Editorial
i

El legado de Sanders

Joe Biden queda como candidato demócrata a la presidencia pero haría bien en recoger en su programa las propuestas sociales de Bernie Sanders

Joe Biden (izquierda) y Bernie Sanders se saludan -sin tocarse las manos- en un debate de la cadena CNN.
Joe Biden (izquierda) y Bernie Sanders se saludan -sin tocarse las manos- en un debate de la cadena CNN.Evan Vucci

La renuncia de Bernie Sanders a la candidatura del Partido Demócrata para las presidenciales de Estados Unidos deja al exvicepresidente Joe Biden como futuro rival desde las filas progresistas ante Donald Trump, en medio de una crisis sanitaria todavía descontrolada y con unas cifras de hundimiento económico sin parangón.

En circunstancias normales, de haber seguido el ascenso de Biden en las primarias demócratas, es posible que Sanders hubiera tomado la misma decisión más adelante, pero su paso al costado en este momento resalta el sentido de Estado del senador por Vermont. Su rival demócrata puede centrarse desde ya en lograr que la jefatura del Estado vuelva a recaer, al contrario de lo que ocurre ahora, en una figura capaz de aglutinar y liderar a toda la sociedad ante el tremendo desafío al que se enfrenta en los próximos años.

Biden presenta una hoja de servicios muy alejada del actual inquilino de la Casa Blanca, tanto por su experiencia de Gobierno a todos los niveles como por sus resultados. Ya sabe lo que es empezar a gobernar con millones de personas en las filas del paro con una economía tambaleándose y revertir la situación. Y sabe cómo hacerlo con un discurso inclusivo, como ha quedado demostrado en las primarias, donde este varón blanco de 77 años ha obtenido el respaldo abrumador de la población negra, la más relegada y discriminada de EE UU.

Pero el vuelco de las circunstancias pone más en valor que nunca las ideas defendidas por Sanders, en especial su énfasis en la urgente lucha contra la desigualdad, la necesidad inaplazable de una atención sanitaria universal, cuya inexistencia está resultando letal, o la renta básica. Biden haría bien en estudiar la agenda de Sanders o incluir la sensibilidad del movimiento representado por el senador en la figura de su vicepresidencia, porque la Covid-19 va a hacer más necesarias que nunca políticas de corte socialdemócrata para garantizar no ya el bienestar, sino en algunos casos, la propia supervivencia.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50