvarez de Toledo compareció este martes y fue interrogada por esas divergencias con Gamarra. “Yo soy feminista amazónica de la escuela de Camille Paglia”, aseguró. Y a continuación desgranó la polémica dirigente popular algunas teorías expresadas por la intelectual y feminista norteamericana, que publicó en 1990 en el libro Sexual personae, contra el feminismo que promueve “el odio al hombre”. Álvarez de Toledo entiende que sobre el feminismo hay actualmente dos enfoques posibles. “Uno que lo contempla como una protesta enfadada y pesimista contra una presunta victimización de las mujeres. Una reivindicación contra los hombres. Esa no es mi manera de enfocarlo de ninguna manera", ilustró. “Y otra”, añadió, "como una celebración de la impresionante transformación y de los avances que ha vivido España en estos 40 años, en los que se ha convertido en una de las mejores democracias del mundo”.

“En España, las mujeres nacemos libres para elegir nuestras carreras. Las mujeres no somos víctimas, esa es una idea falsa, que no nos ayuda a las mujeres y que las lleva con una mano paternalista o maternalista”, defendió la portavoz del PP en el Congreso. A diferencia de otros países, aseguró Álvarez de Toledo, España disfruta de la “inmensa suerte” de estar “entre los mejores lugares para nacer de las mujeres”. Y ahí citó algunos ejemplos de mujeres que han ostentado o aún ostentan cargos de la mayor representación en España, como la presidencia del Congreso, el Senado y varias portavoces parlamentarias.

La diputada popular sostuvo así que “el enfoque” del feminismo no puede ni debe ser el que apunta a las mujeres como víctimas de los hombres, maridos, hermanos o padres: “No voy a ir a la manifestación, no voy a acudir”. Y a continuación defendió: “Las mujeres no somos bloques identitarios o monolíticos, las mujeres no somos colectivos, no todas sentimos lo mismo. Estoy en contra de caer en la colectivización de la mujer, en mi nombre no puede hablar nadie, ni hombre ni mujer. No pienso lo mismo que Irene Montero o Carmen Calvo porque yo nací con los mismos órganos que ellas”.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50