Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Sin término medio

Sin término medio

7 fotos

Pieles naturales que contrastan con miradas intensas y labios que se resisten a ser olvidados tras la mascarilla. así son las tendencias de maquillaje para esta temporada.

  • Los rostros tremendamente trabajados y con exceso de maquillaje que inundaban las redes sociales antes de la pandemia han dado paso a una imagen mucho más natural, donde el cuidado de la piel se vuelve prioritario. Durante el pasado 2020, el 70% de las mujeres dejaron de maquillarse tanto para centrarse más en tratamientos para mimar la piel, según una encuesta realizada por la tienda digital de belleza Laconicum. “Ahora se espera que nuestros rostros sean un reflejo de la salud que irradia nuestra dermis”, asegura Baltasar González Pinel, director artístico global de la marca de maquillaje MAC. “De ahí que ingredientes y texturas que embellecen la tez se hayan vuelto imprescindibles”. Una realidad que se ha visto también en las pasarelas, en las que impera el maquillaje efecto buena cara, con tres claras vertientes: acabado 100% natural, donde incluso sobra la base aplicada de la manera tradicional y se utiliza únicamente para perfeccionar las zonas en las que sea necesario (Jacquemus o JW Anderson); efecto húmedo, caracterizado por un brillo lozano (Victoria Beckham o Alberta Ferretti), y rubor primaveral, con mejillas sonrosadas que se encargan de aportar frescura (Erdem o Simone Rocha).  Trazos gráficos.  Diseñadores como Salvatore Ferragamo desnudan los labios y suben el rojo a los ojos, donde se presenta mediante trazos gráficos. Ese efecto se consigue fácilmente usando artículos como el Eyeliner Glitter Heavy Metal, tono Catcall, de Urban Decay, para el dibujo del párpado, y el bálsamo Rouge Dior Satin Balm para hidratar la boca. La modelo viste chaqueta bomber acolchada y resistente al agua con cremallera y camiseta de algodón alveolado con detalles de rayas y cuello redondo, ambas de Lacoste.
    1Los rostros tremendamente trabajados y con exceso de maquillaje que inundaban las redes sociales antes de la pandemia han dado paso a una imagen mucho más natural, donde el cuidado de la piel se vuelve prioritario. Durante el pasado 2020, el 70% de las mujeres dejaron de maquillarse tanto para centrarse más en tratamientos para mimar la piel, según una encuesta realizada por la tienda digital de belleza Laconicum. “Ahora se espera que nuestros rostros sean un reflejo de la salud que irradia nuestra dermis”, asegura Baltasar González Pinel, director artístico global de la marca de maquillaje MAC. “De ahí que ingredientes y texturas que embellecen la tez se hayan vuelto imprescindibles”. Una realidad que se ha visto también en las pasarelas, en las que impera el maquillaje efecto buena cara, con tres claras vertientes: acabado 100% natural, donde incluso sobra la base aplicada de la manera tradicional y se utiliza únicamente para perfeccionar las zonas en las que sea necesario (Jacquemus o JW Anderson); efecto húmedo, caracterizado por un brillo lozano (Victoria Beckham o Alberta Ferretti), y rubor primaveral, con mejillas sonrosadas que se encargan de aportar frescura (Erdem o Simone Rocha).

    Trazos gráficos. Diseñadores como Salvatore Ferragamo desnudan los labios y suben el rojo a los ojos, donde se presenta mediante trazos gráficos. Ese efecto se consigue fácilmente usando artículos como el Eyeliner Glitter Heavy Metal, tono Catcall, de Urban Decay, para el dibujo del párpado, y el bálsamo Rouge Dior Satin Balm para hidratar la boca. La modelo viste chaqueta bomber acolchada y resistente al agua con cremallera y camiseta de algodón alveolado con detalles de rayas y cuello redondo, ambas de Lacoste.

  • El foco está puesto, más que nunca, en los ojos. El estudio La belleza en la normalidad, realizado por la compañía farmacéutica Allergan Aesthetics, revela que para el 58% de los españoles el uso generalizado de la mascarilla ha provocado que se fijen más en ellos. “La gran protagonista seguirá siendo la intensidad en la mirada, adornada con técnicas de delineados en todas sus versiones: eyeliners gráficos, líneas gruesas y aladas, o cat eyes”, comparte la maquilladora Sonia Marina. Los diseñadores también le han otorgado más importancia esta temporada, tanto con ayuda del clásico negro como optando por colores más alegres. Los trazos azabache imperan en las propuestas de Dior, Giambattista Valli o Valentino mediante el uso de un eyeliner grueso; mientras que en Chanel o Chloé desfilan con el halo de misterio que proporciona la técnica del ahumado, que regresa con fuerza esta primavera.  Juego de contrastes.  Esta temporada, los labios destacan sobre una tez muy natural, como en los desfiles de Jacquemus o Jason Wu. Para conseguirlo, la modelo lleva Les Beige Eau de Teint, con microperlas de pigmento encapsulado, de Chanel, y en la boca, el Full-On Plumping Lip Polish Gloss, de Buxom. Viste anorak con estampado Check’n’Dior Pop en color bla nco y lima, de Dior, y gafas de sol de David Beckham Eyewear. Miradas
    2El foco está puesto, más que nunca, en los ojos. El estudio La belleza en la normalidad, realizado por la compañía farmacéutica Allergan Aesthetics, revela que para el 58% de los españoles el uso generalizado de la mascarilla ha provocado que se fijen más en ellos. “La gran protagonista seguirá siendo la intensidad en la mirada, adornada con técnicas de delineados en todas sus versiones: eyeliners gráficos, líneas gruesas y aladas, o cat eyes”, comparte la maquilladora Sonia Marina. Los diseñadores también le han otorgado más importancia esta temporada, tanto con ayuda del clásico negro como optando por colores más alegres. Los trazos azabache imperan en las propuestas de Dior, Giambattista Valli o Valentino mediante el uso de un eyeliner grueso; mientras que en Chanel o Chloé desfilan con el halo de misterio que proporciona la técnica del ahumado, que regresa con fuerza esta primavera.

    Juego de contrastes. Esta temporada, los labios destacan sobre una tez muy natural, como en los desfiles de Jacquemus o Jason Wu. Para conseguirlo, la modelo lleva Les Beige Eau de Teint, con microperlas de pigmento encapsulado, de Chanel, y en la boca, el Full-On Plumping Lip Polish Gloss, de Buxom. Viste anorak con estampado Check’n’Dior Pop en color bla

    nco y lima, de Dior, y gafas de sol de David Beckham Eyewear. Miradas

  • Las pinceladas de color están presentes en la pasarela de Blumarine, donde la sombra fucsia se alarga casi hasta las sienes; Chromat se atreve a combinar dos tonalidades distintas sobre los párpados con un delineado neón; y para Bibhu Mohapatra o para Halpern no existen parejas cromáticas imposibles. Además, “hay una clara influencia de la estética de los años setenta y ochenta del siglo pasado. Décadas en las que el maquillaje pasó de adornar únicamente la parte superior del ojo a estar presente también en la inferior, con el fin de conseguir unas miradas más felinas y empoderadas”, revela González Pinel. En estos looks tan nostálgicos predomina el uso de colores rompedores y el gusto por los acabados metálicos, el glitter y la purpurina.  Miradas encendidas.  Es tiempo de experimentar con el color sobre los párpados, tal y como proponen Blumarine o Bibhu Mohapatra. Las sombras en crema como las Pro Longwear Paint Pot, de MAC , son perfectas para conseguir este efecto junto con un toque de negro en la línea de agua, con el lápiz Smooth Silk Eye Pencil, de Giorgio Armani. La modelo viste la camisa de crepé de China de seda, chaqueta de lino y viscosa de botonadura sencilla y bolso de hombro Horsebit 1955 de piel roja, todo de Gucci. Lleva pendientes Jeux de Liens en oro rosa engastados con ónix y un diamante talla brillante, de Chaumet.
    3Las pinceladas de color están presentes en la pasarela de Blumarine, donde la sombra fucsia se alarga casi hasta las sienes; Chromat se atreve a combinar dos tonalidades distintas sobre los párpados con un delineado neón; y para Bibhu Mohapatra o para Halpern no existen parejas cromáticas imposibles. Además, “hay una clara influencia de la estética de los años setenta y ochenta del siglo pasado. Décadas en las que el maquillaje pasó de adornar únicamente la parte superior del ojo a estar presente también en la inferior, con el fin de conseguir unas miradas más felinas y empoderadas”, revela González Pinel. En estos looks tan nostálgicos predomina el uso de colores rompedores y el gusto por los acabados metálicos, el glitter y la purpurina.

    Miradas encendidas. Es tiempo de experimentar con el color sobre los párpados, tal y como proponen Blumarine o Bibhu Mohapatra. Las sombras en crema como las Pro Longwear Paint Pot, de MAC , son perfectas para conseguir este efecto junto con un toque de negro en la línea de agua, con el lápiz Smooth Silk Eye Pencil, de Giorgio Armani. La modelo viste la camisa de crepé de China de seda, chaqueta de lino y viscosa de botonadura sencilla y bolso de hombro Horsebit 1955 de piel roja, todo de Gucci. Lleva pendientes Jeux de Liens en oro rosa engastados con ónix y un diamante talla brillante, de Chaumet.

  • Más allá de la mirada, la boca empieza a recuperar su protagonismo prepandémico. Entre los últimos lanzamientos de color de las principales marcas de belleza destacan los labiales por encima de otras categorías. Y es que a pesar de que las mascarillas cubren los labios, “los retoques específicos de esta zona han aumentado un 20% en el último año”, según afirma el médico estético Julián Bayón. Esto se debe a que el 95% de las féminas está a disgusto con los suyos, según datos del estudio sociodemográfico internacional European Lip Market Survey Report, realizado por los laboratorios suizos Teoxane. “La falta de volumen es la principal inquietud de las mujeres españolas de entre 20 y 35 años; a partir de los 40 se fijan más en la ausencia de forma, hidratación y jugosidad”, añade Bayón. Aunque para algunas la solución pasa por esos retoques, para las demás, está en el maquillaje, capaz de disimular los pequeños defectos de la boca.  Bocas dominantes. Versace, Hermès y David Koma se decantan esta temporada por un rostro resplandeciente, que se consigue con una base de maquillaje fluida, ligera e iluminadora, como Touche Éclat Le Teint, de YSL Beauty. Para contrarrestar, apuestan por una boca en color intenso y acabado vinilo, con el Retro Matte Liquid Lipcolour, tono Uniformly Fabulous, de MAC . La modelo viste sudadera Caps Destroyed Hoodie en turquesa y blanco, y gorra de algodón bordado en rojo y negro, ambos de Balenciaga; y lleva el colgante Joséphine Ronde d’Aigrettes en oro blanco de 18 quilates, engastado con un diamante talla pera de 2,02 centímetros y diamantes talla brillante; y el anillo Joséphine Ronde d’Aigrettes en oro blanco de 18 quilates, engastado con un aguamarina en forma de pera y diamantes en talla brillante, ambos de Chaumet
    4Más allá de la mirada, la boca empieza a recuperar su protagonismo prepandémico. Entre los últimos lanzamientos de color de las principales marcas de belleza destacan los labiales por encima de otras categorías. Y es que a pesar de que las mascarillas cubren los labios, “los retoques específicos de esta zona han aumentado un 20% en el último año”, según afirma el médico estético Julián Bayón. Esto se debe a que el 95% de las féminas está a disgusto con los suyos, según datos del estudio sociodemográfico internacional European Lip Market Survey Report, realizado por los laboratorios suizos Teoxane. “La falta de volumen es la principal inquietud de las mujeres españolas de entre 20 y 35 años; a partir de los 40 se fijan más en la ausencia de forma, hidratación y jugosidad”, añade Bayón. Aunque para algunas la solución pasa por esos retoques, para las demás, está en el maquillaje, capaz de disimular los pequeños defectos de la boca.

    Bocas dominantes.Versace, Hermès y David Koma se decantan esta temporada por un rostro resplandeciente, que se consigue con una base de maquillaje fluida, ligera e iluminadora, como Touche Éclat Le Teint, de YSL Beauty. Para contrarrestar, apuestan por una boca en color intenso y acabado vinilo, con el Retro Matte Liquid Lipcolour, tono Uniformly Fabulous, de MAC . La modelo viste sudadera Caps Destroyed Hoodie en turquesa y blanco, y gorra de algodón bordado en rojo y negro, ambos de Balenciaga; y lleva el colgante Joséphine Ronde d’Aigrettes en oro blanco de 18 quilates, engastado con un diamante talla pera de 2,02 centímetros y diamantes talla brillante; y el anillo Joséphine Ronde d’Aigrettes en oro blanco de 18 quilates, engastado con un aguamarina en forma de pera y diamantes en talla brillante, ambos de Chaumet

  • Esta primavera, lejos de abandonarnos, los labios rojos resultan omnipresentes tanto en las pasarelas —sirvan de ejemplo las de Dolce & Gabbana, Balmain y Max Mara— como en el street style. Aunque también destaca el acabado natural, ensalzado tan solo con ayuda de un bálsamo o de un labial muy hidratante.  Labios pospandemia.  Pese a la mascarilla, el foco recae sobre los labios, que se pueden lucir degradados (Blumarine), con efecto ombré (Valentino) o borrosos (Bora Aksu). Se emparejan con miradas monocromáticas —en negro o en un color alegre—, a las que se añade un extra de dramatismo con ayuda de una máscara de pestañas potente, como Lash Idôle, de Lancôme. La modelo viste jersey de cuello alto de viscosa con calado negro de Prada; minibolso Antigona en piel, de Givenchy, y pendientes Joséphine Rondes de Nuit en oro blanco de 18 quilates, engastado con diamantes talla brillante, de Chaumet.
    5Esta primavera, lejos de abandonarnos, los labios rojos resultan omnipresentes tanto en las pasarelas —sirvan de ejemplo las de Dolce & Gabbana, Balmain y Max Mara— como en el street style. Aunque también destaca el acabado natural, ensalzado tan solo con ayuda de un bálsamo o de un labial muy hidratante.

    Labios pospandemia. Pese a la mascarilla, el foco recae sobre los labios, que se pueden lucir degradados (Blumarine), con efecto ombré (Valentino) o borrosos (Bora Aksu). Se emparejan con miradas monocromáticas —en negro o en un color alegre—, a las que se añade un extra de dramatismo con ayuda de una máscara de pestañas potente, como Lash Idôle, de Lancôme. La modelo viste jersey de cuello alto de viscosa con calado negro de Prada; minibolso Antigona en piel, de Givenchy, y pendientes Joséphine Rondes de Nuit en oro blanco de 18 quilates, engastado con diamantes talla brillante, de Chaumet.

  •   100% natural. Prada, JW Anderson o Kenzo apuestan por el efecto no make up (sin maquillaje). El primer paso para lograr este acabado es utilizar una prebase que perfeccione la piel, como Soft Blurring Primer, de Shiseido; un toque de corrector donde sea necesario, y un labial que hidrate y proporcione un color delicado, como el KissKiss Shine Bloom, en tono My Kiss Glow, de Guerlain. La modelo viste chaqueta tejana de algodón orgánico en color gris de Stella McCartney; colgante Joséphine Ronde d’Aigrettes en oro blanco de 18 quilates, engastado con diamantes talla brillante, de Chaumet, y gafas de sol de Isabel Marant.
    6

    100% natural.Prada, JW Anderson o Kenzo apuestan por el efecto no make up (sin maquillaje). El primer paso para lograr este acabado es utilizar una prebase que perfeccione la piel, como Soft Blurring Primer, de Shiseido; un toque de corrector donde sea necesario, y un labial que hidrate y proporcione un color delicado, como el KissKiss Shine Bloom, en tono My Kiss Glow, de Guerlain. La modelo viste chaqueta tejana de algodón orgánico en color gris de Stella McCartney; colgante Joséphine Ronde d’Aigrettes en oro blanco de 18 quilates, engastado con diamantes talla brillante, de Chaumet, y gafas de sol de Isabel Marant.

  • Además de realzar los ojos, los labios se resisten a ser olvidados tras la mascarilla. En la fotografía, la modelo lleva una americana en rosa neón de Balmain. Maquillaje: Loni Baur (Ballsaal Artist Management). Peluquería: Jody Cuberli. Manicura: Sayaka Miyasaka (Kasteel Artist Management) para Kira Nails. Asistente de maquillaje: Eva Pique. Asistente de estilismo: Andrea Masi. Asistente digital: Eduardo Navarro. Asistente de iluminación: JC Cuellas. Modelo: Ana Jorge (Next Models Paris). Producción: Marina Khabieva. Posproducción: Longestline Studio.
    7Además de realzar los ojos, los labios se resisten a ser olvidados tras la mascarilla. En la fotografía, la modelo lleva una americana en rosa neón de Balmain.

    Maquillaje: Loni Baur (Ballsaal Artist Management). Peluquería: Jody Cuberli. Manicura: Sayaka Miyasaka (Kasteel Artist Management) para Kira Nails. Asistente de maquillaje: Eva Pique. Asistente de estilismo: Andrea Masi. Asistente digital: Eduardo Navarro. Asistente de iluminación: JC Cuellas. Modelo: Ana Jorge (Next Models Paris). Producción: Marina Khabieva. Posproducción: Longestline Studio.