Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Selena Gomez: la exniña Disney se ha hecho mayor

La cantante celebra sus 27 años reconvertida en icono de la moda, con proyectos cinematográficos serios y con sus fantasmas amorosos y mentales más que superados

Selena Gomez, en el estreno de 'Los muertos no mueren', el 10 de junio en Nueva York. En vídeo, el tráiler de la película. CORDON PRESS | Vídeo: Universal

Selena Gomez ha llegado a los 27 años. La que muchos consideran la edad maldita de las estrellas —la misma a la que han muerto Amy Winehouse, Jimi Hendrix, Kurt Cobain o Janis Joplin— parece convertirse para esta cantante, actriz y empresaria en un talismán al que aferrarse.

Porque los meses anteriores han sido, por decirlo de forma ligera, complicados para esta exniña Disney reconvertida en diva del pop. Quien una vez fue reina de la tele —donde empezó a los 14 años— y después soberana de Instagram se vio destronada, básicamente, por ella misma. El mundo parecía quedarle grande a la joven Gomez.

Si en 2017 empezó su guerra por la privacidad al decidir cerrar su perfil de Instagram (eso sí, para que la vieran "nada más" que 130 millones de seguidores), 2018 se convirtió en uno de los años más duros para la cantante: tras la recuperación de un lupus, con trasplante incluido, llegaron las peleas con su madre; la terapia para enfrentar la ansiedad y la depresión; y una relación de ida y vuelta con Justin Bieber que acabó peor que mejor. Finalmente, terminó el año ingresada en un exclusivo centro de rehabilitación, el mismo en el que ha tratado de curar sus adicciones Kit Harington y que cuesta 100.000 euros al mes. Allí pasó dos meses ingresada siguiendo un tratamiento llamado terapia dialéctica conductual, que se concentra en la búsqueda de la aceptación de uno mismo a través de terapias individuales y grupales.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Selena Gomez (@selenagomez) el

La terapia hizo su efecto. Lo sabe incluso ella misma, que se ha mostrado "orgullosa" de la persona en la que se está convirtiendo. Gomez parece haber encontrado su lugar en el mundo. Ha rodado con Woody Allen y con Jim Jarmusch, con quien el pasado mayo presentó película en el Festival de Cannes. Entonces reflexionó sobre la vulnerabilidad que suponían las redes sociales y sobre cómo se enfrenta su generación a las fake news"Me aterroriza ver hasta qué punto se exponen los jóvenes", reflexionaba entonces. "No están al corriente de las noticias. Es peligroso que la gente no tenga la información adecuada".

El nuevo capítulo ha traído una reconversión mental y también física. Su imagen se ha vuelto más rompedora, más fresca, y ha sido en parte gracias a su estilista, Kate Young, que también aconseja a Dakota Johnson, Michele Williams o Margot Robbie, siempre entre las mejor vestidas de Hollywood. Young, que comenzó su carrera como asistente de la revista Vogue, ha aparecido incluso en la cuenta de Instagram de Gomez, lo que ha ayudado a impulsar su carrera del mismo modo que la estilista ha permitido a la cantante modernizar su estilo y auparse como un icono a seguir para veinteañeras, y no tanto, en busca de la tendencia. Tanto que la joven se ha convertido en imagen de marcas como Puma y Coach.

"Bueno, pues ya tengo 27 años", contaba desde Roma, en esas mismas redes sociales por las que profesa amor y odio a la vez. "Quiero agradecer a todos y cada uno de vosotros las palabras que me habéis dedicado por mi cumpleaños. No es algo a la ligera. El pensamiento que va detrás de cada palabra que escribís me hace acabar llorando de agradecimiento, como me pasó anoche. Rezo por todos vosotros. Os quiero". Gomez llegó a esa cifra tan redonda para ella el lunes, pero no colgó el mensaje de agradecimiento hasta el miércoles. No tiene prisa para las celebraciones. Otra muestra más de la madurez que últimamente le caracteriza.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >