Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Héroes de la superación: el camino de Santiago de 85 niños con cáncer

El casi centenar de menores malagueños recorre estos días un trayecto de 100 kilómetros para "celebrar la vida y sensibilizar sobre la donación de médula". Este sábado llegan a Santiago

Héroes de la superación: el camino de Santiago de 85 niños con cáncer

“Esta es la experiencia más bonita de mi vida”, cuenta María José Rosado, que durante la última semana compagina sonriente muchas lágrimas de felicidad con aún más cansancio en las piernas. Está realizando el camino de Santiago desde el pasado domingo con sus dos hijas, Beatriz y Carlota. Lo hacen junto a otras 200 personas procedentes de Málaga. Se trata de una caravana excepcional, donde los protagonistas son 85 menores de entre 2 y 17 años que han sido tratados o lo están siendo por una enfermedad oncohematológica. Y que han decidido celebrar la vida con un viaje conjunto que, también, busca sensibilizar sobre la donación de médula.

“Todo esto nos sobrepasa. Es muy emocionante”, añade María José. Su hija mayor, Beatriz tiene hoy 16 años. Cuando tenía cinco, le detectaron un cáncer. “Entramos entonces en un mundo nuevo”, recuerda su madre. Una vida dentro de un hospital, con miles de dudas y mucho tiempo para pensar. La situación se complicó cuando a su otra niña, Carlota -que hoy tiene 13 años- también pasó por un tumor. “Pero ahí están, vivas. Esto es fantástico”, cuenta la mujer sonriendo. “Estos niños y niñas son héroes”, subraya José Camacho, jefe de sección de la UVI de pediatría en el Hospital Regional de Málaga, que disfruta viendo la evolución de sus pequeños pacientes. Hace unos meses se encontraban entre las paredes del centro hospitalario. Ahora tienen una salud de hierro para completar los 15 kilómetros de media de cada jornada. “Y, además, al llegar se ponen a jugar al fútbol. Son increíbles”, añade el doctor

Algunos de los pequeños viajan en sillas de ruedas, otros lo hacen con prótesis, muletas o bastones; pero todos cumplen su objetivo diario para superar las seis etapas que tienen marcadas en su mapa. Partieron el pasado domingo de Sarria y esperan llegar mañana sábado a Santiago de Compostela. Los menores están acompañados por sus familias, un equipo de sanitarios y miembros de la Asociación de Voluntarios de Oncología Infantil (AVOI), entidad que imaginó esta iniciativa. Y que ha sido capaz de resolver todos los problemas de logística, económicos y de organización que suponía poner en marcha una excursión así. “Todo es ponerse. Retos como este siempre se superan”, señala Juan Carmona, presidente de AVOI, cuya entidad lleva casi tres décadas mejorando el día a día de los niños y niñas que pasan por el Hospital Materno Infantil de Málaga.

Fueron las madres y los padres de menores que pasan por el área de oncología del centro hospitalario los que lanzaron la primera propuesta hace cinco años. Aseguraban al voluntariado de AVOI que, cuando sus hijos estuvieran curados, se lanzarían a realizar una parte del camino de Santiago. La idea fue creciendo. Cada vez más familias contaban planes similares. Hasta que se decidieron a llevarla a cabo de manera conjunta. En el último año, diferentes galas y actividades benéficas les han facilitado recaudar los fondos necesarios. Lo han conseguido: el viaje es una realidad que se puede conocer de cerca gracias a las múltiples imágenes y vídeos que la organización está compartiendo en sus redes sociales.

“Esto es increíble y muy difícil de explicar con palabras”, añade Sergio Garrido, chef ejecutivo de la cadena Vincci Hoteles que acude a esta marcha como voluntario de AVOI. Se encarga cada día de preparar desayunos, almuerzos y cenas de todo el grupo. Cada mañana, temprano, se adelanta al lugar de destino de la caravana para preparar la comida y, tras ello, un coche le traslada al punto en el que el grupo partió esa jornada. Él no anda, corre. “Quiero hacer el mismo trayecto que el grupo, pero tengo menos tiempo, así que lo hago a la carrera” explica el cocinero, que tiene el apoyo de personas voluntarias, padres y madres e incluso de los propios peques para preparar arroces, lentejas o un puchero para que todos tomen fuerzas cada día. Hasta se ha atrevido a preparar pulpo malagueño a la gallega.

Será hoy sábado cuando culminen su hazaña y esta inmensa familia malagueña llegue hasta la Catedral de Santiago. Allí, en la Plaza del Obradoiro, celebrarán el final del camino y, también, una pequeña charla sobre la importancia de donar médula ósea. “Es algo de vital importancia. Hay que concienciarse más sobre ello” subraya Juan Carmona, que pone un ejemplo muy cercano para subrayar la necesidad de una mayor conciencia sobre este tipo de donaciones: “Estos niños que hoy están disfrutando el camino de Santiago están vivos gracias a los donantes”, destaca el responsable de AVOI. Y tras esta singular semana, más vivos que nunca.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información