Dormir
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Palacio Condes de Cirac, en casa de un conquistador en Villalba de Rioja

Ocho cuidadas habitaciones en un palacete del siglo XVI reconvertido en hotel rural

Una de las habitaciones del Palacio Condes de Cirac, en Villalba de Rioja (La Rioja).
Una de las habitaciones del Palacio Condes de Cirac, en Villalba de Rioja (La Rioja).
Puntuación: 7
Arquitectura7
Decoración9
Mantenimiento7
Confortabilidad7
Aseos7
Ambiente5
Desayuno8
Atención8
Tranquilidad8
Instalaciones5

Entre el Aconcagua y los montes Obarenes hay una distancia tan notable en horizontal (10.740 kilómetros) como en vertical (unos 6.200 metros), pero eso no impidió que el conquistador Pedro Ruiz del Castillo reconociera ciertas similitudes paisajísticas entre los valles que hienden sendas montañas a uno y otro lado del Atlántico. El fundador de la Ciudad de Mendoza del Nuevo Valle de La Rioja, convertida en una de las principales urbes argentinas y su principal viñedo, nació en 1521 en un palacete en Villalba de Rioja bien aparente que, según algunos cronistas, perteneció más tarde a los condes de Cirac y a los de Castillo Fiel. Sus escudos de armas figuran incrustados en un lateral de la fachada de la hoy casa rural boutique Palacio Condes de Cirac, cuya tosquedad secular en nada anticipa sus interiores. La transformación de estos sillares en hotel ha aportado al caserón una pulcritud insospechada en el medio rural, y al pueblo, un nuevo viso de prosperidad más allá de su industria vitivinícola.

Cuando hace bueno, las horas se pasan entre las mesitas de la terraza, a veces acreedora a la visita de numerosos senderistas del Camino de Santiago. No menos acogedor es el vestíbulo, que oficia al mismo tiempo de cocina y de comedor, tras un venerable arco gótico que configura la entrada. Otro salón invita al resguardo otoñal desde un sofá corrido frente a una estufa de pellets siempre encendida.

La escalera principal del Palacio Condes de Cirac.
La escalera principal del Palacio Condes de Cirac.

Apenas ocho habitaciones se ofrecen como digno hospedaje. Pero qué nobles dormitorios y qué estupendas suites bajo cubierta, decoradas con mucho mimo y buen sentido del gusto. Su abuhardillamiento con vigas de madera realza un carácter romántico y temperado irresistible para la mayoría de sus incondicionales. Con su tamaño regio y base viscoelástica, las camas ocupan gran parte del espacio, cinchadas por una manta artesana de mohair. Algunas cuentan con una bañera exenta; todas, con una ducha de efecto lluvia. De porte minimalista y exclusivos para el establecimiento, los muebles han sido diseñados por el interiorista Francesc Rifé. Incluso los interruptores eléctricos acreditan el toque clásico y combinable de los 63 colores originales ideados por Le Corbusier.

La reforma del palacete exigió el hormigonado en puro de sus techos. De ahí que la escalera que enlaza las dos plantas constituya ahora el mayor atractivo arquitectónico del hotel. Entre los reclamos puramente hospitalarios destacan el bizcocho casero y el jamón pimentonado del desayuno.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Palacio Condes de Cirac

  • Dirección: calle de Carramonte, 19B. Villalba de Rioja (La Rioja)
  • Teléfono: 632 67 51 45
  • Web: palaciocondesdecirac.es
  • Instalaciones: vestíbulo con cocina y comedor, salón de estar, terraza bar
  • Habitaciones: 5 dobles y 3 suites
  • Servicios: una habitación adaptada para discapacitados; animales domésticos prohibidos
  • Precios: desde 109 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos; se alquila también la casa completa por 500 euros la noche.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS