Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Las mejores máquinas para hacer hielo en solo unos minutos

Las siguientes propuestas permiten fabricar hielo en casa fácilmente y tenerlo a mano cuando más lo necesitemos

Analizamos en profundidad y ponemos nota a las mejores máquinas de hacer hielo para el hogar de marcas destacadas como Koenig o Princess, entre otras.
Analizamos en profundidad y ponemos nota a las mejores máquinas de hacer hielo para el hogar de marcas destacadas como Koenig o Princess, entre otras.

Es probable que muchos usuarios no se hayan planteado la opción de comprar una máquina de hacer hielo para su casa. Otros quizás sí, pero no lo han hecho porque no lo consideran un producto útil. Lo cierto es que un electrodoméstico de estas características —hablamos de los modelos portátiles enfocados a entornos residenciales— es una buena alternativa. ¿La razón? Nos asegura tener siempre hielo y no depender de las bolsas que se venden en tiendas y superficies comerciales.

Su funcionamiento no reviste de especial complejidad y en unos pocos minutos los cubitos están listos para consumir o guardar en el congelador si queremos utilizarlos en otro momento. Ahora bien, hay que considerar un matiz importante. Su tamaño y forma no es como la de los hielos a los que estamos acostumbrados: recuerdan a una bala y, por lo tanto, son más pequeños, aunque tenemos la opción de elegir entre varias dimensiones.

¿Qué máquinas de hacer hielo hemos elegido?

Estos son los modelos elegidos: Fooing (7,25), H.Koenig KB14 (7,5), Klarstein Mr. Silver-Frost (8,5)y Princess 283069 (7,5). Al analizarlos, se han tenido en cuenta los siguientes aspectos:

  • Diseño: por un lado, las dimensiones para buscarle un hueco en la cocina, pues no todos los usuarios disponen del mismo espacio, y por otro la calidad de fabricación.
  • Capacidad: referida a la cantidad de agua que podemos verter en el compartimento correspondiente. Cuanto mayor sea esta capacidad, mucho mejor.
  • Rendimiento: si la máquina funciona correctamente, ¿tarda mucho tiempo en expulsar los hielos?, ¿la forma es correcta?
  • Experiencia de uso: si el electrodoméstico ha respondido a nuestras expectativas y se maneja de forma fácil. Además, hemos tenido en cuenta el nivel de ruido que emite, la limpieza de la máquina y características extra como la incorporación de un temporizador.

Comparativa sobre las mejores máquinas de hacer hielo portátiles: así las hemos probado

Para la realización de esta comparativa, hemos tenido en cuenta las recomendaciones que cada fabricante ha incluido en las instrucciones de su máquina antes de utilizarla. A partir de aquí y durante las pruebas realizadas —usamos agua mineral fría— hemos comprobado principalmente cómo funciona cada una, el ritmo al que trabaja y el tipo de hielo que proporciona.

La máquina de hacer hielo Klarstein Mr. Silver-Frost ha obtenido la mejor valoración de la comparativa. Denota una buena potencia y rendimiento, y eso se percibe cuando comparamos el tamaño y el diseño de los cubitos. Es la mejor. Hacemos mención especial también a su diseño y calidad de los acabados.

Fabricadora de hielo Klarstein Mr. Silver-Frost: nuestra elección

Disponible en dos colores, blanco y negro, desde el punto de vista del diseño la máquina de hacer hielo Klarstein Mr.Silver-Frost posee una de las estéticas más bonitas de la comparativa. Además, se nota que el fabricante ha cuidado muy bien los detalles como el acabado de las patas antideslizantes y la incorporación —en la zona frontal— de una pantalla LCD retroiluminada en azul.

Ficha técnica

Potencia y materiales: 150 vatios / Acero inoxidable y plástico.
Tamaño de los cubitos y depósito: pequeños, medianos y grandes / 3,3 litros.
Temporizador: sí, ajustable de 30 minutos a 19,5 horas.
Volumen de producción: hasta 15 kg por día.
Dimensiones y peso: 300 x 380 x 370 mm / 11 kg.
Otros: pantalla LCD retroiluminada en azul, tapa con ventanilla, salida de agua, indicador de nivel de agua, reloj, patas de goma antideslizantes, avisa si la capacidad del contenedor para los hielos está al máximo y si es necesario añadir más agua.

Como es de prever, debajo de este display se encuentran los botones para manejarla. Son los siguientes: encender/apagar el electrodoméstico, ajuste de la hora, función temporizador y tamaño de los cubitos de hielo (existen tres opciones entre las que elegir).

Por otro lado, y al igual que ocurre con los modelos Fooning y H.Koenig KB14, la máquina avisa al usuario si el depósito del agua (es el más grande de todos porque su capacidad es de 3,3 litros) está vacío. También se detiene y, por lo tanto, deja de funcionar cuando la bandeja donde se depositan los cubitos alcanza el máximo de su capacidad.

Arroja la potencia más alta (150 vatios) y eso se percibe en el rendimiento y en lo rápido que procesa y transforma el agua en hielo. En lo que respecta a las tareas de limpieza, siguiendo las recomendaciones de su manual de instrucciones no tendremos ningún problema. Otros datos de interés son: su carcasa de acero inoxidable y la pala para recoger los cubitos.

  • Lo mejor: diseño, calidad de construcción y rendimiento.
  • Lo peor: es una de las opciones más caras.
  • Conclusiones: aunque no se sitúa entre las máquinas para hacer hielo en casa más económicas, destaca por su alta potencia, rendimiento y materiales. Además, el tamaño y la forma de los cubitos es la mejor.

Fabricadora de hielo Princess 283069: la alternativa

Su diseño sigue la estética que poseen estos electrodomésticos, por lo que enseguida se reconoce. La máquina de hacer hielo Princess 283069 no ocupa mucho espacio y tampoco se siente demasiado pesada, características que se agradecen si tenemos que transportarla de manera puntual en nuestros desplazamientos. En cuanto a su fabricación, se ha utilizado plástico ABS: su calidad se ve buena y la impresión que transmite es de una óptima durabilidad.

A diferencia de otros modelos, hemos necesitado algo más de tiempo para manejar correctamente los ajustes de su pantalla LCD digital y no depender tanto de su manual de instrucciones. En concreto, nos ha pasado cuando hemos activado, por un lado, la función del temporizador y, por otro, la opción que permite establecer un tiempo de congelación concreto.

En cambio, el ajuste del tamaño de los cubitos de hielo (pequeño, mediano o grande) es muy fácil. A este respecto, la capacidad del depósito donde se echa el agua es bastante más grande que la de otros modelos de la competencia: 2,8 litros. Como aprovecha bien sus 120 vatios de potencia, esto le permite ofrecer un buen rendimiento. Así, y aunque su fabricante promete hasta nueve cubitos de hielo en 10 minutos, en nuestras pruebas invirtiendo ese mismo tiempo obtuvimos siete.

Fabricadora de hielo H.Koenig KB14: mejor relación calidad-precio

Tiene unas dimensiones de 240 x 360 x 320 mm, por lo que buscarle un hueco en la cocina es relativamente fácil. Pesa unos nueve kilogramos y su estructura está bañada en acero inoxidable, material que pone de manifiesto su buena construcción. Al incorporar una cubierta transparente, podemos echar rápidamente un vistazo a los cubitos de hielo que caen en su bandeja: el diseño de este accesorio es extraíble y está hecho del mismo plástico que encontramos en la cuchara que se comercializa con la máquina. Viene muy bien porque evita coger los cubitos con la mano.

La máquina de hacer hielo H.Koenig KB14 se caracteriza por su sencillez de uso gracias al panel de control situado en la parte frontal. Junto al botón de encendido (POWER), se encuentra SELECT que permite elegir el tamaño de los cubitos de hielo. Así, en función de nuestra elección, se retroilumina el indicador S o L; por defecto, está preparada para expulsar cubitos de tamaño L, es decir, grandes. En la práctica, sin embargo, este tamaño no es tan grande como el que ofrecen otras fabricadoras de hielo. Aun así, el ritmo de la máquina es bueno y constante.

La capacidad de la cubeta donde se vierte el agua es de 2,1 litros. Sabremos que es necesario rellenarla cuando el indicador que hay encima del control ADD WATER se pone en rojo. ¿Que el indicador del menú ICE FULL parpadea? Habrá que vaciar la bandeja donde se depositan los hielos: en este caso, la máquina interpreta que la bandeja ha alcanzado el máximo de su capacidad y, por lo tanto, deja de funcionar.

Fabricadora de hielo Fooing

Display digital, panel de control formado por cuatro botones para realizar los diferentes ajustes, cubierta superior con ventana transparente, función de autolimpieza, cubeta extraíble con capacidad para 100 hielos, cuchara para recoger directamente los cubitos… Estas son algunas de las características que reúne la máquina de hacer hielo Fooing, que se sitúa entre las más económicas de la comparativa.

Con unas dimensiones que se encuentran dentro de la media, su peso es de 7 kg. Mientras, el nivel de ruido que emite no resulta especialmente incómodo —con las demás nos ha sucedido algo similar—, de modo que la experiencia de uso no se ve afectada por este aspecto. En cambio, si comparamos la velocidad a la que trabaja percibimos que no es tan rápida como otras, a pesar de que su fabricante promete hasta seis cubitos de hielo en nueve minutos.

Y en lo que respecta al enfriamiento, lo mejor es que una vez que tengamos los hielos, los guardemos en el congelador si no tenemos pensado consumirlos en ese mismo instante, sino unos minutos más adelante. Es posible elegir entre dos tamaños (S y L) y también el color de la máquina: plata o blanca.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 13 de mayo de 2022.

[Recuerda que si eres usuario de Amazon Prime, todas las compras tienen gastos de envío gratuitos. Amazon ofrece un período de prueba gratuito y sin compromiso durante 30 días.]

Puedes seguir a EL PAÍS ESCAPARATE en Facebook e Instagram, o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS