Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Luz en la oscuridad de Líbano

Luz en la oscuridad de Líbano

11 fotos

Líbano vive tiempos de pobreza, agitación y desastres. La explosión del puerto de Beirut en el verano de 2020 fue un símbolo del desplome de este país. La pandemia dio otro golpe a su pueblo

  • Un libanés se fuma un cigarro en Mar Mikhael, un barrio de Beirut conocido por su bulliciosa vida nocturna.   Llegué de Pakistán intoxicado de talibanes y burkas, y encontré un país ajeno, de mujeres de silicona y fiestas nocturnas, que con el tiempo se convirtió en mi hogar. Aterricé en Beirut con un paracaídas oxidado, con los miedos de una vida de fotógrafo freelance y con la promesa y el reto de crear una familia aquí.
    1Un libanés se fuma un cigarro en Mar Mikhael, un barrio de Beirut conocido por su bulliciosa vida nocturna.

    Llegué de Pakistán intoxicado de talibanes y burkas, y encontré un país ajeno, de mujeres de silicona y fiestas nocturnas, que con el tiempo se convirtió en mi hogar. Aterricé en Beirut con un paracaídas oxidado, con los miedos de una vida de fotógrafo freelance y con la promesa y el reto de crear una familia aquí.
  • La boda de Rudy y Mira. Se celebró en Beirut el 17 de mayo de 2020, en pleno confinamiento.   Fueron tiempos con más dudas que certezas. Pero poco a poco aprendí que Líbano había dejado de ser un país desconocido para mí. Como fotógrafo colaborador de The New York Times, he sido testigo de su caída y levantamiento, una y otra vez. Desde entonces he vivido su colapso, sus miedos, los fantasmas de la guerra civil, el origen y fracaso de la revolución, el legado y recuerdo de la explosión del puerto, las tensiones sectarias o la falta de electricidad que nos ha sumido en las tinieblas.
    2La boda de Rudy y Mira. Se celebró en Beirut el 17 de mayo de 2020, en pleno confinamiento.

    Fueron tiempos con más dudas que certezas. Pero poco a poco aprendí que Líbano había dejado de ser un país desconocido para mí. Como fotógrafo colaborador de The New York Times, he sido testigo de su caída y levantamiento, una y otra vez. Desde entonces he vivido su colapso, sus miedos, los fantasmas de la guerra civil, el origen y fracaso de la revolución, el legado y recuerdo de la explosión del puerto, las tensiones sectarias o la falta de electricidad que nos ha sumido en las tinieblas.
  • Una fotografía tomada en los primeros momentos de la llamada revolución libanesa, en octubre de 2019: en una calle de Beirut, una persona traslada un neumático para quemarlo en una barricada.    La fotografía es personal; la vida es personal. Después de todos estos años, Líbano me pide que cuente su historia que es también ya mi historia. Por eso, a través de la sinergia con la Universidad de San Jorge de Zaragoza, mi ciudad natal, y de la plataforma FotoEvidence me lanzo a publicar el fotolibro The Phoenician Collapse, apoyado por una campaña de crowdfunding, durante este mes de noviembre, para preparar una edición limitada de coleccionista.
    3Una fotografía tomada en los primeros momentos de la llamada revolución libanesa, en octubre de 2019: en una calle de Beirut, una persona traslada un neumático para quemarlo en una barricada.

    La fotografía es personal; la vida es personal. Después de todos estos años, Líbano me pide que cuente su historia que es también ya mi historia. Por eso, a través de la sinergia con la Universidad de San Jorge de Zaragoza, mi ciudad natal, y de la plataforma FotoEvidence me lanzo a publicar el fotolibro The Phoenician Collapse, apoyado por una campaña de crowdfunding, durante este mes de noviembre, para preparar una edición limitada de coleccionista.
  • El frigorífico de una mujer llamada Mariam en Bab al-Tabbaneh, un barrio de la ciudad de Trípoli, en junio de 2020, cuando la crisis económica se profundizaba.    The Phoenician Collapse traza un recorrido íntimo y visual a través del complicado tejido social libanés durante los últimos siete años de mi vida, en el transcurso de una de las peores crisis económicas que el mundo ha visto desde hace décadas, con la intención de crear memoria y despertar preguntas, mediante álbumes de luces y sombras, de un país que se tambalea en el precipicio.
    4El frigorífico de una mujer llamada Mariam en Bab al-Tabbaneh, un barrio de la ciudad de Trípoli, en junio de 2020, cuando la crisis económica se profundizaba.

    The Phoenician Collapse traza un recorrido íntimo y visual a través del complicado tejido social libanés durante los últimos siete años de mi vida, en el transcurso de una de las peores crisis económicas que el mundo ha visto desde hace décadas, con la intención de crear memoria y despertar preguntas, mediante álbumes de luces y sombras, de un país que se tambalea en el precipicio.
  • Una noria en Beirut con retratos de la familia Hariri, una poderosa dinastía libanesa.
    5Una noria en Beirut con retratos de la familia Hariri, una poderosa dinastía libanesa.
  • La explosión del puerto de Beirut, el 4 de agosto de 2020, dejó 217 muertos, 7.000 heridos y más de 300.000 vecinos desplazados de sus hogares, además de disturbios en las calles de la capita libanesa, como refleja esta imagen de aquellos días.
    6La explosión del puerto de Beirut, el 4 de agosto de 2020, dejó 217 muertos, 7.000 heridos y más de 300.000 vecinos desplazados de sus hogares, además de disturbios en las calles de la capita libanesa, como refleja esta imagen de aquellos días.
  • Un oso de peluche sobre un coche, dos días después de la tragedia de la explosión del puerto de Beirut, el 4 de agosto de 2020.
    7Un oso de peluche sobre un coche, dos días después de la tragedia de la explosión del puerto de Beirut, el 4 de agosto de 2020.
  • Dos libanesas se toman un selfi en The Grand Factory, en Beirut.
    8Dos libanesas se toman un selfi en The Grand Factory, en Beirut.
  • Proyección en pantallas de un discurso electoral del líder de Hezbolá, el clérigo Hasan Nasralá, ante decenas de miles de seguidores en Baalbek.
    9Proyección en pantallas de un discurso electoral del líder de Hezbolá, el clérigo Hasan Nasralá, ante decenas de miles de seguidores en Baalbek.
  • Una manifestación en octubre de 2019.
    10Una manifestación en octubre de 2019.
  • Mahmood, un refugiado sirio de Homs, pide medicamentos a un miembro de la ONG Endless Medical Advantage en un campamento del Valle de la Becá, unos 30 kilómetros al este de la capital. Según datos de Naciones Unidas, Líbano (6.800.000 habitantes) es el país con mayor concentración per capita de refugiados en todo el mundo, la mayoría sirios, más de un millón.rn
    11Mahmood, un refugiado sirio de Homs, pide medicamentos a un miembro de la ONG Endless Medical Advantage en un campamento del Valle de la Becá, unos 30 kilómetros al este de la capital. Según datos de Naciones Unidas, Líbano (6.800.000 habitantes) es el país con mayor concentración per capita de refugiados en todo el mundo, la mayoría sirios, más de un millón.