Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Yo no soy una anciana

Tengo 71 años, camino de 72, y hago casi las mismas cosas que cuando tenía 60. Bueno, la diferencia es que ahora estoy jubilada. Pero sigo con mis actividades y hobbies. Cuido de mis nietos (corro, salto, me meto en sus casitas, me escondo, etcétera), tengo actividad informática, hago ejercicio y, además, realizo todas las tareas de la casa. Afortunadamente, ni mi marido ni yo necesitamos ninguna ayuda exterior y gozamos de buena salud. Viajamos, siempre que podemos, y tenemos una vida activa en todos los sentidos.

Por eso me asombro cuando en noticias protagonizadas por personas con 71 años, el adjetivo que se utiliza para definirlas es el de “ancianos”. Pediría por favor un cambio de criterio. ¿Cuándo se van a dar cuenta de que ahora, en el siglo XXI, con esos años no se tiene por qué ser un anciano?

Mercedes Rodríguez Gómez. Santander

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >