Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Avisad a vuestros padres

Una profesora mitinea a sus alumnos recordándoles que se presenta a las elecciones “Manolo, por el PP”, director del colegio

Manuel Egea, en el centro, junto a Teodoro García Egea y Fernando López Miras durante la presentación de su candidatura a la Alcaldía de Cieza.
Manuel Egea, en el centro, junto a Teodoro García Egea y Fernando López Miras durante la presentación de su candidatura a la Alcaldía de Cieza.

Yo confieso que en el colegio escuché frases que me han acompañado siempre a la manera del “fuego camina conmigo” de Twin Peaks, con idéntica turbación y felicidad, pero nunca tuve la oportunidad, prueba de que los tiempos avanzan, de escuchar de mi profesora lo que escuchó hace unos días un privilegiado grupo de niños en su colegio de Cieza, Murcia: “Decidle a vuestros padres que se presenta Manolo”.

Las grabaciones las ha emitido la cadena SER y en ellas la profesora, en su clase, comparte con los niños sus impresionantes deseos políticos para Cieza, que parecen ir dirigidos a que gobierne Manolo. Explica, con detalle, en qué consiste la campaña electoral y los partidos que se presentan, entre ellos el PP de Manolo: “Quiero que se lo transmitáis a vuestros padres, Manolo se va a presentar”.

Manolo, Manuel Egea, es el director del colegio en el que trabaja la profesora, el centro concertado Cristo Crucificado. Por su parte, el jefe de campaña de Manolo es Roque Belda, marido de la profesora. El propio Manolo, Manuel Egea, es tío de Teodoro García Egea, secretario general del Partido Popular. Esto probablemente no tiene nada que ver; España es un país de casualidades en el que por desgracia los niños todavía no pueden votar, que hubiera sido la casualidad mayor.

Es verdad que yo puedo imaginarme a esos niños en casa haciendo sus mochilas, llenándolas de libros y rotus, comprobando a última hora sus ejercicios y llegando al colegio para escuchar de su profesora un sibilino mitin bajo unas explicaciones electorales que depositan el inconsciente en la candidatura de Manolo. Pero prefiero imaginarlos volviendo a casa y diciéndole a sus padres que efectivamente se presenta Manolo, y la cara de esos padres a los que sus hijos, en lugar de las notas, les traen la papeleta. Incluso, yendo más allá, me gusta pensar en quién graba eso y en qué momento, tanta ha sido la insistencia política de la profesora en los últimos tiempos, y ya puestos, porque soñar es gratis, la cara de Manolo al escuchar el audio.

Esa cara de Manuel Egea, como la de su sobrino, explica un país y sus circunstancias en la medida en que lo explican esas actividades y esos discursos que muchos niños de los colegios catalanes reciben de sus profesores independentistas, a veces incluso con oposición de sus padres. Tiene que ver con algo tan infantil como los recados, esa actividad semiprofesional con la que los niños nos íbamos haciendo responsables cada vez de más cosas, desde comprar el pan hasta convencer a nuestros padres de lo que tenían que votar, si no directamente de la fabricación de nuestra ideología subcontratando los trabajos a profesores como la adoctrinadora de Cieza.

La profesora del colegio murciano, por ejemplo, le explica a los críos que “las izquierdas” quieren prohibir lo que no les gusta, que están a favor del aborto y no lo consideran un asesinato, mientras que el PP defiende que sí; y que la izquierda (la izquierda es todo lo que no es Manolo) no apoya la educación concertada. Hay que decir que es un discurso impecable para la izquierda, como suele ocurrir cuando lo enarbola la derecha: explica lo que debe ser la izquierda que la izquierda misma, reserva de muy dolorosos complejos.

“Hay que votar a quien se conoce”, dice la profesora en su clase, y los alumnos “conocen a Manolo”. Hay algo indistinguible y feliz entre el discurso de la profesora a los menores de edad y el de los Manolos de mundo a los asistentes a sus mítines: no solo les están diciendo lo mismo, sino que les están tratando exactamente igual, instándoles a avisar a sus padres así tengan 15 o 90 años.

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >