Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Tendencias BLOGS Coordinado por MARÍA JESÚS ESPINOSA

Kevin Roose (‘NYT’): “La tecnología no es una religión, pero es algo ineludible”

Entrevista con Kevin Roose, creador de ‘Rabbit Hoole’, el último 'podcast' de 'The New York Times'

Cada día en el mundo se consumen mil millones de horas de YouTube. Es decir, cada día, las personas de todo el mundo se levantan y miran vídeos durante un tiempo equiparable a 114.000 años, el equivalente a esas mil millones de horas. ¿Imaginan el poder colosal que tiene un algoritmo como el de YouTube? Esta es la pregunta que se formula Rabit Hoole, uno de los podcasts de esta cuarentena. Y no solo en Estados Unidos. Rabbit Hole es el título de la nueva serie de audio narrativo de The New York Times dirigida por Kevin Roose, redactor de tecnología del diario —su columna, The Shift ,examina la intersección de la tecnología, los negocios y la cultura— y con la producción de Wendy Dorr, Larissa Anderson, Andy Mills, Julia Longoria y Sindhu Gnanasambandan, el mismo equipo que estaba detrás de la fantástica Caliphate, la serie que contaba los orígenes del ISIS.

La premisa de Rabbit Hole es intrigante: un joven encuentra una vía de escape en Internet , pero no se da cuenta de que en el otro lado de la pantalla, poco a poco, una fuerza lo está atrayendo a una espiral sin fin. ¿En qué consiste el algoritmo de YouTube? ¿Si su objetivo es que pases el mayor tiempo posible visualizando contenido, hasta qué lugar puede llegar su manipulación? ¿Se imaginan conocer al tipo que trabaja fabricando ese algoritmo, es decir, el responsable último de decidir qué vídeo va detrás del que usted ha elegido libremente? Esta es la historia de Caleb Cain, ese joven que empieza adorando a Obama y que termina absolutamente adicto a los vídeos de un grupo de youtubers supremacistas, fervorosos de Trump y antifeministas. ¿Puede la inteligencia artificial hacer del mundo un lugar mejor? Probablemente, pero no es el caso que refleja Rabbit Hole.

Durante unos cuantos meses, Roose estuvo publicando en el periódico muchas de las historias que Rabbit Hole refleja. La adaptación de sus textos al audio permite ahora construir todo un universo gracias a las voces de las grabaciones de YouTube. El productor Andy Mills y el ingeniero de audio Dan Powell explicaron en el boletín de The New York Times cómo crearon los paisajes sonoros inmersivos del show. Afirmaron que películas como Réquiem for a Dream, Miedo y asco en Las Vegas y Enter the Void les inspiraron. Pocos podcasts podrán escuchar con un diseño sonoro tan cuidado. Cada sonido tiene su significado en la historia. Casi tanto, como cada palabra del guion. Ambos —Mills y Powell— decían en aquella newsletter que estaban interesados en crear la experiencia de "duplicar la realidad” a través del sonido y ponían algunos ejemplos. Si escuchan atentamente, podrán percibir la forma cuidadosa en que han expresado las voces en capas, han bajado los volúmenes y han realizado suaves panorámicas, desde el giro de la oreja izquierda hacia la derecha, todo en un esfuerzo por recrear la forma en que el tiempo y el espacio pueden doblarse. Se trataba, en palabras de Mills y Poewll, de recrear el "hechizo hipnótico emitido por las inteligencias artificiales que operan en sitios como YouTube, Twitter, Facebook e Instagram". Sin duda, consiguen su objetivo, ya que Rabbit Hole es uno de los podcasts más experimentales de los últimos tiempos. Al mando del equipo: Kevin Roose.

Kevin Roose (Fuente: NYT).
Kevin Roose (Fuente: NYT).

Kevin, llevaba pensando en esta serie mucho antes de la Covid-19. ¿Por qué lo lanzan ahora, en medio del confinamiento?

Habíamos programado lanzarlo uno o dos meses después, pero debido al coronavirus, nuestro equipo decidió sacarlo. La serie trata sobre las formas en que Internet nos está cambiando. Nos parecía que el podcast tenía un mensaje que podría resonar con las personas que estuvieron y están atrapadas dentro durante la cuarentena y que han pasado mucho más tiempo de lo habitual conectados.

Por cierto, ¿por qué tituló el podcast 'Rabbit Hole’?

Bueno, el título se basa en la sensación de caer en un "agujero de conejo" de contenido en Internet. Y claro, es una referencia a Alicia en el país de las maravillas. Algo así como una espiral.

Este podcast tiene su origen cuando piensas acerca del tiroteo en la mezquita en Christchurch, Nueva Zelanda, por parte de un tipo llamado Brenton Tarrant que parecía imitar los asesinatos de los videojuegos. ¿Por qué marcó ese origen para el podcast?

Después del tiroteo en Christchurch, que fue cometido por un supremacista blanco que mostró signos de haber sido radicalizado a través de Internet, Andy Mills, productor de nuestro equipo de audio, vino a mí con la idea de un podcast basado en algunos de los informes que habían salido a propósito de su radicalización. Es decir, vimos que existía una relación profunda entre la cultura de Internet y su radicalización.

Ha dicho que el propósito del podcast no es decir que todo está mal en Internet, simplemente que "estas plataformas, aplicaciones y lugares donde pasamos tiempo en línea no son neutrales y no son inertes".

El propósito es iluminar las formas en que Internet y sus algoritmos influyen en nuestras creencias y comportamiento y mostrar ejemplos de personas cuyas vidas han cambiado por las cosas que encontraron en Internet. Simplemente eso.

Hablemos de Caleb, protagonista de los primeros episodios. ¿Cuándo y cómo empieza usted a investigar el viaje de Caleb y su obsesión con YouTube?

Encontré a Caleb después del tiroteo en Christchurch. Había estado buscando a alguien que pudiera ayudarme a entender cómo las personas se radicalizaban en línea, y él había hecho un vídeo de YouTube sobre su propia experiencia, a través de la cual descubría que se había encontrado vídeos de la extrema derecha a través de las recomendaciones de YouTube, de sus algoritmos. Así que estuvo de acuerdo no solo en ser entrevistado, sino en enviarme todo su historial de visualización de YouTube para que pudiera ver su viaje por mí mismo, lo que resultó ser una herramienta de informes increíblemente útil.

Dan Powell es el audiófilo interno más experimental que tienen en The New York Times. ¿Cómo fue el diseño de sonido de este podcast?

El diseño de sonido es en gran parte el trabajo de Dan Powell y Andy Mills, que son genios. No tengo idea de cómo hacen lo que hacen, pero es increíble. Nuestros otros productores, incluidos Larissa Anderson, Julia Longoria y Sindhu Gnanasambandan, también contribuyeron a que el espectáculo sonara tan increíble. ¡Yo soy solo el reportero!

Kevin Roose (‘NYT’): “La tecnología no es una religión, pero es algo ineludible”

Dan Powell afirma que una de las herramientas útiles en el podcast es la biblioteca de efectos de transición que sirve como un "tipo de signo de puntuación" al principio o al final de un montaje de cinta. Me pregunto si funcionan con el sonido de su guía o al revés.

Con esta serie, tuvimos la suerte de que gran parte gira en torno a YouTube, lo que significa que había toneladas de vídeos de los que podíamos obtener sonido. Pero Dan creó una biblioteca personalizada de sonidos "glitchy" (defectuosos) que podríamos usar para las transiciones entre esos clips. Realmente hace que cada episodio suene especial e inmersivo, como su propia versión de audio de una madriguera de YouTube. Nuestro proceso varió, pero en general, el equipo de producción crearía un borrador (o muchos borradores) de un episodio; luego, una vez que se estableció la estructura básica, Dan y Andy se pusieron a trabajar en el diseño y mezcla final del sonido.

Cuenta que, a veces, está un poco enfadado con lo que Internet le provoca. En el artículo de The New York Times se pregunta: “¿La ensalada que preparas para la cena es realmente lo que quiero comer, o creo que la foto me hará ver saludable y responsable cuando publique en Instagram más tarde? ¿Realmente quería ver Schitt’s Creek o simplemente confiaba en las recomendaciones de Netflix más que en mi gusto? ¿Cuáles de mis gustos, pensamientos y hábitos son realmente míos, y fueron puestos allí por un algoritmo? ¿Cómo percibe que este derivado de la máquina se está apoderando de todos nosotros?”.

Creo que todos sacamos nuestras pistas de las máquinas a veces. Estamos rodeados de algoritmos y recomendaciones personalizadas todos los días que nos ayudan a decidir qué mirar, qué noticias ver, qué restaurantes pedir, qué zapatos comprar. Se supone que estos algoritmos nos ayudan a expresar nuestras propias preferencias, pero muchos de ellos también dan forma a nuestras preferencias. Finalmente, si les permitimos dirigir todas nuestras elecciones, perdemos la noción de nuestros propios deseos y preferencias. Lo que queremos es lo que la máquina quiere para nosotros.

James Bridle escribe en The New Dark Age que "la fe en la máquina es un requisito previo para su uso". ¿Vivimos en una era en la que la máquina y la tecnología son una nueva religión?

No, no es una religión, porque las religiones requieren una opción afirmativa para creer. La tecnología es ineludible: nos sucede a todos cada día, simplemente en virtud de vivir en el mundo moderno. Todo lo que podemos hacer es tratar de comprender las fuerzas que ejerce y asegurarnos de que estamos usando las máquinas, y no al revés.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >