Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alex Rodriguez, una vida de éxito, dopaje y muchas mujeres

Jennifer Lopez tendrá en su cuarto marido a un galán que ha amasado una fortuna pero también a un hombre acusado por sus parejas de ser reiteradamente infiel

Alex Rodriguez y Jennifer Lopez, en la alfombra roja de los Oscar
Alex Rodriguez y Jennifer Lopez, en la alfombra roja de los Oscar AP

El pueblo estadounidense vivía un momento histórico con la elección de Barack Obama. Era febrero de 2009 y en su primera conferencia de prensa el mandatario se hizo eco de la noticia del momento: el dopaje de Alex Rodriguez. Se refirió a ello como “un hecho deprimente”. El jugador de béisbol, el mejor pagado del mundo, dio positivo por esteroides y, aunque al principio lo negó, finalmente confesó en una entrevista que todo era cierto. El estadounidense de origen dominicano era una estrella en su país, y a partir de ese momento pasó a serlo en todo el mundo. Por el escándalo deportivo, pero sobre todo por su vida privada.

En esa misma época y tras divorciarse de su primera mujer, Madonna abrió la lista de famosas con las que se relacionó a A-Rod, hasta que hace dos años comenzó a salir con Jennifer Lopez. Esta semana se han comprometido. La cantante y actriz tendrá en su cuarto marido a un galán que ha amasado una fortuna multimillonaria tanto en los terrenos de juego como en los negocios, pero también a un hombre al que sus anteriores parejas le han acusado reiteradamente de infiel. Esta misma semana ha saltado el último rumor al respecto, pero JLo confía en que, a los 43 años, a Rodriguez le ha llegado el momento de sentar la cabeza junto a ella.

 En 2008, Madonna dejaba Inglaterra y regresaba a Nueva York desatando todo tipo de especulaciones sobre un inminente divorcio de Guy Ritchie. La prensa se cebó con la artista y una revista apuntó a Alex Rodriguez como una de las causas. “La visita a altas horas de la noche”, desvelaba el semanario. Ella lo desmintió, asegurando que eran “solo amigos”, pero no pudo evitar que los medios de todo el mundo se preguntaran quién era aquel apuesto latino que había roto el matrimonio de la reina del pop.

En Estados Unidos A-Rod es de sobra conocido. Hombre estrella de los NY Yankees, está considerado como uno de los mejores jugadores de béisbol de todos los tiempos y ganó dos guantes de oro y siete bates de plata. Un deportista millonario que firmó en 2007 el mayor contrato en la historia del béisbol, 275 millones de dólares (243 millones de euros) por diez temporadas, a 25 millones por año publicidad aparte. Mientras Madonna emitía un comunicado negándolo todo, la mujer de Rodriguez, Cynthia, presentaba una demanda de divorcio en un juzgado de Miami alegando numerosas aventuras extramatrimoniales durante seis años.

Por si fuera poco, llegó su declive profesional. En 2009 admitió haber tomado algunos estimulantes mientras militaba en los Texas Rangers, entre 2001 y 2003, precisamente la época en que se convirtió en uno de los jugadores más cotizados. Entre su divorcio y su siguiente relación año se filtraron unos correos electrónicos que Rodriguez habría intercambiado con una prostituta de una conocida agencia de meretrices de lujo. Algo que quedó eclipsado por su flamante noviazgo con la actriz Kate Hudson, con la que estuvo año y medio.

En 2011 mantuvo un romance de unos pocos meses con Cameron Diaz, con la que llegó a oficializar la relación, ya que acudieron juntos a varios actos oficiales como una cena con Bill Clinton. En aquella época también fue acusado de participar en partidas ilegales de póquer, algo que podría haberle acarreado una suspensión por parte de su equipo, aunque finalmente no se pudo probar. La sombra del dopaje le persiguió hasta 2014, momento en que confesó ante la DEA, la agencia antidroga estadounidense, haber consumido sustancias ilegales como testosterona y hormona de crecimiento. Lo hizo a cambio de inmunidad y asumiendo una suspensión de un año entero. Tras cumplir la sanción anunció su retiro del béisbol. Comenzaba una nueva etapa para él que coincidió con un renacer también en lo personal, ya que conoció a la que será su próxima esposa.

Rodriguez y Lopez han vivido una relación aparentemente idílica estos dos últimos años. Él ha seguido prosperando en lo económico, con negocios que van desde fondos de inversión a concesionarios de coches, y se ha mostrado dispuesto a enterrar definitivamente su faceta más alocada. Ahora dedica el tiempo libre a comprar arte, una de sus grandes aficiones, pero sobre todo a su prometida y la familia numerosa que han formado. Ya no disfruta de las noches de Miami sino que vive en Nueva York. En una revista no solo han asegurado que se aman profundamente, sino que los hijos de uno y otro “se han convertido en los mejores amigos”. Rodriguez aporta dos chicas, Natasha y Ella, fruto de su matrimonio con Cynthia Scurtis.

Una felicidad empañada estos días por un nuevo caso de presunta infidelidad por parte de él. Un excompañero de equipo, José Canseco, ha asegurado que su exmujer tuvo un idilio con Rodriguez. La implicada lo ha desmentido todo, y mientras tanto Jennifer Lopez ha hecho caso omiso del asunto. La intérprete de El Anillo sigue disfrutando del que le ha regalado su futuro marido, una pieza con un diamante color esmeralda de 10 kilates valorado en más de un millón de euros. El tiempo dirá si con él se ha llevado otra joya.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >