Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las batallas judiciales de Patricia Conde

La presentadora se enfrenta a Hacienda por segunda vez tras recibir una multa de 135.000 euros. Su divorcio de Carlos Seguí se convirtió también en una guerra de querellas que ya dura cinco años

La presentadora Patricia Conde.
La presentadora Patricia Conde. GTRES

El momento de dar los buenos días a su portero será como mínimo tenso para Patricia Conde a partir de ahora. El conserje del piso que tiene la presentadora en la exclusiva urbanización de La Moraleja en Madrid la ha delatado ante Hacienda, y su testimonio ha sido decisivo para que el fisco le haya impuesto una multa de casi 135.000 euros. Conde se habría deducido el IVA de productos como muebles, ropa interior, perfumes o teléfonos móviles. La Agencia Tributaria impone unos 77.000 euros a ingresar por las liquidaciones de IVA de los dos últimos ejercicios y una sanción a su empresa por la deducción del IVA en la compra y reforma de ese piso. Ella recurrió alegando que pretendía establecer la sede social de su agencia de representación de artistas en esa propiedad y por eso hizo esas reformas, pero el portero ha testificado que se trata de su domicilio habitual. El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha rechazado el recurso y ha dado la razón a Hacienda. Un varapalo para uno de los rostros más populares de la televisión, que el año pasado apareció en la lista de morosos del erario público con una deuda de 1,3 millones de euros.

El TSJM revela en su resolución que Conde se dedujo compras en Zara o El Corte Inglés de productos como maquillaje, toallas, perfumes e incluso tratamientos estéticos y capilares, así como un viaje a Montecarlo. Algo que no se ha podido vincular con los trabajos que realiza su empresa. Ella reclamó que la sociedad que posee, Creativa Management y Producciones, incluye un estudio de grabación y un show room para eventos publicitarios por lo que todos esos productos forman parte de los gastos habituales, pero la justicia no ha fallado a su favor.

El abogado del Estado recuerda que el inmueble está en una urbanización residencial y no tiene ningún cartel o señal que pruebe que albergue una oficina, y que en la lista de artículos deducidos estaba un coche comprado que considera que es para su uso personal, ya que ella se deduce taxis y vehículos con conductor como transporte en sus desplazamientos profesionales. Hace menos de un año emitía un comunicado en sus redes sociales para aclarar su aparición en la lista que publica la Agencia Tributaria con aquellos que deben más de un millón de euros. Ella aseguró que se trataba de un asunto de diez años atrás en los que declaró ingresos en función a unos criterios distintos a los considerados por Hacienda. El pasado septiembre, en vísperas de su 39 cumpleaños, aseguró en una entrevista que en un par de semanas el asunto quedaría zanjado.

Ver esta publicación en Instagram

Vuelveeeee... a casa vuelveee🎵🎶... 🤗 @globomedia 🙌🏻🙌🏻🙌🏻❤️💫

Una publicación compartida de Patricia Conde (@paticonde) el

Un litigio más complicado emocionalmente es el que mantiene con su exmarido desde hace un lustro. Patricia Conde se casó en 2012 con Carlos Seguí, un adinerado empresario mallorquín de una conocida familia de la isla tras un noviazgo de poco más de año y medio. Al año siguiente tuvieron al único hijo de la presentadora, Lucas, y unos meses después, en enero de 2014, ella confirmó la separación “de mutuo acuerdo” a través de un comunicado. Desde entonces, el juicio de divorcio y por la custodia del menor ha sido una auténtica guerra de querellas mutuas. Hasta el momento Conde ha perdido todas, incluida la demanda de malos tratos psicológicos continuados que aseguró que Seguí cometió sobre ella. Perdió otra de malos tratos y abandono del menor, y también el juicio sobre su custodia. Ella la pedía en exclusiva y finalmente es compartida. Seguí declaró que ella le reclamaba 5.000 euros mensuales de manutención, a lo que la presentadora respondió ante los medios que “el padre pasa una pensión de alimentos a su hijo que no llega ni para pagar la quinta parte de sus gastos. No quise solicitar una cuantía mayor".

Queda un último juicio. En él se acusa a la presentadora de un delito de revelación de secretos y la fiscalía pide para ella dos años y medio de cárcel y casi 7.000 euros de multa. El abogado de Seguí solicita siete años de prisión y 20.000 euros. Conde presuntamente extrajo del ordenador de su marido, cuando ya no convivían, unos correos electrónicos que aportó como prueba en el proceso del divorcio. Ella se defiende alegando que fueron aceptados como pruebas y que ganó el juicio. Así fue, pero la Audiencia Provincial anuló esa sentencia después dándole la razón al mallorquín.

Antes de Seguí, Patricia Conde estuvo tres años con el tenista Carlos Moyà de 2000 a 2003. Lo dejaron de mutuo acuerdo y ella no quiso desvelar los motivos, aunque declaró que “por supuesto, los hubo”. Después vino el cantante Dani Martín, entre 2007 y 2009 de forma intermitente y con el que conserva una amistad cordial. Hoy no se le conoce pareja, y tras una racha muy complicada, las mayores alegrías se las da el trabajo.

Recientemente lanzó su propia firma de moda, llamada Pati Conde, y acaba de empezar la grabación de un nuevo programa con Ángel Martín, mientras espera la resolución definitiva de esas dos causas pendientes. Respecto a la multa de Hacienda, la sentencia es recurrible ante el Supremo, pero de momento también impone el pago de costas a la sociedad de Patricia Conde por un importe máximo de 4.000 euros sin incluir el IVA.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >