Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Uno de los demonios de la vida de Britney Spears, detrás de una campaña de hostigamiento

La familia de la artista logra que un juez dicte una orden de alejamiento contra Sam Lutfi, que fue su representante en una de sus etapas vitales más conflictivas

Britney Spears, el pasado mayo.
Britney Spears, el pasado mayo. Chris Pizzello/Invision/AP

Britney Spears  lleva desde enero desparecida de los escenarios. Cuando la cantante B tocó fondo en 2007 —se divorció, perdió la custodia de sus hijos, acudió a rehabilitación y tuvo problemas mentales— su principal apoyo fue su padre, Jamie Spears, quien estuvo a su lado, cuidando de ella y gestionando la custodia de sus dos hijos pequeños. La estadounidense anunció entonces que se retiraba de la música para cuidar de él, de 66 años, que ha estado a punto de morir. El pasado 4 de abril Spears  ingresó en una clínica de salud mental por la angustia que le ha provocado la enfermedad de su padre. La cantante compartió una imagen en su cuenta de Instagram (donde tiene casi 22 millones de seguidores) con el texto: "Enamórate de cuidar de tu mente, cuerpo y espíritu". Acompañando a la imagen, Spears comentó: "Todos necesitamos tomarnos tiempo para un poco de 'tiempo para mi'". Pero desde su entrada en el centro se viene especulando que Spears vuelve a tener problemas emocionales. Y, por si fuera poco, ha reaparecido en escena Sam Lutfi, uno de los demonios en la vida de la artista.

Spears ha ganado este miércoles una batalla legal a su ex manager Sam Lutfi en medio de temores de que esté detrás de una nueva campaña de hostigamiento y amenazas de muerte contra su familia.

Un juez de Los Ángeles le condecidió a Spears una orden de restricción temporal contra Lutfi e y le ordenó que no se pusiera en contacto con la cantante ni con su familia. Fuentes de la artista consideras que Lutfi, que fue su representante desde 2007 hasta 2008, está detrás de la última campaña #FreeBritney sobre la tutela que su padre, Jamie, tiene sobre ella. "Si conectas los puntos, todo conduce a que Sam está en todo esto", asegura un portavoz. "La gente ha estado enviando amenazas de muerte, y sospechan que son las mismas personas detrás de #FreeBritney".

Sam Lutfi, el que fue agente de Spears.
Sam Lutfi, el que fue agente de Spears. CORDON PRESS

Otra fuente asegura al portal Page Six que Lutfi ha estado acosando a personas en el círculo del cantante desde que ingresó en un centro de salud mental hace dos semanas. Le envió un mensaje de texto y llamó a su madre, Lynne, y según los documentos presentados ante la corte, le ofreció dinero para quedarse con la tutela. Los documentos también indican que Lutfi publicó "comentarios despectivos y amenazadores" en las redes sociales, incluido un llamamiento al público para liberar a Britney. "Sam está tratando de volver a la vida de Britney de nuevo. A su familia le preocupa que pueda tener un impacto peligroso en su salud mental ".

La documentación judicial sostiene que el agente ha estado amenazando con liberar documentos privados del pasado de la artista. Britney confió en Lutfi en 2007 cuando atravesó una de sus depresiones más fuertes y la familia está convencida de que la drogó.

La madre de Spears escribió en su libro de 2008, A través de la tormenta: una historia real de fama y familia en un mundo de tabloides, que Lutfi había estado metiendo a Adderall en la comida del cantante, lo que él negó.

El pasado 25 de abril Britney Spears se pronunció por primera vez públicamente tras su ingreso en el hospital psiquiátrico a principios de abril.“Hola, chicos, para todos los que estáis preocupados, todo está bien, mi familia ha pasado por mucho estrés y ansiedad últimamente y necesitaba tiempo para lidiar con ello. No os preocupéis, volveré muy pronto”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >