Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las confesiones de Sébastien Jondeau, la sombra protectora de Karl Lagerfeld

El asistente personal del diseñador alemán revela detalles de los últimos días del modisto, que falleció en febrero por un cáncer: "Nunca lo había visto tan mal, tan preocupado"

Sébastien Jondeau y Karl Lagerfeld, en París, en octubre de 2015.
Sébastien Jondeau y Karl Lagerfeld, en París, en octubre de 2015. GTRESONLINE

Sebastien Jondeau, asistente personal del modisto alemán Karl Lagerfeld durante más de 20 años, ha hablado del que fue su jefe, que falleció el pasado 19 de febrero, a los 85 años. Diez meses después, el guardaespaldas del conocido como el kaiser de la moda habla de lo duro que ha sido para él la desaparición de Lagerfeld e incluso sus últimos años junto a él, pues Jondeau fue la única persona —además de los médicos— que conocía que el diseñador padecía cáncer: "Hasta el día de su muerte, ninguno de sus familiares lo sabía".

En una entrevista en la revista francesa Paris Match, Jondeau, de 44 años, explica que Lagerfeld no padecía cáncer de páncreas, como se pensaba hasta ahora, sino que la enfermedad le afectaba a la próstata. Fue en junio de 2015, estando maestro y alumno de vacaciones en Saint-Tropez, en la Costa Azul, cuando el diseñador le advirtió a su persona de máxima confianza que le costaba orinar. Jondeau no se lo pensó. Le acompañó al médico y consiguió cita con dos expertos urólogos de París, que le ordenaron hacerse una serie de pruebas. Algo que no gustó al modisto, que al principio se resistió. "¡Ah, no! ¡No, enfermera!", recuerda el ayudante que refería Lagerfeld cada vez que las especialistas le intentaban realizar algún test. Sin embargo, tras conocer los resultados, el diseñador se derrumbó. "Nunca lo había visto tan mal, tan preocupado", admite Jondeau a la revista francesa.

Para Jondeau, apoyar a Lagerfeld en sus momentos más difíciles fue una experiencia bastante dura, más teniendo en cuenta que el guardaespaldas era como "el hijo que le hubiera gustado tener en algún momento de su vida". "Ya no dormía de noche. Era como una batalla dentro de mí. Estábamos luchando para encontrar tratamientos. A veces las noticias eran buenas, otras malas", cuenta. Cuando su gran amigo empeoró y el pronóstico ya era fatla, Jondeau decidió instalarse tres días en una habitación contigua a la del modisto. Sabía que era inevitable su destino, pero reconoce que aguardó la esperanza hasta el último minuto de que sobreviviera. Finalmente, Karl Lagerfeld falleció agarrado a la mano de su compañero más leal.

La pérdida del diseñador supuso un duro golpe para Jondeau. "Tengo ataques de ansiedad todas las tardes, cerca de las cinco o seis de la tarde", reconoce. Sin duda, conocer al kaiser marcó un antes y un después en su vida. Pasó de ser un simple guardaespaldas que vivía en los suburbios de la capital francesa a ser la persona más cercana al diseñador, al que califica de "hombre extraordinario". "Él vivía solo. Fue su elección, pero a veces le resultó difícil". Poco a poco se ganó su amistad y se hizo un hueco en la industria de la moda. Hace seis años, empezó a ejercer como modelo cuando los maniquíes profesionales no cumplían las expectativas del excéntrico y exigente Lagerfeld. Los medios de comunicación le denominaban El guapo y no era de extrañar que llegara a posar para alguna campaña de moda masculina masculina y a protagonizar un par de cortos para Chanel, firma para la que Lagerfeld diseñaba desde 1983. El año pasado estrenó su primera colección, Karl Lagerfeld Curated by Sebastien Jondeau, con el apoyo de la firma del influyente diseñador.

Sébastien Jondeau, en París, el pasado 12 de diciembre.
Sébastien Jondeau, en París, el pasado 12 de diciembre. Getty Images

Su vida profesional y personal junto a Lagerfeld fue "extraordinaria", pero también "una jaula de oro": "Durante veinte años, no me tomé vacaciones, ni cené como me hubiese gustado con mis novias y amigos. [Lagerfeld] No tardaba ni dos horas en mandarme un mensaje". Del diseñador dijo durante una entrevista a la revista Forbes en julio del 2018: "Karl es mi jefe, mi amigo y mi padre. He pasado más tiempo con él que con mi familia. Tenemos una fuerte relación profesional y personal". A lo que añadió el cambio que supuso para él conocer al modisto: "Me ha abierto muchas puertas y nunca podré estar lo suficientemente agradecido. Me ha ayudado a crecer, a ser mejor persona. (…) He tenido acceso a cultura, a un nuevo nivel social, he aprendido a hablar con gente sobre asuntos muy diferentes".

Uno de los últimos proyectos de Jondeau ha sido junto Carine Roitfeld, exdirectora de la edición francesa de la revista Vogue, también amiga de Lagerfeld, al que le ha dedicado The White Shirt Project, una colección basada en a una de las piezas más emblemática del diseñador alemán: la camisa blanca. En este proyecto también han colaborado la modelo Kate Moss y las actrices Diane Kruger y Cara Delevigne, entre otras celebridades.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >