Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Increíble pero cierto

Me pregunto qué aplaudían los que aplaudieron a Zabaleta y Ugarte en Hernani y Oñate que fueron, respectivamente, un asesino y un secuestrador. Se puede ser independentista sin ser violento. Me pregunto si en sus casas, a solas, cuando ven a sus padres, hijos o nietos, cuando no están mediatizados por fuerzas sociales muy activas, se vanaglorian de lo que un día hicieron sus compañeros de ideas; o les entran dudas, como mínimo. Y me parece increíble que aplaudieran, pero aplaudieron, y hasta vitorearon.

Dionisio Rodríguez Castro

Villaviciosa de Odón (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >