FUERA DE RUTA

Ya no quedan tugurios en Nueva York

De la acústica única del Village Vanguard a los billares del Fat Cat, ruta por los mejores clubs de jazz de la ciudad

Se dice que durante la segunda mitad de los locos años 20, la meca del jazz cambió de escenario. El sonido o estilo Chicago se mudó a las calles de Manhattan cuando sus mejores instrumentistas cambiaron los míticos dive bars (locales pequeños, baratos, sucios y de mala reputación de los tiempos de la prohibición) por la Gran Manzana. Desde entonces, también se asegura que todos los grandes estilos del jazz tuvieron aquí su germen: desde el swing que inundó de sonido los años 30, al bebop que reinó en los 40, de la mano de genios como Charlie Parker, Dizzy Gillespie o Thelonius Monk. Recorrido actual por los mejores locales de la ciudad, desde los históricos e imprescindibles, a las propuestas más novedosas.

01 Village Vanguard

Imprescindible, por historia, atmósfera y sonido. Sobre su escenario a ras de suelo han grabado los grandes, como Coltrane o Bill Evans, y en el circuito actual muchos aspiran a hacerlo todavía. ¿El secreto? Una acústica especial que lo desmarca de otros clubes de jazz de la ciudad. La reverberación que experimenta la instrumentación en este sótano sin ventanas con 70 años de historia, unas cuantas mesas con sillas bastante apretadas y barra al fondo, lo hacen único. Aquí no hay jam sessions y los 25 dólares de la entrada dan derecho a una consumición por set (hay uno cada hora) y disfrutar de una de las mejores programaciones de Manhattan.

» 178 de la Séptima Avenida Sur - http://villagevanguard.com

02 Smalls

Joshua Redman, Brad Meldhau... No hace tanto tiempo que las nuevas estrellas del jazz tocaban en este pequeño sótano del Greenwich Village neoyorquino, con barra a la derecha y un montón de sillas orientadas hacia un escenario ubicado al fondo. Con mucha (y reciente) historia, nombres conocidos aceptan entrar (no más de 100 dólares por músico) en uno de sus tres conciertos por noche: el primero a las siete (solos, dúos o tríos) el segundo a las nueve y el tercero a medianoche. Luego está la jam session, una de las más populares de la ciudad (hay que apuntarse en una lista para entrar). La entrada por noche es de 20 dólares (10 si es sólo para el último pase). Quienes tocan en la jam, no pagan.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

» 183 Oeste de la calle 10 - www.smallsjazzclub.com

03 Fat Cat

Generoso en dimensiones y de aspecto algo sórdido entre semana, Fat Cat, en el West Village, no parece a priori un club de jazz; de hecho la gente acude, principalmente, a jugar. Billares, mesas de ping pong, futbolines y tablas de shuffleboard (una mezcla entre el curling y la petanca en formato salón) campan por el local, que reserva también algo de espacio para un piano, una batería y una late jam cada noche a partir de las doce y media. El escenario está rodeado de sofás viejos y aunque a diario el público escasea, los fines de semana hay que hacer cola. El ambiente es tan relajado que cuando aprieta el hambre sólo hay que cruzar la calle hasta el take away de enfrente y regresar con la pizza todavía humeante; ningún problema. Aunque el nivel del cartel es más bajo, tiene conciertos interesantes, entrar sólo cuesta tres dólares y hay latas de cerveza (más económicas) en la barra.

» 75 de Christopher St. con la Séptima Avenida. - www.fatcatmusic.org

04 Creole

Está en East Harlem, zona algo tensa por las noches, pero la entrada es gratuita y la jam de los martes merece la pena: puedes asistir a una sesión de improvisación abierta por Robert Glasper, un pianista con nombre y nominación a los Grammy. El club Creole se está haciendo popular gracias al potente cartel de esta cita semanal, jams en las que hay que tocar muy bien para subir (a riesgo de que te bajen si no es así).

» 2167 de la Tercera Avenida - www.creolenyc.com

05 Manhattan 'high class'

Birdland, Jazz Standard, Blue Note (www.bluenote.net), Iridium (www.iridiumjazzclub.com)... Son locales muy conocidos y selectos, con instrumentistas de mucho nombre en su programación y servicio de camareros para las mesas. Birdland tiene ya seis décadas de historia y el nombre en honor a Charlie Parker, cabeza de cartel la noche en que abrió sus puertas en Broadway, en 1949. En el Jazz Standard (www.jazzstandard.net), además de una hamburguesería en el piso superior, todos los lunes toca la mítica Mingus Big Band.

» 315 Oeste de la calle 44 (Midtown Manhattan) - www.birdlandjazz.com

06 The Stone

El carácter y la trayectoria de John Zorn, saxofonista con demostrada tendencia a las propuestas arriesgadas y experimentales, se plasman semanalmente en la programación de The Stone, de la que es responsable. Instrumentaciones mezcladas con bases electrónicas, entre otras rarezas, desfilan por el escenario de este local del Lower East Side.

» Esquina de la Avenida C y la calle dos - www.thestonenyc.com

07 Smoke

Los lunes por la noche la cita es en Smoke (www.smokejazz.com), club con jam session sumamente interesante en West Harlem. Sobre todo para quienes gusten de improvisaciones que puedan incluir derivaciones hacia otros géneros como el groove y el soul. Propuestas más abiertas como la del Zinc Bar, que incluye toques africanos, brasileños o latinos en su programación.

» 82 Oeste de la calle tres - www.zincbar.com

08 Del 'dive bar' al 'ballroom'

La oferta, evidentemente, resulta infinita, pero merece la pena visitar el 55 Bar (www.55bar.com), un dive bar donde Dave Binney tiene un bolo cada mes; el Next Door (129 de MacDougal St.) un restaurante pequeñito con velitas y ambiente íntimo que programa pequeños jazz ensembles todos los días; el Nublu (www.nublu.net) y el espacioso Highlight ballroom (http://highlineballroom.com), donde puedes encontrarte a Dave Douglas tocando mientras se proyecta Frankenstein, versión de cine mudo.

09 Jazz sobre las tablas

También hay buen jazz en algunos teatros neoyorkinos. Para empezar, uno mítico, el Carnegie Hall (www.carnegiehall.org), que cuenta con excelentes sesiones en el subterráneo Zankel Hall, uno de sus tres auditorios. El cartel del Lincoln Center (www.jalc.org) está avalado por Wynton Marsallis, encargado de la programación de jazz, quien además toca mensualmente al frente de su Lincoln Center Orchestra. Vinculado a esta institución, la Dizzy (http://jalc.org/dccc/index09.asp) ofrece también en un excelente cartel, pero con ambiente de bar.

Ambiente en el Nublu club jazz de Nueva York
Ambiente en el Nublu club jazz de Nueva YorkWWW.NUBLU.NET

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS