Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dolor en el alma

Duele el alma al saber que dos niños han sido asesinados por uno de sus padres, o los dos, en Godella. Por el hecho y por cómo sucedió. Pero escuece el corazón al saber en qué condiciones de abandono transcurrían sus infancias sin que ningún servicio público de protección al menor interviniera. Parece que no existían para la sociedad. Y me viene a la cabeza que los matrimonios homosexuales no pueden adoptar niños porque se dice que se criarían en un ambiente nocivo. Y es que a veces dejamos actuar como educadores a muchos desaprensivos sin que nadie haga nada serio para impedirlo. Habría que establecer un carnet por puntos para ejercer de padre o de madre.

Dionisio Rodríguez Castro

Villaviciosa de Odón (Madrid)

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >