Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por ANA ALFAGEME

El presidente de Turkmenistán inaugura una escultura en oro de su perro

La figura, una enorme representación de un pastor típico de la república de Asia Central, luce en una rotonda de la capital, Asjabad

Escultura dedicada al perro del presidente turkmeno en Asjabad.

El amor a los perros a veces se lleva demasiado lejos. Una enorme estatua cubierta de oro de un perro preside desde hace unos días una rotonda rodeada de intenso tráfico en el capital de Turkmenistán. La ha inaugurado el longevo líder del país centroasiático, que además ha escrito una oda a la raza de perro local que representa la figura.

La escultura está montada sobre un zócalo compuesto por unas pantallas cilíndricas que muestran a ejemplares de la raza del can, la alabai, en acción. La figura del animal se une a otra, también cubierta de oro, que  representa al presidente del país, Gurbanguly Berdimuhamedow. La inauguró en otra confluencia de Asjabad, capital y ciudad más habitada de un país que cuenta 5,6 millones de habitantes. El mandatario, al que organizaciones de derechos humanos tildan de autoritario y represor de los disidentes, mandó erigirse a sí mismo montado en caballo, uno de los símbolos de la desértica nación exsoviética junto precisamente los perros, que usan habitualmente los numerosos pastores que pueblan el país. 

Turkmenistán se independizó de la URSS tras su disolución, en 1991. La economía del país depende en gran medida de sus recursos naturales de gas. Berdimuhamedow ha dirigido el país desde 2007 y recibe el nombre extraoficial de Arkadag ("protector" en lengua turcomana).

El mandatario considera que la raza alibai, un tipo de perro pastor típico del Asia Central, es patrimonio nacional, y le ha dedicado un poema y un libro. En 2017 regaló a Putin un cachorro de este can, conocido por su tamaño grande y corpulencia. También lo es por su fiereza contra los lobos y su destreza en la vigilancia a ovejas y cabras. Se emplean, además, como perros guardianes y para peleas con otros ejemplares, una afición extendida en Turkmenistán.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >