Silencio, es una playa

A media hora de Cudillero se esconde, bajo un acantilado, una de las más espectaculares playas de la costa asturiana

Vista de la playa del Silencio, en Asturias.
Vista de la playa del Silencio, en Asturias. Samu Sánchez

La playa del Silencio no siempre hace honor a su nombre. Con la marea alta, cada vez que una ola se retira -y tratándose del Cantábrico, casi siempre hay olas-, cientos de cantos y guijarros son arrastrados hacia el interior del mar como si no quisieran formar parte de tierra firme. El ruido que provocan acompaña al oleaje y hace de este tranquilo rincón en la costa asturiana un lugar singular. Cerca, hacia el este, a 16 kilómetros, está el turístico y bello pueblo de Cudillero, uno de los lugares más visitados del norte. Viajando hacia al oeste, a 42 kilómetros, Navia. Toda la escarpada costa entre estas dos localidades es espectacular, con numerosas playas accesibles y preparadas para plantar la sombrilla, pasar el día y jugar en la arena.

Pero la del Silencio es otro tipo de playa. Una en la que puedes sentarte en una roca y observar la cala que se forma, desde el pico que se levanta a la derecha hasta la costa que se va perdiendo a la izquierda hacia la luz de un faro. A pocos metros de la línea de playa, se erigen media docena de peñascos y basta con entrecerrar los ojos, y ejercitar un poco la imaginación, para colocar allí un barco pirata, escondido en la ensenada, esperando la llegada de una barquichuela cargada de alguna mercancía de contrabando.

Acceder a la playa, no es sencillo. Aunque se puede llegar en coche hasta donde empieza el camino que baja, es mucho más agradable dejar el coche en Castañeras y dar un pequeño paseo hasta el acantilado, donde comienza la senda -bien señalada y preparada- para salvar el desnivel. Abajo esperan 500 metros de playa, con poca arena y menos gente. Y como esta playa, una docena más que aparecen cada pocos kilómetros: Concha de Artedo, San Pedro, Otur o Cadavedo, por citar un puñado. Todas merecen la pena.

En la zona es fácil encontrar restaurantes donde comer bien. Estamos en Asturias. Y comer bien quiere decir casero, con calidad y en buena cantidad. Y todo tipo de precios, desde menús de dos platos (o fuentes más bien) por 8 euros a grandes comilonas pasando por algo un poco más elaborado.

Pero volvamos a la playa de Silencio. Pese a los cantos rodados y la cadencia armoniosa de la olas, emana tranquilidad. Si van, si la descubren, si se quedan fascinados por su belleza, guarden el recuerdo y no le cuenten a nadie dónde está. Los piratas se lo agradecerán.

Guía

Cómo llegar

Comer 

Información

  • La playa del Silencio está cerca del turístico pueblo de Cudillero. Se puede llegar  por carretera, por la N-632, unos 35 minutos desde Oviedo (50 kilómetros). También se puede llegar en transporte público: ALSA viaja hasta la localidad (desde Madrid en unas 8 horas desde 80 euros ida y vuelta). En tren, RENFE, llega hasta Gijón (desde 70 euros ida y vuelta). De ahí, hay que tomar otro tren, de vía estrecha a Cudillero.
  • Restaurante Arbichera. El Pito s/n (985 59 11 90). Comida casera.
  • Restaurante Fernando II. El Rellayo s/n (985 59 02 92). Fabadas, merluza de pincho y productos ecológicos.
  • Casona de la Paca. El Pitu s/n. (www.casonadelapaca.com; 985 59 13 03), una casa indiana muy acogedora. También ofrecen habitaciones. La doble, desde 106 euros (en temporada alta).
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS