Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un nuevo caso de polio en Malasia, 27 años después

Un bebé de tres meses ha sido diagnosticado con esta enfermedad prevenible con vacuna. Las autoridades del país anuncian que intensificarán las campañas de inmunización para frenar el brote

En la imagen, una niña muestra su dedo lleno de tinta, lo que demuestra que la han vacunado contra la polio.

Un bebé de tres meses ha sido diagnosticado de poliomielitis en Malasia. Es el primer caso reportado en el país en casi tres décadas. El pequeño afectado, que vive en Tuaran, en la isla de Borneo, dio positivo el pasado viernes en un examen realizado después de ser ingresado en el hospital con fiebre y debilidad muscular, informó el director general de Salud, Noor Hisham Abdullah, en un comunicado. "El paciente está siendo tratado en una sala de aislamiento y está en condición estable, pero aún necesita asistencia para respirar", explicó.

Malasia fue declarada libre de poliomielitis en el año 2000, después de informar su último caso conocido de la enfermedad en 1992. Su resurgimiento se produce pocos meses después de que Filipinas, al norte de Borneo, informara sus primeros casos de poliomielitis desde 1993 en septiembre. En aquel caso, dos niños enfermaron por un virus derivado de la vacuna, una forma de transmisión causada por las bajas coberturas de inmunización

Noor Hisham aseguró que las pruebas mostraron que el niño estaba infectado con una cepa de polio que compartía vínculos genéticos con el virus detectado en los casos filipinos. Los controles en el área donde vivía el bebé mostraron que 23 de 199 niños entre dos y 15 años no habían recibido la vacuna contra la polio, agregó.

Afganistán y Pakistán son los últimos países donde la enfermedad es endémica. Por su parte, África subsahariana está a un paso de ser declarada libre de polio

"Esta es una situación preocupante ya que la propagación de la enfermedad solo se puede detener con la inmunización contra la poliomielitis", explicó el mandatario, quien recordó que las tasas de vacunación deben estar por encima del 95% para prevenir la infección.

Aunque no existe cura para la poliomielitis, que invade el sistema nervioso y puede causar parálisis irreversible en cuestión de horas, se puede prevenir con vacunas. El virus se propaga rápidamente entre los niños, especialmente en condiciones insalubres en regiones subdesarrolladas o devastadas por la guerra donde el acceso a la atención médica es limitado.

Afganistán y Pakistán son los últimos países donde la enfermedad es endémica. Por su parte, África subsahariana está a un paso de ser declarada libre de polio. En Nigeria, último país del continente donde estaba presente, lleva tres años sin registrar un nuevo caso.

El director general de salud malayo informó, además, de que ya se han tomado muestras fecales de los contactos cercanos del niño infectado y sus alrededores, en un intento por detectar el virus de la polio, que se transmite cuando las heces de una persona infectada se introducen en la boca de otra a través de agua o comida contaminadas.

Las autoridades del país asiático también han intensificado el monitoreo de los casos de parálisis flácida aguda (AFP), un signo común de poliomielitis aguda. Noor Hisham aconsejó a los padres que se aseguraran de que sus hijos estuvieran completamente vacunados. En los últimos años, Malasia se ha enfrentado a un desafío para convencer a algunos progenitores de que inmunicen a sus hijos. En 2016, cinco niños murieron de difteria, una enfermedad prevenible por vacunación.

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información