Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Es hora de convertir el poder de Europa y Asia en una asociación real

En reuniones como ASEM creamos el ambiente y las condiciones para mejorar las conexiones que tenemos entre nuestras sociedades y nuestros ciudadanos

Foto de familia de la cumbre ASEM celebrada en Myanmar en noviembre de 2017.
Foto de familia de la cumbre ASEM celebrada en Myanmar en noviembre de 2017. Getty Images

Ayer y hoy presido ASEM, la reunión Asia-Europa. Lo que podría parecer un acrónimo bastante burocrático en realidad es un evento políticamente muy relevante para nuestros continentes. Me ofrecí a acoger esta reunión en Madrid cuando aún era ministro de Asuntos Exteriores de España y ahora la presidiré como Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Es una muestra de mi gran interés personal en Asia, un continente siempre en movimiento.

ASEM reúne a 53 socios compuestos por los 28 Estados miembros de la UE, Noruega, Suiza y la UE, y en el lado de Asia, 21 países y la Secretaría de la ASEAN. Juntos representamos el 55% del comercio mundial; el 60% del PIB mundial; el 60% de la población mundial, y el 75% del turismo mundial. Reunir a los países no garantiza, por supuesto, ningún resultado. Pero crea oportunidades. En los últimos años, ASEM se ha vuelto cada vez más relevante y estratégico. Esta reunión de ASEM será una oportunidad importante para fortalecer aún más la cooperación entre Europa y Asia.

Existe una clara voluntad de los países de ASEM para involucrarse en asuntos globales y asumir más responsabilidad

Existe una clara voluntad de los países de ASEM para involucrarse en asuntos globales y asumir más responsabilidad, desde el apoyo al desarrollo sostenible, al comercio mundial basado en normas, al intercambio de información sobre amenazas transfronterizas, a la prevención o resolución pacífica de conflictos. ASEM puede ser una plataforma clave para defender y promover enfoques multilaterales basados en normas. En el desafiante mundo de hoy, este tipo de cooperación y liderazgo es imperativo.

La semana pasada tuvo lugar el Acuerdo Verde de la UE y asumimos el compromiso pionero de hacer de Europa el primer continente neutral para el clima para 2050. Pero nuestra ambición debe ser global y necesitamos una acción colectiva. Para salvaguardar nuestro planeta y promover el desarrollo sostenible, la cooperación con nuestros socios asiáticos es clave.

Además, cooperamos en los temas más apremiantes de la agenda internacional: la situación en la península coreana y en el Estado de Rakhine, el proceso de paz de Oriente Próximo, Irán y la región en general, y los esfuerzos para llevar la paz a Afganistán, por nombrar solo unos pocos. También trabajamos en la necesidad de defender el multilateralismo, abordar los desafíos de seguridad, así como promover la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres.

Durante mi mandato como Alto Representante, conduciré la política exterior de la UE con realismo y un fuerte sentido de asociación. Y quiero trabajar más de cerca con nuestros socios asiáticos en prioridades clave como nuestra asociación con África, los Balcanes Occidentales, encontrar una solución a la situación en Libia o una resolución pacífica del conflicto en el este de Ucrania, Irán y muchos más.

Todos estos temas serán discutidos en la reunión política, pero el verdadero encuentro entre Asia y Europa ocurre todos los días: cuando los estudiantes de nuestros respectivos continentes intercambian Europa por Asia o viceversa, para estudiar en la Universidad; cuando se realizan transacciones comerciales entre empresas europeas y asiáticas, grandes o pequeñas; cuando visitamos los continentes de los demás, ya sea como turistas o como amigos, para disfrutar de lo mejor que Asia y Europa tienen para ofrecer, y cuando los investigadores de ambos continentes se unen para trabajar e innovar conjuntamente.

En reuniones como ASEM creamos el ambiente y las condiciones para mejorar las conexiones que tenemos entre nuestras sociedades y nuestros ciudadanos. Este es el objetivo real de marcos como ASEM. Espero poder hacerlo con los socios y amigos asiáticos de Europa, durante ASEM en Madrid y en los años venideros. Es hora de traducir el poder de Europa y Asia en una verdadera asociación.

Josep Borrell es Alto Representante de la UE para Asuntos Exteriores y Políticas de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >