Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los refugiados y la comunidad local de acogida se preparan para cocinar pescado juntos en un arroyo formado por las intensas inundaciones en Maban (Sudán del Sur), el 27 de noviembre.
Los refugiados y la comunidad local de acogida se preparan para cocinar pescado juntos en un arroyo formado por las intensas inundaciones en Maban (Sudán del Sur), el 27 de noviembre. AFP

Desplazados por la corriente en Sudán del Sur

11 fotos

Las fuertes lluvias sufridas en los últimos meses en grandes áreas del país dejan a unas 900.000 personas afectadas por las inundaciones y los destrozos

  • Grandes áreas del este de Sudán del Sur se han visto afectadas por las fuertes lluvias en los últimos meses. Las inundaciones "sin precedentes", según la Agencia para los Refugiados de la ONU (Acnur), en el condado de Maban han afectado a cerca de 200.000 personas, tanto refugiadas como población local. En el país, el número de damnificados asciende a 900.000. En la imagen, desplazados y locales pescan juntos en un arroyo formado por las intensas inundaciones en Maban, a finales de noviembre.
    1Grandes áreas del este de Sudán del Sur se han visto afectadas por las fuertes lluvias en los últimos meses. Las inundaciones "sin precedentes", según la Agencia para los Refugiados de la ONU (Acnur), en el condado de Maban han afectado a cerca de 200.000 personas, tanto refugiadas como población local. En el país, el número de damnificados asciende a 900.000. En la imagen, desplazados y locales pescan juntos en un arroyo formado por las intensas inundaciones en Maban, a finales de noviembre. AFP
  • El retraso de la temporada de lluvia había creado una situación de grave inseguridad alimentaria entre una población que ya vivía desplazada. La zona afectada, localizada en el estado del Alto Nilo, acoge a más de 150.000 personas refugiadas de Sudán. En el conjunto del país, la ONU alertó el pasado octubre de que 5,12 millones de personas se enfrentarán a la falta de alimentos. El agua, que ha llegado en tromba, ha empeorado la perspectiva. En la imagen, un hombre cuelga el pescado para que se seque junto a un arroyo formado como resultado de las fuertes lluvias en Maban.
    2El retraso de la temporada de lluvia había creado una situación de grave inseguridad alimentaria entre una población que ya vivía desplazada. La zona afectada, localizada en el estado del Alto Nilo, acoge a más de 150.000 personas refugiadas de Sudán. En el conjunto del país, la ONU alertó el pasado octubre de que 5,12 millones de personas se enfrentarán a la falta de alimentos. El agua, que ha llegado en tromba, ha empeorado la perspectiva. En la imagen, un hombre cuelga el pescado para que se seque junto a un arroyo formado como resultado de las fuertes lluvias en Maban. AFP
  • "Las emergencias acentúan aún más las vulnerabilidades de los grupos en riesgo, concretamente de mujeres, niñas y niños, personas de edad avanzada o con discapacidades", explicaba en un comunicado Vanessa Saraiva, asesora de género y protección de la ONG World Vision, tras las inundaciones a finales de octubre.
    3"Las emergencias acentúan aún más las vulnerabilidades de los grupos en riesgo, concretamente de mujeres, niñas y niños, personas de edad avanzada o con discapacidades", explicaba en un comunicado Vanessa Saraiva, asesora de género y protección de la ONG World Vision, tras las inundaciones a finales de octubre. AFP
  • Los residentes del campamento de refugiados de Yusuf Batir pescan junto con la comunidad local de acogida en un arrollo surgido tras las inundaciones. Con todo, "los niveles de desnutrición siguen siendo críticos en muchas zonas, con unos 860.000 menores de cinco años gravemente desnutridos", alertaban la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en un estudio publicado el pasado octubre.
    4Los residentes del campamento de refugiados de Yusuf Batir pescan junto con la comunidad local de acogida en un arrollo surgido tras las inundaciones. Con todo, "los niveles de desnutrición siguen siendo críticos en muchas zonas, con unos 860.000 menores de cinco años gravemente desnutridos", alertaban la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y el Programa Mundial de Alimentos (PMA) en un estudio publicado el pasado octubre. AFP
  • Una niña pequeña camina en una balsa de agua en el campamento de refugiados de Yusuf Batir, en Maban, donde el río homónimo se desbordó hace poco más de un mes. Según informes de la ONG World Vision, alrededor de 180 cabras murieron bebiendo agua contaminada junto con una gran cantidad de ganado. Y al menos 15 kilómetros de la carretera quedaron dañados por las inundaciones, lo que obstaculizó el transporte de agua limpia mediante camiones para abastecer las comunidades.
    5Una niña pequeña camina en una balsa de agua en el campamento de refugiados de Yusuf Batir, en Maban, donde el río homónimo se desbordó hace poco más de un mes. Según informes de la ONG World Vision, alrededor de 180 cabras murieron bebiendo agua contaminada junto con una gran cantidad de ganado. Y al menos 15 kilómetros de la carretera quedaron dañados por las inundaciones, lo que obstaculizó el transporte de agua limpia mediante camiones para abastecer las comunidades. AFP
  • Los residentes del campo de refugiados de Yusuf Batir esperan en la fila de una farmacia en Maban. Las lluvias torrenciales no solo provocan inundaciones, sino que a menudo traen consigo el incremento de enfermedades como la malaria, el dengue y otras transmitidas por mosquitos que proliferan con la humedad. Además, aumentan las diarreas provocadas por el consumo de agua contaminada.
    6Los residentes del campo de refugiados de Yusuf Batir esperan en la fila de una farmacia en Maban. Las lluvias torrenciales no solo provocan inundaciones, sino que a menudo traen consigo el incremento de enfermedades como la malaria, el dengue y otras transmitidas por mosquitos que proliferan con la humedad. Además, aumentan las diarreas provocadas por el consumo de agua contaminada. AFP
  • Sudán del Sur se está recuperando gradualmente después de seis años de guerra civil, y ahora afronta unas inundaciones que no se habían visto en la región en casi cuatro décadas, confirma Acnur. En esta época del año, la región cercana a Bunj, capital de Maban, es propensa a sufrirlas por las fuertes lluvias estacionales. Sin embargo, el desbordamiento de los ríos en Sudán del Sur tiene su origen en las aguas que vienen de las tierras altas en la vecina Etiopía, donde las lluvias están siendo más intensas e irregulares, y están horadando el terreno dirigiendo rápidos hacia zonas donde se asienta la población, informa la Agencia de la ONU para los Refugiados.
    7Sudán del Sur se está recuperando gradualmente después de seis años de guerra civil, y ahora afronta unas inundaciones que no se habían visto en la región en casi cuatro décadas, confirma Acnur. En esta época del año, la región cercana a Bunj, capital de Maban, es propensa a sufrirlas por las fuertes lluvias estacionales. Sin embargo, el desbordamiento de los ríos en Sudán del Sur tiene su origen en las aguas que vienen de las tierras altas en la vecina Etiopía, donde las lluvias están siendo más intensas e irregulares, y están horadando el terreno dirigiendo rápidos hacia zonas donde se asienta la población, informa la Agencia de la ONU para los Refugiados. AFP
  • "Casi una quinta parte del país, que es del tamaño de Francia, está lidiando con la situación provocada por las lluvias extremas. Comunidades enteras, incluidos centros de salud, centros de nutrición y escuelas, están inundadas y hasta el 90% de los servicios básicos han tenido que ser suspendidos en algunas áreas. La mayoría de las fuentes de agua en las zonas afectadas están contaminadas por el agua de las inundaciones, lo que representa un gran riesgo para la salud de los niños", informa Unicef
    8"Casi una quinta parte del país, que es del tamaño de Francia, está lidiando con la situación provocada por las lluvias extremas. Comunidades enteras, incluidos centros de salud, centros de nutrición y escuelas, están inundadas y hasta el 90% de los servicios básicos han tenido que ser suspendidos en algunas áreas. La mayoría de las fuentes de agua en las zonas afectadas están contaminadas por el agua de las inundaciones, lo que representa un gran riesgo para la salud de los niños", informa Unicef AFP
  • Un niño camina sobre los tejados restantes de las casas destruidas por las inundaciones en el campamento de refugiados de Yusuf Batir en Maban. "Sudán del Sur ya era uno de los países más peligrosos para ser niño, y ahora ha empeorado", dijo Mohamed Ag Ayoya, representante de Unicef en Sudán del Sur.
    9Un niño camina sobre los tejados restantes de las casas destruidas por las inundaciones en el campamento de refugiados de Yusuf Batir en Maban. "Sudán del Sur ya era uno de los países más peligrosos para ser niño, y ahora ha empeorado", dijo Mohamed Ag Ayoya, representante de Unicef en Sudán del Sur. AFP
  • Para poder ofrecer una respuesta a la emergencia, la ONU ha estimado que harán falta 35 millones de dólares para atender necesidades inmediatas como la potabilización de agua, coberturas de plástico, mosquiteras y medicamentos para enfermedades como la malaria o la diarrea, además de repartir asistencia alimentaria. El organismo matizó, además, que esta crisis no se acabaría una vez que remitiesen las aguas puesto que se prevén daños considerables en las cosechas, las tierras y el ganado, lo que lastrará los medios de vida de la población en los meses venideros.
    10Para poder ofrecer una respuesta a la emergencia, la ONU ha estimado que harán falta 35 millones de dólares para atender necesidades inmediatas como la potabilización de agua, coberturas de plástico, mosquiteras y medicamentos para enfermedades como la malaria o la diarrea, además de repartir asistencia alimentaria. El organismo matizó, además, que esta crisis no se acabaría una vez que remitiesen las aguas puesto que se prevén daños considerables en las cosechas, las tierras y el ganado, lo que lastrará los medios de vida de la población en los meses venideros. AFP
  • Los vecinos de la comunidad local de acogida esperan en la fila para la distribución de artículos domésticos de emergencia como jabón, mantas y lavabos tras las intensas inundaciones en Maban.
    11Los vecinos de la comunidad local de acogida esperan en la fila para la distribución de artículos domésticos de emergencia como jabón, mantas y lavabos tras las intensas inundaciones en Maban. AFP