Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Jamie Oliver afirma estar “destrozado” en la carta que ha escrito a sus empleados

El cocinero británico anunció esta semana el cierre de su cadena de restaurantes Jamie's Italian, una medida que afecta a 1.300 trabajadores

Jamie Oliver
El chef británico Jamie Oliver en Londres en mayo de 2018. AFP

Ni su éxito, ni su cocina, ni la inyección de 14 millones de euros de su propia fortuna personal que invirtió en el negocio para intentar reflotarlo, han sido suficientes para evitar el desastre. Esta misma semana Jamie Oliver, el cocinero más mediático del Reino Unido y a quién se la atribuye el honor de haber convertido la gastronomía en un tema interesante para los británicos, anunciaba el inicio de un proceso concursal de su cadena de restaurantes Jamie's Italian, una medida que afecta a los empleos de 1.300 personas. De momento se han cerrado 25 restaurantes del grupo y tres de ellos permanecen abiertos a la espera de encontrar un comprador para que los salve.

Ahora se ha sabido que el chef envió un correo electrónico a sus empleados en el que les comunicaba la noticia y afirmaba estar "destrozado" por tener que tomar esa decisión que afectaba a sus vidas. El grupo, que incluye además de la cadena italiana, Barbecoa y Fifteen, ahora está bajo en las manos de la consultora KPMG, que tendrá que buscar un solución para hacer frente a las deudas intentando salvar el mayor número de puestos de trabajo posibles. 

Después de conocerse la noticia también se supo que muchos de los empleados de la cadena no supieron que su lugar de trabajo estaba cerrado hasta el mismo día que la empresa anunció la quiebra. Jamie Oliver envió un correo electrónico a su personal comunicándoles la noticia: "Estimado personal del restaurante. Estoy absolutamente destrozado por no haber tenido más remedio que poner en proceso concursal nuestros queridos restaurantes de Reino Unido, lo que significa que el destino de Jamie's Italian UK, Fifteen London y Barbecoa está ahora en manos de un administrador que será el responsable de las operaciones de estos restaurantes y de su futuro", decía el chef en su misiva.

Las palabras reflejan el dolor del restaurador y expresan su preocupación por las personas a las que afectaba la medida: "Sé lo difícil que es esta noticia para todos los afectados y quiero asegurarles que en los últimos meses he explorado todas las vías posibles y he agotado todas las opciones para intentar salvar este negocio. Personalmente he invertido todo lo que he podido para intentar cambiar las cosas. Una vez que quedó claro que nuestra única opción era entrar en este proceso, me aseguré personalmente de pagar el salario de todos hasta la fecha, de manera que ninguno de ustedes lo sufra en su bolsillo porque han realizado un excelente trabajo".

La misiva continua explicando los motivos por los que, a su juicio, se había producido el desastre y señala, entre otros, al éxito creciente de la comida informal y a los problemas generales en Reino Unido como causa de "una tormenta demasiado grande para superarla". "Aunque no puedo estar físicamente con todos en todo el país, quería dedicar un momento a agradecerles a todos que hayan puesto su corazón y su alma en nuestros restaurantes. Hay mucho de lo que estar orgulloso".

En las palabras que dirigió a sus empleados, Oliver explica también que la cadena Jamie's Italian se había lanzado en 2008 buscando la calidad, "los mejores estándares de bienestar animal y con un equipo increíble" que compartió su pasión. Por eso, dice estar muy orgulloso de todos esos logros que "hacen aún más doloroso decir adiós. Hemos tenido lo mejor y, lamentablemente, también lo peor". El cocinero termina su carta volviendo a expresar su tristeza y tremendo dolor por tener que tomar esta decisión y enviando su gratitud y sus mejores deseos a sus empleados. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >