Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El rey de Tailandia se casa con una general antes de su coronación

El monarca anuncia que ha contraido matrimonio con Suthida Vajiralongkorn na Ayudhy, que se ha convertido en su cuarta esposa cuatro días antes de su entronización

En vídeo, el rey de Tailandia tras el enlace con su esposa Suthida. EFE

En Thailandia el antiguo rey Bhumibol se había ganado el aura de semidios durante sus siete décadas de reinado, pero su heredero el ya rey Maha Vajiralongkorn tiene complicado llegar a convencer a sus súbditos de que es la mejor opción para su país. Designado desde hace más de 35 años como el heredero del trono, cuando apenas había cumplido la veintena, los vaivenes amorosos de su vida, su fama de mujeriego y su tendencia a las excentricidades han influido negativamente en su imagen pública.

Los tailandeses conocen el perfil de su nuevo rey aunque las informaciones sobre la monarquía en este país prácticamente no existen. Una dura ley protege al rey, la reina, el heredero o el regente e impone penas de hasta 15 años de prisión por actos de lesa majestad en los que están incluidos insultos, amenazas o difamaciones.

Apenas tres días antes de que el rey Maha Vajiralongkorn, proclamado Rama X, sea oficialmente coronado en unas fastuosas ceremonias previstas entre el 4 y el 6 de mayo, la Casa Real del país asiático ha anunciado que el monarca estrena consorte: Suthida Tidjai, jefa adjunta de su cuerpo de guardaespaldas y ahora su cuarta esposa y reina tailandesa. “Su Majestad y la general Suthida Vajiralongkorn Na Ayudhya están casados oficialmente según la ley y la tradición”, subraya el anuncio publicado en la Gaceta Real de Tailandia el miércoles, especificando que el rey Rama X ha nombrado a su esposa “reina Suthida”. Además, la Casa Real ha ofrecido unas imágenes de la ceremonia, divulgadas por las cadenas de televisión nacionales.

La general Suthida Vajiralongkorn, que se convierte en reina de Tailandia.
La general Suthida Vajiralongkorn, que se convierte en reina de Tailandia. EFE

En ellas se ve al rey Rama X, de 66 años, con rictus serio y vestido de uniforme blanco, sentado en su trono. Veinticinco años más joven, la reina Suthida, ataviada con un traje tradicional de seda en rosa palo y adorno floral a juego en el pelo, recogido en un moño, se postra ante su esposo –como dicta la tradición tailandesa– y le hace entrega de una bandeja con flores e incienso. El soberano rocía después la cabeza de su mujer con agua bendecida y la agasaja con regalos tradicionales asociados con el poder de la realeza. Para concluir ambos firman en el libro nupcial en presencia de una docena de testigos, entre ellos el primer ministro, el general Prayut Chan-Ocha.

La boda se ha celebrado con el secretismo que ha caracterizado su relación de pareja, nunca confirmada hasta ahora pese a ser un secreto a voces en Tailandia. Se desconoce el día en que tuvo lugar y no se han ofrecido más detalles sobre el enlace. Su idilio era vox populi desde hace años, y se cree que se conocieron durante un vuelo, cuando ella era azafata de la línea Thai Airways. En 2013, Suthida se unió a la Guardia Real, y un año después el aún príncipe Vajiralongkorn la nombró jefa adjunta de su cuerpo de guardaespaldas. En diciembre de 2016, ya proclamado rey tras la muerte de su padre, el venerado Bhumibol, le concedió el título de general de las Reales Fuerzas Armadas de Tailandia, y en 2017 la ascendió a subcomandante de su guardia personal.

Durante los últimos años la reina Suthida se ha convertido en un rostro familiar para los tailandeses, dejándose ver en algunos eventos oficiales, como el funeral del rey Bhumibol en octubre de 2017, un año después de su muerte. La exazafata pasa a ser la cuarta esposa del rey Rama X, cuya agitada vida amorosa no ha pasado desapercibida entre sus súbditos. Se casó por primera vez en 1977 con su prima Soamsavali Kitiyakara, con quien tuvo una hija. Su siguiente esposa fue la actriz Yuvadhida Polpraserth, con la que tuvo hasta cinco retoños, cuatro hijos y una hija, y a esta le sucedió Srirasmi Suwadee, madre de su último hijo y de quien se divorció en 2014. Una relación que acabó tan mal que ella fue despojada de sus títulos reales y muchos de sus familiares fueron detenidos por haberse aprovechado de sus conexiones con la casa real para acumular ilegalmente una fortuna.

Ahora Suthida acompañará al monarca tailandés en sus quehaceres reales. Quizás empezará sus obligaciones asistiendo a los suntuosos ritos budistas e hinduistas –con un presupuesto de 31 millones de dólares– con los que será coronado en Bangkok el próximo fin de semana. La ceremonia, pospuesta hasta ahora por motivos no revelados, da el pistoletazo oficial al reinado de Rama X; afincado durante años en Alemania, el monarca está todavía muy a la sombra de su padre, que ejerció como elemento de unión entre los tailandeses durante sus setenta años en el trono.

Rama X hereda una de las monarquías más ricas del mundo y un país profundamente dividido: se espera que el próximo 9 de mayo se anuncien los resultados de las elecciones del pasado 24 de marzo, las primeras después de cinco años de Gobierno militar. Ambos contendientes, la formación heredera de Prayut y la oposición del ex primer ministro populista Thaksin Shinawatra, se han proclamado vencedores.

 

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >