Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Yale Linus Smart Lock: probamos la cerradura inteligente que hará que te olvides de las llaves

Esta cerradura conectada no solo permite bloquear o desbloquear la cerradura de la puerta de casa desde el teléfono móvil. También controlar quién entra y sale o dejar pasar a tus invitados

Así se ve la cerradura Yale Linus Smart Lock una vez instalada en la puerta. YALE
Así se ve la cerradura Yale Linus Smart Lock una vez instalada en la puerta. YALE

Yale Linus Smart Lock es una cerradura inteligente pensada para que te olvides de abrir o cerrar la puerta de tu vivienda como lo has hecho hasta ahora: en lugar de con llaves, se abre cuando detecta que te acercas (gracias a que reconoce la posición de tu teléfono móvil, al que se conecta por Bluetooth). La hemos probado junto al accesorio Yale Connect Wi-Fi Bridge, que ayuda a controlar y gestionar este acceso a través de la conexión a Internet con independencia del lugar en el que nos encontremos.

Primera toma de contacto

Se caracteriza por un diseño de alta calidad y resistente en el que predomina el metal. Con un peso de 623 gramos, mide 58 x 58 x 150 mm y está disponible en los colores plata y negro mate. Para funcionar necesita cuatro pilas de clase AA que van colocadas en su interior y con las que consigue una autonomía de varios meses. Además, cuenta con un pomo giratorio (admite movimientos de 360º) para abrir y cerrar manualmente la Linus Smart Lock desde el interior de casa.

Antes de continuar, es conveniente matizar un tema importante: si estás pensando en adquirirla debes verificar si la puerta donde deseas instalarla es compatible. Para ello, el fabricante ha creado un test de compatibilidad disponible a través de su página web. Lo más probable es que no tengas ningún problema ya que esta compatibilidad se extiende a cerraduras de cilindro europeo, escandinavas y finlandesas. En nuestro caso, la cerradura sí era compatible pero el cilindro no, por lo que la firma nos facilitó para las pruebas su modelo de doble embrague HS-K-Linus.

Proceso de instalación sencillo

Tras cambiar el cilindro, instalamos la cerradura en la puerta, un proceso que se completa en unos pocos minutos. Aquí, el fabricante propone dos opciones de montaje: elegir entre una y otra dependerá de cuánto sobresale el cilindro en el lado interno de nuestra puerta. En cualquiera de los dos casos, eso sí, hay que dejar puesta de manera fija una llave, para luego anclar la cerradura.

El otro accesorio que añade Yale es un imán rectangular de reducidas dimensiones (se refiere a este con el nombre de Doorsense). Se coloca en paralelo a la cerradura pegado a la puerta y, con la ayuda de la aplicación móvil de la que hablaremos a continuación, ayuda a saber si la hemos dejado abierta o cerrada.

Lo mejor, lo peor y conclusiones

  • Lo mejor: calidad de construcción, facilidad de uso y aplicación
  • Lo peor: aunque las pilas duran muchos meses, en la aplicación no se puede consultar el estado actual de la batería.
  • Conclusiones: la instalación de la cerradura es bastante fácil y el proceso de configuración también. La aplicación Yale Access es muy completa e intuitiva a la hora de gestionar la cerradura.

Una aplicación muy completa

Vincularla y controlarla a través de Bluetooth con la aplicación Yale Access (disponible tanto para Android como iOS de manera gratuita) es sencillo. Lo primero es crear una cuenta de usuario para, a continuación, configurar la cerradura escaneando el código QR que hay detrás de la tapa donde están las pilas.

Los siguientes pasos incluyen un asistente de configuración y la calibración de la cerradura. No son especialmente complicados, pero conviene ir despacio para asegurarnos que el proceso se completa con éxito y no hay que repetirlo.

Compatible con asistentes de voz como Amazon Alexa, Google Assistant y Siri, la interfaz de la app tiene un diseño intuitivo y depurado para moverse libremente por sus diferentes opciones y que de un simple vistazo sepamos si la puerta principal de acceso se encuentra o no bloqueada. Además de llevar un control acerca del estado de la cerradura o abrirla y cerrarla automáticamente, es posible configurar notificaciones que avisen por ejemplo si se ha quedado abierta y disponer de un registro a modo de listado con las entradas y salidas (horarios y nombres de personas incluidos) a la vivienda.

Otra posibilidad, en nuestra opinión útil e interesante, consiste en dar acceso a terceras personas a la casa si viene una persona a limpiarla, a cuidar a niños o personas mayores y no estamos nosotros para abrirla. Le enviaremos una invitación para darle acceso e, incluso, es posible especificar franjas horarias y días.

Ficha técnica

  • Encriptación: tecnología de encriptación Bluetooth Low Energy, así como la encriptación AES y el protocolo TLS.
  • Aplicación: Yale Access para Android e iOS
  • Batería: cuatro pilas AA
  • Dimensiones: 58 mm (ancho) x 58 mm (profundidad) x 150 mm (largo)
  • Peso: 623 gr (con pilas)
  • Otros: placa de montaje, Doorsense, adhesivo de doble cara, llave Allen, compatible con los asistentes de voz más populares

Desde cualquier lugar

Si además adquirimos el dispositivo Yale Connect Wi-Fi Bridge, esto permitirá controlar y gestionar con independencia del lugar en el que nos encontremos la cerradura y, de este modo, sacarle mayor provecho. El único requisito es que dispongamos de una conexión a Internet. El citado producto, que se conecta a la corriente eléctrica, además de funcionar por Bluetooth incorpora tecnología Wi-Fi de 2,4 GHz.

Tras algo más de un mes de pruebas, podemos destacar que el motor interno de la cerradura no resulta ni molesto ni ruidoso. Es un producto que no solo presenta buenos acabados y calidades de construcción; también resulta efectivo y cumple con lo que promete.

La competencia

  • Nuki Smart Lock 2.0: este combo incluye la cerradura inteligente Smart Lock y el dispositivo Nuki Bridge para gestionar desde cualquier lugar a través de una conexión Wi-Fi.
  • Tesa Assa Abloy: trae integrado su propio cilindro. Puede abrirse desde el teléfono móvil, un teclado numérico que se adquiere por separado o un mando a distancia.
  • Ultraloq UL3 BT: incorpora tecnología Bluetooth, teclado digital táctil y huella dactilar biométrica, y ofrece función de bloqueo automático.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 8 de octubre de 2021.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción