LEER PARA CREER
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Shakespeare, Sánchez y el botón mágico de Vox

Agitar al monstruo para generar miedo y presentarte entonces como salvador es mucho más que un viejo truco

Israel Elejalde, caracterizado como Ricardo III para el montaje de Miguel del Arco.
Israel Elejalde, caracterizado como Ricardo III para el montaje de Miguel del Arco. © VANESSA RÁBADE

“Llega un tiempo en que la justicia exige la suspensión de la libertad. El terror, pequeño o grande, vendrá entonces a coronar la revolución”. Pongan un vozarrón convincente a estas palabras terribles y sitúense en una impresionante versión de Ricardo III que firma Miguel del Arco, tan actual y electrizante que dispara la obra más representada de Shakespeare hasta dejárnosla en forma de obús en nuestro felpudo. Entonces tendremos dos opciones: asomarnos a presenciar la explosión de pensamiento, de verdades y lecciones aún vigentes, a ver si se nos pega algo, o ponernos a cubierto y huir de la realidad.

Cinco siglos han pasado desde que Shakespeare escribió su texto inmortal sobre la tiranía y la atracción del poder y, aunque las cosas no se resuelven hoy en guerras fratricidas como la que libraban ahí los Lancaster y los York, a veces pareciera que no hemos aprendido tanto. La justicia que abandera el revolucionario siempre es ilusionante, claro, pero cuando incluye la suspensión de libertad como un all inclusive ineludible -lo tomas o lo dejas-, nos empieza a sonar. ¿Estamos pensando en lo mismo?

Israel Elejalde, que encarna a Ricardo III con una energía hipnótica, ha confesado que Trump es su fuente de inspiración. Miguel Del Arco habla también de Boris Johnson, de Bolsonaro o de cualquier populista que se precie. Pero al verlo estos días en Madrid uno no vuela tan lejos, porque algunos líderes de andar por casa nos regalan cada día razones parecidas para temerles.

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

Vox utiliza la democracia que le permite existir para intentar anular la de los demás. Ilegalizaría al PNV con el mismo botón mágico con que antes habría ilegalizado a los independentistas catalanes. Éstos a su vez anularían los derechos de la mitad de los catalanes con su propio botón particular. Y así sucesivamente.

Pero Vox no ha llegado solo. Lo más inquietante de Ricardo III es cómo utiliza a los demás para mover los vientos a su favor. Es habitual en política, pero inmoral cuando lo que alientas es nocivo. En abril, Pedro Sánchez quiso un solo debate a cinco para incorporar a Vox, que no logró porque éste aún no tenía representación. Esta vez lo ha conseguido, pero tanto él como los demás eligieron dejar a Abascal la portería libre para que goleara a gusto. Agitar al monstruo para generar miedo y presentarte entonces como salvador es mucho más que un viejo truco: es una frivolidad, una inmoralidad, una irresponsabilidad.

Frente a esta realidad que parece una mala obra de teatro, con líderes que se disfrazan de centro o de derechas, de partidarios del diálogo o de la mano dura según la fecha de interpretación, nos queda volver a la sala Kamikaze de Madrid, donde hay personajes de los que al menos sí podemos disfrutar.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Berna González Harbour

Escribe en Cultura, es columnista en Opinión y analista de ‘Hoy por Hoy’, además de responsable de la newsletter EL PAÍS de la mañana. Ha sido enviada en zonas en conflicto, corresponsal en Moscú y subdirectora al frente de varias secciones. Premio Dashiell Hammett por 'El sueño de la razón', su último libro es ‘Goya en el país de los garrotazos’.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS