Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Terrorismo ultra

Es preciso enviar a la ciudadanía un claro mensaje de que el terrorismo de ultraderecha no es un terrorismo “de segunda”, sino una amenaza que se cierne sobre las democracias

Manifestantes muestran fotos de las víctimas del atentado de Hanau.
Manifestantes muestran fotos de las víctimas del atentado de Hanau. AP

El atentado racista perpetrado en la localidad alemana de Hanau el día 19, que se saldó con 10 asesinatos y la muerte del autor, pone sobre la mesa una espinosa cuestión que debe ser abordada con urgencia en toda Europa: el recurso de la extrema derecha al terrorismo como método y no como producto de acciones individuales aisladas.

Los países europeos han centrado, con toda lógica, sus esfuerzos antiterroristas en combatir al yihadismo que ha protagonizado matanzas a lo largo del continente; de París a Madrid, pasando por Niza, Londres y Barcelona, entre otras urbes. Y se utiliza un importante despliegue no solo en la neutralización de los potenciales atentados, sino también en el desmantelamiento de las redes, ya sean operativas o ideológicas, que lo sustentan.

Sin embargo, en el caso de los atentados de carácter neonazi o ultraderechista se ha deslizado peligrosamente en la sociedad que responde más a episodios aislados producto de “lobos solitarios”, enajenados y que actúan por su cuenta. Esto puede tener una base de verdad, pero la repetición continuada en el tiempo de estas acciones y en varios países permite identificar un sustrato común. La matanza de Utoya (Noruega) en 2011, con 77 muertos, o los llamados asesinatos del kebab en Alemania entre 2000 y 2007, con 10 muertos, aparentemente no tienen conexión entre sí, pero sus autores responden a la misma ideología supremacista y xenófoba que —al igual que el yihadismo— se sirve de las nuevas tecnologías para difundir masivamente sus postulados y radicalizar individuos.

Se trata de un problema común a todas las democracias en un momento en que esta forma de convivencia está siendo permanentemente desacreditada por parte de la propaganda radical. Estados Unidos, Nueva Zelanda o Canadá —por poner tres ejemplos fuera de Europa— también han sido escenario de este tipo de crímenes, donde también hay, entre otros, elementos antisemitas e islamófobos.

Pero se da la circunstancia de que en Europa han irrumpido en las instituciones democráticas formaciones políticas que propagan algunos de los postulados que, llevados a su extremo, utilizan los autores de estos atentados para justificar sus fechorías. Juegan según las reglas con el objetivo de destruirlas. Y es aquí donde es preciso una actitud política contundente de los partidos democráticos de cualquier signo. Es necesario enviar a la ciudadanía un claro mensaje de que el terrorismo de ultraderecha no es un terrorismo “de segunda”, sino una amenaza que se cierne sobre las democracias a la que es preciso combatir desde el campo de las fuerzas de seguridad pero también en sus planteamientos, poniendo al desnudo una ideología cuyo objetivo no es otro que el fin de la democracia.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >