Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cómo afrontar las mañanas con tus hijos para que no terminen en caos

Diez consejos para conseguir que los niños se despierten con mejor pie... y los padres

Hay un misterio que aún no he conseguido resolver, para sacar a los niños de la cama a diario hace falta un equipo de rugby, lo curioso es que llega el fin de semana y a las 7 de la mañana aparecen fresquitos en tu habitación con una energía que da miedito.

La cuestión es que las mañanas antes de ir al cole, en ocasiones, se convierten en un maratón que nos deja planchados para el resto del día.

Tratamos de empezar la mañana como la “Casa de la Pradera”, descansados y de buen humor, pero la realidad es que en muchos hogares acaban como los “Grenlims”.

En los años que llevo de docencia la frase que más escucho cada mañana es: “lo siento no había manera de salir de casa, no se quiere vestir, quería el vestido de verano verde, se peleaba con su hermano, no quería bajar del coche, no encuentro la manera de quitarle este juguete…"

¿Qué puedo hacer para que las mañanas no se conviertan en una batalla?

10 consejos que pueden ayudarte:

1. Crear hábitos de sueño, los niños necesitan un buen descanso. Para que todo está suceda es necesario crear una rutina de sueño, irse a dormir también suele ser motivo de conflicto en muchos hogares y por tanto la hora de acostar a los niños se nos va de las manos.

2. La manera en la que los despertamos también debemos revisarla: de manera tranquila y con tiempo necesario, quizá sea cuestión de valorar si unos minutos menos de sueño nos permitirá ir más tranquilos.

3. Tratar de pasar un rato de calidad antes de dormir con nuestros hijos, estamos cansados y las ganas de que se vayan a dormir para recuperar nuestro espacio, es percibido por los niños, esto produce resistencias a la hora de dormir, un cuento, hablar de lo bueno que nos ha pasado durante el día, sentirse escuchado y tenido en cuenta ayuda a que vayan a la cama más contentos y con menor queja.

4. Planificación, el elemento clave, dejar por la noche las cosas preparadas para el día siguiente.

5. Cuando los niños comienzan a expresar sus gustos y su deseo de vestirse de determinada manera suele aparecer el conflicto y la probabilidad de acabar en drama es alta, el culpable, casi siempre las prisas.

Elegir por la noche la ropa con tu hijo puede ahorrarte muchos disgustos, no sería extraño que quisiera salir de casa con las chanclas, gorro y bufanda, hay que ser hábil y dejar a su alcance las prendas que pueda ponerse y adecuadas a la estación en la que estamos. Con los más pequeños de la casa conviene dar elecciones limitadas.

6. Dejar organizado el resto de cosas como mochilas, almuerzo, etc. Los niños pueden colaborar en esta tarea, les ayudara a ejercitar la responsabilidad.

7. Intentar que se vistan solos cuando estén preparados para ello, tratar de no hacer las cosas que puedan hacer ellos mismos, la gestión del tiempo es importante para que no acabemos haciendo todo por ellos. Capacitar a los niños les proporciona seguridad y confianza en sí mismos.

8. Autocontrol, intentar no perder la calma cuando la mañana no toma el cauce que esperamos, debemos ser conscientes de que hay miles de imprevistos que no caben en este artículo y ocurren cualquier día. Guarda la energía para lo realmente importante.

“Quizá la tarea más difícil de ser padres no es la de controlar el comportamiento ajeno, sino el propio” (Luther Oso en Pie Lakota)

9. El concepto del tiempo es muy difícil de entender en niños muy pequeños si no tenemos establecida una rutina o queremos comenzar a utilizarla, una tabla de rutinas con imágenes reales secuenciadas de las tareas a realizar, puede ayudar al niño a gestionar el tiempo, además nos ayudará a dejar de tener que dar órdenes sin parar.

10. Hacer uso del sentido del humor cuando los niños no quieran colaborar, también ayudara a que disfrutéis de las pequeñas cosas cotidianas que en ocasiones y a priori resultan difíciles.

*Ruth Alfonso Arias es educadora

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información