Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Àngel Llàcer y Manu Guix, una pareja más allá de ‘Operación Triunfo’

Los profesores de la famosa Academia de televisión se reúnen en el teatro Rialto de Madrid con ‘La jaula de las locas’

Verlos juntos recuerda a esas parejas que llevan toda una vida. Con solo una mirada saben lo que piensan y en más de una ocasión el uno termina la frase del otro. No es de extrañar si se tiene en cuenta los más de 20 años que llevan trabajando juntos. El truco, admiten, es que su amistad está por encima de todo. Àngel Llàcer (Barcelona 1974) y Manu Guix (Barcelona 1979) vuelven a juntarse, si es que alguna vez se han separado, para presentar La jaula de las Locas, el musical de Broadway con el que triunfaron en Barcelona el año pasado y con el que esperan arrasar también en el teatro Rialto de Madrid a partir del 3 de octubre.

La comedia narra el encuentro entre dos familias muy distintas. La pareja homosexual de Albin y Georges, propietarios del club nocturno La Cage aux Folles de Saint Tropez y el hijo de Georges, Jean Michel, que se va a casar con la hija de un diputado ultraconservador y defensor de los valores más tradicionales en la vida familiar. “Es un espectáculo muy potente con la increíble capacidad de transmitir felicidad”, cuenta Manu Guix, encargado de la dirección musical, conteniéndose las manos para no tocar el piano en el que se sienta para la entrevista. “Hemos descubierto que este musical hace feliz a la gente, tanto a quien lo ve como a quien lo hace. Te reconcilia contigo mismo, con tu profesión y con quién eres”, añade Àngel Llàcer. Un espectáculo recomendado a todos los públicos y sus directores animan también a todos los políticos a verlo. “Quien quiera venir que venga. Hay que tener en cuenta que se llama La jaula de las locas y el cartel es rosa, así que a quien no le guste ese color que no venga”, remata Llàcer.

Un momento de la representación de 'La jaula de las locas'. ampliar foto
Un momento de la representación de 'La jaula de las locas'.

Llàcer es el director de la obra y también el protagonista. Una doble tarea para la que se prepara muy intensamente. Desde que se levanta a las seis de la mañana sigue a rajatabla los ejercicios que su entrenador personal le manda para mantenerse en forma, con cuidado porque se recupera de una reciente operación de una hernia. También da clases de canto y es un alumno aplicado con el baile. Para Guix es algo más complicado por otros factores: su familia, es padre de dos niños pequeños; y el resto de compromisos profesionales que tiene, como el reciente estreno de otro musical del que ambos forman parte, La tienda de los horrores.

Sin embargo, las pilas parecen inagotables para estos dos profesores que se dieron a conocer en Operación Triunfo. A ninguno le importa llevar esa etiqueta, y Ángel reconoce que él acumula unas cuantas más, como la de Tú sí que vales, cuando trabajó en Telecinco, o más recientemente Tu Cara Me Suena.

Un momento de la representación de 'La jaula de las locas'. ampliar foto
Un momento de la representación de 'La jaula de las locas'.

Le falla la memoria al no recordar por qué decidió marcharse de OT, allá por 2011. “¿Yo me fui? No, se acabó la edición”, dice no muy convencido. “No, no. Tú te fuiste”, le recuerda muy seguro Manu, que no olvida que entonces el talent show se emitía en Telecinco por quinto año consecutivo y cuyo final tuvo que precipitarse por los bajos datos de audiencia. Tras esto, el programa acabó guardado en una especie de armario del que no volvió a salir hasta seis años después, con la triunfal y exitosa vuelta de OT 2017. “No nos esperábamos el éxito de la resurrección. Estas dos últimas ediciones han sido maravillosas, es un regalo que me ha dado la vida”, reflexiona Manu, que continúa siendo uno de los profesores más queridos de la Academia. Igual que un padre no puede elegir entre sus hijos, Manu Guix no se moja a la hora de destacar a su concursante favorito, sino que habla del trabajo y la profesionalidad de todos.

El fenómeno Rosalía

Como expertos musicales también están sorprendidos con el fenómeno Rosalía. Especialmente Àngel, que siendo jurado en Tu sí que vales le paró los pies cuando a los 15 años se presentó al concurso de talentos. Entonces, la afinación no era el punto fuerte de la intérprete de Malamente pero Llàcer, cuya memoria le vuelve a jugar una mala pasada y solo recuerda ese momento por los vídeos que circulan por Internet, destaca que la evolución de Rosalía ha sido “brutal”. “Tenía un gran potencial, pero no era su momento”.

Acostumbrados a ser los que dirigen el camino de los demás, ahora ellos son a los que van a mirar con lupa. No les da miedo, pero sí están nerviosos. “La tele es muy distinta. El teatro, especialmente el género musical, es muy exigente y cada actuación es diferente”, aseguran los dos ilusionados por lo que está por llegar. Ahora sí, Manu Guix se arranca a tocar el piano y Àngel Llàcer le acompaña en la voz.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >