Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Balsa de Ves Albacete

Un parque infantil en la España vaciada

11 fotos

Balsa de Ves (Albacete) con 130 habitantes, erige una zona de recreo en el solar de la antigua escuela. El proyecto, realizado por un estudio internacional, se ha situado entre los finalistas de la XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo

  • Ocho núcleos distintos engrosan este municipio de Albacete con 131 habitantes censados, ocho de ellos niños, y una densidad poblacional inferior a la del desierto africano del Kalahari. Desde 2006, el municipio ha perdido un 40% de habitantes.
    1Ocho núcleos distintos engrosan este municipio de Albacete con 131 habitantes censados, ocho de ellos niños, y una densidad poblacional inferior a la del desierto africano del Kalahari. Desde 2006, el municipio ha perdido un 40% de habitantes.
  • Dominica (85 años) y Consuelo Hiranzo (92 años), vecinas de Balsa de Ves, donde nacieron y han pasado toda su vida. Si los más veteranos del pueblo se muestran todavía reticentes con el nuevo parque, entre los más jóvenes cunde una defensa cerrada de la novedad.
    2Dominica (85 años) y Consuelo Hiranzo (92 años), vecinas de Balsa de Ves, donde nacieron y han pasado toda su vida. Si los más veteranos del pueblo se muestran todavía reticentes con el nuevo parque, entre los más jóvenes cunde una defensa cerrada de la novedad.
  • Lluis J. Liñán es uno de los socios del estudio de arquitectura Rellam, que ha redefinido la fisionomía de Balsa de Ves, pueblo pintado de ocres y silencioso.
    3Lluis J. Liñán es uno de los socios del estudio de arquitectura Rellam, que ha redefinido la fisionomía de Balsa de Ves, pueblo pintado de ocres y silencioso.
  • Tras años en Valencia, Ángel ha regresado a Balsa de Ves para vivir aquí su vejez. En la imagen, sentado frente a la puerta de uno de los dos bares municipales, llamado El Ventorro.
    4Tras años en Valencia, Ángel ha regresado a Balsa de Ves para vivir aquí su vejez. En la imagen, sentado frente a la puerta de uno de los dos bares municipales, llamado El Ventorro.
  • Los hermanos Vila son tres de los 13 residentes del pueblo con menos de 20 años. De izquierda a derecha, Javier (12 años), Irene (19 años) y Lucía (17 años). El pequeño celebra la construcción del parque: “Ahora pueden venir familias nuevas que tengan niños pequeños”.
    5Los hermanos Vila son tres de los 13 residentes del pueblo con menos de 20 años. De izquierda a derecha, Javier (12 años), Irene (19 años) y Lucía (17 años). El pequeño celebra la construcción del parque: “Ahora pueden venir familias nuevas que tengan niños pequeños”.
  • Desde un montículo, los jóvenes observan el languidecer de la tarde y de un pueblo sin farmacia ni carnicería, panadería o centro de salud. El frontón es uno de los equipamientos deportivos que se conservan junto campo de futbol.
    6Desde un montículo, los jóvenes observan el languidecer de la tarde y de un pueblo sin farmacia ni carnicería, panadería o centro de salud. El frontón es uno de los equipamientos deportivos que se conservan junto campo de futbol.
  • El Consistorio sacó a concurso el bar de la piscina y nadie quiso gestionarlo. Ante la falta de iniciativa, la alcaldesa Natividad Pérez se puso de acuerdo con Cáritas Valencia para traer a una familia en situación de vulnerabilidad que lo regentará gratis todo el verano.
    7El Consistorio sacó a concurso el bar de la piscina y nadie quiso gestionarlo. Ante la falta de iniciativa, la alcaldesa Natividad Pérez se puso de acuerdo con Cáritas Valencia para traer a una familia en situación de vulnerabilidad que lo regentará gratis todo el verano.
  • Una carretera atraviesa la parda llanura manchega en busca del mar. Su trazo parte en dos el conglomerado de cultivos y prados sin vallar, salpicados de casas dispersas que conforman una única pedanía llamada Balsa de Ves.
    8Una carretera atraviesa la parda llanura manchega en busca del mar. Su trazo parte en dos el conglomerado de cultivos y prados sin vallar, salpicados de casas dispersas que conforman una única pedanía llamada Balsa de Ves.
  • El peruano Jorge Chía (59 años) y la valenciana Ana María (50 años) han recalado en Balsa de Ves para encargarse del bar municipal de la piscina. Él se muestra agradecido por una oportunidad que pensaba imposible. Mientras barre el local, evoca la poesía de los sitios pequeños: “Hay algo muy hermoso en esta quietud. Quién sabe si nos quedaremos”.
    9El peruano Jorge Chía (59 años) y la valenciana Ana María (50 años) han recalado en Balsa de Ves para encargarse del bar municipal de la piscina. Él se muestra agradecido por una oportunidad que pensaba imposible. Mientras barre el local, evoca la poesía de los sitios pequeños: “Hay algo muy hermoso en esta quietud. Quién sabe si nos quedaremos”.
  • El recinto, encargado y costeado por el Ayuntamiento, se ha situado entre los 70 finalistas de la XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo. La intervención en sí es menor, dos columpios y dos pequeñas norias con las que recuperar 350 metros cuadrados en desuso. La alcaldesa tiene como objetivo acicalar el municipio, “no solo para que lleguen vecinos nuevos, sino por que se queden quienes ya viven aquí”.
    10El recinto, encargado y costeado por el Ayuntamiento, se ha situado entre los 70 finalistas de la XV Bienal Española de Arquitectura y Urbanismo. La intervención en sí es menor, dos columpios y dos pequeñas norias con las que recuperar 350 metros cuadrados en desuso. La alcaldesa tiene como objetivo acicalar el municipio, “no solo para que lleguen vecinos nuevos, sino por que se queden quienes ya viven aquí”.
  • La alcaldesa socialista de Balsa de Ves lamenta: “Las políticas para el desarrollo rural se hacen desde despachos donde somos números y da igual que alguien enferme y no pueda ir al médico”.
    11La alcaldesa socialista de Balsa de Ves lamenta: “Las políticas para el desarrollo rural se hacen desde despachos donde somos números y da igual que alguien enferme y no pueda ir al médico”.