Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un ladrillo español para reconstruir Alepo desde los escombros

La ONG Rescate y el sector de la construcción español lanzan ‘ALEPOH’, un proyecto para ayudar a la rehabilitación de una de las ciudades sirias más afectadas por la guerra

Almacén donde están ubicados los ladrillos que reconstruirán Alepo. Ver fotogalería
Almacén donde están ubicados los ladrillos que reconstruirán Alepo.

Con ustedes un ladrillo, pero no un ladrillo cualquiera. Se trata de una edición de lujo (solo 2.000 unidades) de la mejor materia prima de España, al precio de 500 euros. Quizá el ladrillo más caro del mundo. Pero por la venta de cada uno de ellos podrán hacerse unos 740 ladrillos en la ciudad de Alepo y reconstruir viviendas.

Tras ocho años de un conflicto que ha dejado 400.00 muertos y 11 millones de desplazados, Alepo, la segunda ciudad de Siria y una de las más antiguas del mundo, se llenó de muertos, heridos, ausencias y toneladas de escombros. Muchas casas en ruinas a las que es imposible volver. Sin embargo, ahora que la situación en la ciudad se ha estabilizado, en los escombros hay una oportunidad. Con ellos se fabrican ladrillos para la reconstrucción de viviendas, escuelas y hospitales gracias al empeño y el esfuerzo de 136 personas que trabajan en una fábrica llamada Esperanza.

Allí está Yaman Asuad, un joven que no olvidará el día de su cumpleaños, en el que perdió a su prometida por uno de los bombardeos que asoló la ciudad. Tras el fallecimiento posterior de su padre, tuvo que dejar los estudios y ponerse a trabajar, como explica en un vídeo grabado en Alepo por la ONG Rescate. “No puedo describir lo que siento; desde que empecé el trabajo en este proyecto siento que con estos ladrillos construyo de nuevo Siria y participar en ello me permite desahogarme de lo que llevo por dentro”. Yaman es uno de los trabajadores de la Fábrica de Esperanza, en el barrio de Ramouseh, que fueron formados por esta iniciativa conjunta de Rescate y el Programa de Naciones Unidos para el Desarrollo (PNUD) para ayudar a personas víctimas del conflicto a trabajar en la fabricación de ladrillos.

Soura Al Joundi, jefa de misión de la ONG Rescate en Siria, fue el motor que puso en marcha la fábrica hace un año. Este martes estuvo presente en la Casa Árabe de Madrid para presentar el proyecto Alepoh junto a representantes del sector de las pequeñas y medianas empresas de la construcción en España que apoyarán a Rescate en esta empresa. “Ahora, con el 80% del país en situación de estabilidad, para mucha gente es la hora de volver y reconstruir sus vidas, pero si sus casas están destruidas, o no hay escuelas para los niños o un centro de salud, no podrán volver”, dice durante la rueda de prensa. “Por eso, ayudar a reconstruir sus viviendas es ayudar a reconstruir vidas”.

Con la recaudación de esta campaña se podrían fabricar 1.428.500 ladrillos de cemento, beneficiando a más de 34.000 personas

Cristina Bermejo, directora de Rescate, resalta que mediante el acompañamiento a cada una de las 136 trabajadoras y trabajadores de la fábrica pudieron aprender de “la enorme resiliencia del pueblo sirio y su determinación en salir adelante”. Esta ONG española, dedicada a la ayuda a refugiados y víctimas de conflictos, tuvo su origen como filial de la International Rescue Comittee (IRC) que fundara, en 1933, Albert Einstein, para ayudar a los europeos a escapar de la Alemania nazi. Ya como ONG independiente trabaja en nueve países de Oriente Medio y África subsahariana. En Siria apoyaba desde 2001 a mujeres y niñas palestinas refugiadas en los suburbios de grandes ciudades para que tuvieran acceso a salud, educación y empleo.

“En medio de eso nos pilló la guerra y tuvimos que convertir nuestros proyectos en ayuda humanitaria básica: abrigo, alimentación, etc. Más tarde, cuando algunas zonas se estabilizaron, pudimos empezar proyectos de reconstrucción como este de la fábrica de ladrillos”, explica Bermejo. A través del impulso creativo del publicista Jorge Martínez, pequeñas y medianas empresas españolas de constructores, promotores, distribuidores y fabricantes vinculados a la construcción han mostrado su apoyo a este proyecto. Y desde ahora estarán promoviendo Alepoh entre las empresas del sector en todo el país para conseguir comprar los 2.000 ladrillos que se han producido de manera artesanal y altruista por la empresa ladrillera Cerámicas La Paloma.

Con la recaudación de esta campaña se podrían fabricar 1.428.500 ladrillos de cemento, reutilizando 22.895 metros cúbicos de escombros, beneficiando a más de 34.000 personas y asegurando el mantenimiento de La Fábrica de Esperanza durante los próximos dos años. Así mismo, se podrán rehabilitar 400 viviendas del este de Alepo (la zona más castigada por los bombardeos), reconstruir diversas escuelas y acometer la reconstrucción íntegra de un hospital que había sido tomado por el ISIS para usarlo como prisión.

A la campaña se han sumado ya numerosas empresas representadas por asociaciones como Hispalyt (Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas), Andimac (Asociación Española de Distribuidores de Materiales de la Construcción) o la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), indican los responsables de la misma.

José Pablo Martínez, secretario general de la Confederación Nacional de la Construcción (CNC) destaca en la rueda de prensa que el sector de la construcción emplea en España emplea a 1.250.000 personas. “Aunque la construcción se ha recuperado, no atraviesa aún un buen momento, pero la responsabilidad social es parte de nuestra preocupación diaria. Nuestra reputación en el exterior es buena, y creemos que esta es una oportunidad de responsabilidad social con personas que han sufrido un conflicto tan duro. Estamos convencidos de que nuestras empresas contribuirán a la causa, como ya estamos haciendo en la reconstrucción de lugares afectados por los efectos adversos del clima en este país”. 

Por su parte, Francisco José Morant, presidente de Hyspalit, destaca el simbolismo de un ladrillo, una pieza sencilla de origen natural que se ha utilizado durante miles de años y cientos de civilizaciones. "Por eso nos alegra que simbolice la solidaridad del sector de la construcción española. Este ladrillo solidario emprende un viaje cuyo destino es que la Fábrica de Esperanza continúe funcionando. Ojalá sea un camino largo”. Además, apunta una coincidencia: “Me hace ilusión saber que se llame así la fábrica, porque tiene el mismo nombre que la que mis antepasados levantaron por primera vez en Alicante. No hay otro nombre mejor”. Además de las empresas del sector, la campaña Alepoh está abierta a la colaboración de cualquier persona o empresa que quiera sumarse a ella a través de la web abierta para la misma: www.alepoh.org

Puedes seguir a PLANETA FUTURO en Twitter y Facebook e Instagram, y suscribirte aquí a nuestra newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información