Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Médicos agotados

Las carencias presupuestarias están llevando al límite al sistema sanitario

Concentración de protesta este miércoles en el centro de salud de Neda, en el área sanitaria de Ferrol.
Concentración de protesta este miércoles en el centro de salud de Neda, en el área sanitaria de Ferrol.

La asistencia primaria está agotada. Ese es el mensaje que han lanzado los médicos gallegos con una huelga, la segunda este año, con la que han querido alertar de la grave situación en la que se encuentran los servicios sanitarios. La escasez de médicos y pediatras y la sobrecarga asistencial están deteriorando gravemente el funcionamiento de la sanidad pública, que no se han recuperado todavía de los recortes provocados por la crisis, pese a los años de bonanza económica. En 2011, el gasto sanitario público representaba el 6,5 del PIB; con la crisis, en 2013 bajó al 6%, y desde entonces no solo no se ha recuperado, sino que en 2017 cayó al 5,9%. Esta situación de precariedad presupuestaria crónica ha tensado la capacidad del sistema, no solo en Galicia, sino en toda España, para dar respuesta a las crecientes necesidades de la población y pone en riesgo la valoración social del que es sin duda uno de los principales pilares del Estado de bienestar.

El aumento sostenido de las listas de espera, incluso para ser atendido por el médico de familia, ha ido acompañado de una sobrecarga asistencial que ha llevado a los profesionales al límite de su capacidad de resistencia. La necesidad de revertir este deterioro debería ser una poderosa razón para acabar con la inestabilidad política. Necesitamos un Gobierno estable con capacidad para encarar esta situación con presupuestos y reformas que permitan revertir el deterioro de los servicios.

Entre estas reformas debería priorizarse dotar de mayor capacidad resolutiva a la asistencia primaria. Los médicos gallegos se quejan con razón de que es la cenicienta del sistema. Las actuales plantillas son insuficientes para atender las necesidades de una población rural envejecida y dispersa. La Junta de Galicia ha prometido la incorporación de 80 médicos de familia y 20 pediatras, pero los facultativos en huelga estiman que sería preciso contratar por lo menos a 350. Los problemas que aquejan a la sanidad gallega son extrapolables a otras muchas zonas. La falta de médicos y pediatras es precisamente una de las quejas recurrentes de la llamada España vacía. Y es previsible que el problema se agrave en los próximos años. La especialidad de medicina familiar y comunitaria es la más envejecida: el 28,7% de los profesionales tienen más de 60 años y se jubilarán en poco tiempo.

Hace mucho que se sabe que faltan médicos de familia, pediatras y determinados especialistas, y, sin embargo, no se han tomado medidas eficaces para paliar esta carencia y aumentar las plazas de MIR. En esta coyuntura no se entiende que algunas comunidades hayan obligado a jubilarse a los facultativos a los 65 años, cuando podrían prolongar la actividad profesional hasta los 70 sin problemas. A ello hay que añadir que muchos titulados, a la hora de ejercer, prefieren trabajar en otras áreas, o en la medicina privada en una gran ciudad, antes que desplazarse a zonas rurales, por la sobrecarga de trabajo y la falta de incentivos profesionales. Los gestores sanitarios suelen acompañar su discurso de grandes elogios y buenos propósitos sobre la atención primaria, pero a la hora de planificar suele olvidarla sin tener en cuenta que es un elemento fundamental de la calidad asistencial.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >